Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Despacho francés diseña una máquina de respiración para NY

FOTOGALERÍA: IAD proyecta el New York Breathing Machine, rascacielos de 468 metros que pretende crear un edén en las alturas.
NYBM 1
NYBM 1 - (Foto: Cortes�a IAD)

International Architecture Development (IAD) diseñó el New York Breathing Machine, edificación de 468 metros que además de incluir la construcción de Sky-Suites para oficina y un hotel pretende crear un 'edén' en las alturas.

La intención principal del edificio, todavía en propuesta, es permitir una vida pública, cómoda y lo más humanamente posible dentro de un espacio reducido. En noviembre de 2012, los arquitectos Cotrell, Michelangeli y Rr. Sá idearon el proyecto, el cual generará su propio oxígeno.

El despacho francés propuso un corredor verde que cree un eje desde el Parque Central hasta el río Hudson, Morningside Park, Jackie Robinson Park y St. Nicholas Park. El inmueble actuaría como una plataforma para canalizar estas rutas a través de un jardín vertical (12,5km /3.319.497 m3).

La zona de jardín y el desarrollo de los senderos espirales que llevan hasta el edificio están envueltos alrededor de un núcleo estructural doble.

                                                                                                     

"Pero generar una estructura urbana de esta magnitud a lo largo del río Hudson en W125th y Broadway no es tan fácil, pues existe el riesgo de perder el sentido del diseño si el conjunto de los esfuerzos de creación arquitectónica no se concentra en la propuesta de nuevos conceptos sustentables y ergonómicos que tiene el proyecto", indica IAD, en información solicitada por Obras.

Publicidad

La creación del Jardín Vertical en las alturas tiene la intención de ofrecer un espacio urbano y a la vez sensible, un ecosistema que promueva el intercambio de actividad y flujo entre los dos espacios. El concepto es similar al de un Oasis.

El reto urbano
A nivel de calle, el edificio ofrece diferentes usos públicos, así como la presencia de un centro comercial urbano y un centro de conferencias y accesos a los principales bloques de programa del edificio.

El hotel y los usos terciarios se presentan como tres módulos volumétricamente similares, separados por un espacio de transición cuyo objetivo es permitir la ventilación natural y la iluminación del edificio, todo un reto debido al grosor de 62 metros que tiene la piedra angular. La colocación de tres núcleos de circulación vertical permite que actúen como nodos estructurales para complementar la piel de la torre.

                                                                       Imágenes cortesía IAD

Características del Breathing Machine:

-La base de la torre está biselada para evitar el viaducto de Riverside, dejando el límite superior de la zona del jardín vacío.

-Parte de la piel del edificio se eleva a lo largo de la esquina de Broadway y W129th para invitar el acceso al sitio, sin perder la ciudad.

-Disminución gradual de volumen de la torre en las áreas superiores que albergan el final de la vía de jardín vertical y el acceso exclusivo a los Sky Suites.

Una máquina a prueba de clima
El edificio estará constantemente expuesto a las condiciones meteorológicas. Cuando el clima es desfavorable se protege, y cuando no lo es aprovecha sus recursos para funcionar al máximo.

Por eso, dentro de la estructura del edificio hay un sistema ventilado de ETFE (plástico resistente al calor) que permite la gestión controlada de exterior e interior de aire y flujo, así como el control de la temperatura de este espacio semiabierto. Estos elementos ETFE se retraen en verano.

En el vacío, que es generado por el jardín y que se debe a un estudio de vientos dominantes, los siguientes sistemas se han utilizado para evitar un efecto de túnel de viento en el Jardín Vertical:

-El uso de árboles y coníferas permanentes que protegen de las ráfagas de viento y la turbulencia con su follaje.

-Sistema rompevientos compuesto por una red de cables que soportan los elementos que están orientados a guiar los flujos de viento y la turbulencia anular.

 

La edificación permite la entrada de luz y ventilación natural para los tres bloques principales, gracias a los espacios de transición que se encuentran entre ellos.

Durante el invierno, el edificio controla los flujos de aire frío mediante un sistema ETFE, tomando ventaja de los flujos de conducción naturales que se producen cuando la construcción está siendo utilizado como un invernadero cerrado. En verano, aprovecha las corrientes de aire del río Hudson, consideradas verticales, que ayudan a aspirar los atrios de los bloques. Todas las fachadas interiores de la torre sacan provecho de las sombras proyectadas por los árboles del Jardín Vertical.

Energía positiva
Además de captar la energía mediante el uso de paneles solares en la fachada y contar con microturbinas orientadas a sacar el máximo provecho de los vientos dominantes, el edificio recicla el CO2 que produce, así como el de la megalópolis, y proporciona O2 a través de un organismo vegetal que le permite ser clasificado 'de carbono 0', una máquina de respiración verdadera.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad