Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad
Torre Bancomer galeria.png
Torre Bancomer galeria.png
Torre bancomer desktop.png
Torre bancomer desktop.png

Víctor Legorreta y el reto de adaptar la tradición a la modernidad

El arquitecto habla sobre el proyecto de mayor altura que el despacho ha realizado: La torre BBVA Bancomer.
jue 18 junio 2015 11:38 AM
V�ctor Legorreta
V�ctor Legorreta - (Foto: OBRAS)

Ricardo Legorreta (+) fundó en 1965 el despacho Legorreta Arquitectos, que  luego devino en Legorreta+Legorreta. Víctor, su hijo, se incorporó a principios de  los años 90 y encabezó un grupo de jóvenes arquitectos, y junto con su padre  dirigieron el diseño de todos los proyectos, incluyendo la Torre BBVA Bancomer,  hasta finales del 2011, cuando el fundador falleció.

Hace dos años Víctor Legorreta quedó al frente del despacho que fundó su padre,  considerado uno de los arquitectos más influyentes en el último medio siglo y de  mayor reconocimiento internacional, con quien trabajó durante más de dos  décadas, convirtiéndose en su principal aprendiz y socio, razón por la que ahora  las expectativas han quedado puestas sobre su hacer. 

Lejos de un cambio violento tras el deceso del único Premio Imperial de Japón   que ha tenido México, ocurrido en diciembre de 2011, Legorreta+Legorreta  continúa siendo un despacho vital con obras no sólo en México sino en el sur de  Estados Unidos, Medio Oriente y América Latina. En voz de Víctor, la firma  Legorreta sigue la defensa del estilo y filosofía de su fundador, Ricardo Legorreta. 

"Comparto la filosofía que tenía mi papá de hacer una arquitectura humana que  cumple una función social, la de hacer edificios para que las personas vivan mejor. Buscar una arquitectura que no pase de moda y que tenga valores mexicanos.  Todo eso pienso que sigue siendo muy válido".

Si bien Víctor comparte la filosofía de su padre, está consciente de que "el México   de hoy es muy diferente al de hace 30 años; las ciudades se están volviendo más  densas y hay una mayor consicencia ecológica, por ejemplo. Ahora  se trata de  ver cómo transmites esa arquitectura y esos valores heredados ­que considero  vigentes­ a torres, edificios más verticales, a espacios más densos. Ese es el reto  que tenemos ahora, cómo adaptar esos valores a las necesidades de hoy".

El despacho sigue teniendo la personalidad y el sello distintivo de la arquitectura  Legorreta: celosías, muros altos pintados en colores llamativos, aplanados, figuras geométricas y grandes espacios vacíos.

Publicidad

La oficina de Víctor, hoy líder de esta empresa, es un amplio espacio que da a un  patio privado y luminoso. Sobresale una mesa monumental que hace las veces de  escritorio. Sobre la prolija mesa de madera final se aprecia pequeña la  computadora del director del despacho. Ahí ocurrió la entrevista que concedió el  espigado, claridoso y afable Víctor Legorreta a la revista Obras para hablar sobre  el proyecto de mayor altura que el despacho ha realizado: La torre BBVA  Bancomer.

Se busca despacho

Autoridades de BBVA Bancomer buscaron al despacho Legorreta+Legorreta para  participar en el concurso de la construcción de la Torre BBVA Bancomer. La  institución bancaria invitó a tres arquitectos mexicanos y a cuatro extranjeros para elegir una propuesta. En la lista estaba el arquitecto británico Richard  Rogers, quien estaba dudoso, pues no le gustan los concursos.

"Nosotros tenemos una amistad sólida con Rogers, de más de 20 años. La  primera vez que vino a México mi padre lo paseó por la Ciudad de México", cuenta el arquitecto. 

El creador del Pompidou vuelve una o dos veces al año a tierra azteca y  ha viajado por toda la república con los Legorreta.

Por ello, los Legorreta pensaron en trabajar junto con él. Ricardo lo sugirió. Rogers  aceptó encantado, se lo propusieron al banco y accedieron.

En Equipo

El encargado del despacho Legorreta+Legorreta analiza las diferentes formas de  trabajo de ambos despachos: "Rogers está más acostumbrado a trabajar en  equipo por la cultura sajona y por ser un despacho más grande. Tienen reuniones  de diseño todos los lunes. No es que él haga el dibujo, sino que se presenta y se  hace una ronda de opiniones", reconoce Legorreta y añade, "para Richard fue más  sencillo porque sumó a unos mexicanos al proceso, nada más".

Autocrítico, Víctor reconoce que a ellos les "costó más trabajo la colaboración en  equipo. Estamos acostumbrados a que el croquis lo hacía mi papá o yo y lo  pasábamos a alguien para que siguiera el desarrollo. El nuevo esquema de trabajo nos sirvió mucho, porque incluso cambió la forma de trabajar de nuestro  despacho. Hoy ya tenemos una dinámica más de equipo y entre todos los socios  discutimos los proyectos, se aportan más ideas. Nos sirvió de aprendizaje".

Ricardo Legorreta falleció el 30 de diciembre de 2011 mientras estaban en  anteproyecto o esquemático, Víctor no lo recuerda bien.

La continuidad del despacho fue preparada por su padre desde hace tiempo. "(Mi  padre) tenía la obsesión de que el despacho no se acabara con él. Los socios y yo  tenemos más de dos décadas en el despacho. Así que a la muerte de mi padre no  es que el proyecto fuera a cambiar, realmente el proceso se mantuvo igual. Me  hubiera encantado que viera la torre terminada, me habría gustado, porque  seguramente habría seguido aportando cosas…", dice con vehemencia.

El factor 'auto'

Construir en una avenida conflictiva como Paseo de la Reforma tiene sus  bemoles. Por un lado tiene los mejores accesos: el Metro a una cuadra, el  transporte público está muy próximo. 

Richard, cuenta Legorreta, me dijo: "Estoy encantado con el proyecto, ha sido una gran experiencia. Lo único que no me  gusta es que le pusimos estacionamiento. Estoy haciendo un edificio del mismo  tamaño en Londres y tiene 10 cajones para autos. Ustedes tienen que hacer  ciudades que dependan del transporte público. Esto no es Londres, sí, claro, pero  tienen que empezar. Así estábamos hace 30 años y poco a poco fuimos quitando  los coches y hoy hasta cobran por entrar el centro. Hay que hacerle la guerra al  automóvil".

 

Cortesía 

Durante el proyecto ejecutivo, Legorreta+Legorreta tuvo a 20 personas, y de  LegoRogers, tres. En etapa de obra fueron 12. Rogers estuvo más involucrado al  principio: tenían cinco personas y nosotros 10. Para enero de 2015 ya no había  nadie de Rogers. Aunque él o parte de su equipo viajaban constantemente. Durante la obra, uno de los desafíos fue la entrega de material. "Se consiguió cerrar la lateral de Lieja, que de no haberlo hecho habría sido imposible. Con el  hotel [Four Seasons] se platicó muchísimo y han sido muy pacientes. Nos han de  odiar", dice Víctor no tan en broma.

La empresa Turner fue muy cuidadosa con la seguridad, las medidas precautorias  de protecciones de colindancia y de cuidar la buena vecindad. La entrega de  material se hacía por la noche.

Una de las modificaciones respecto del plan original fue la reubicación de los  baños y el núcleo de servicios que originalmente estaban en el centro. Se  trasladaron a la parte trasera del edificio; de hecho, en la parte de afuera del  inmueble, en un núcleo satélite, ahí también fueron ubicados los elevadores. 

"Eso dejó a la planta de oficinas como un cuadrado libre, limpio. Los ejecutivos de  BBVA Bancomer decidieron que no habría baños privados. Esto volvió bastante  más eficiente las plantas de oficina", describe Víctor.

Los grandes detalles

Para hacer posible el diseño de la  Torre  BBVA Bancomer, Víctor cuenta que  analizaron el uso  del software de construcción Revit, creado específicamente para  el Modelado de Información para la Construcción (BIM, por sus siglas en inglés), "pero apenas empieza a usarse y varios de los posibles contratistas aún no están  habituados, así que trabajamos con AutoCad. Rogers sí usa otros software de  modelado, sobre todo en 3D, para algunas piezas como intersecciones de acero o  que requieren alta especialidad".

"Al hacer una torre para México pensamos en la bondad del clima. Mucha de la  vida de México es en exterior, se hace en patios y terrazas. Queríamos incorporar  esos espacios. Así que incluimos", cuenta Legorreta entusiasmado.

Los arquitectos incluyeron cinco jardines con triple altura y terrazas en la zona de  comedor. La idea era "meter el exterior a la torre para que no sea sólo un edificio  de vidrio­espejo. Usamos plantas de las diferentes zonas del valle de México, hay  diferentes tipos de vegetación, según la orientación y la altura".

Para incorporar vegetación fue tomado en cuenta el factor 'viento'; hicieron un  estudio en túnel de viento para determinar qué plantas se dan a esa altitud (a 200 metros de altura) y tienen capacidad de soportar vientos de 150 km/h. La última  jardinera está en el piso 47 y da al bosque de Chapultepec.

Víctor se refiere a la piel morada, que emula el papel picado y que le da un  toque muy regional: "La celosía nos entusiasmó mucho. Es lo que hace especial a  la torre, la hace mexicana, adaptada al clima, le da el elemento de color y la hace  sustentable", cuenta. 

La fabricación de la celosía se hizo en China. Para ello se  estableció un concurso. Yuanda, una empresa de China, fue la ganadora. Yuanda se asoció con Alutecnica, empresa mexicana, para instalar parte del  aluminio. Y formó una alianza con Vitro, como empresa suministradora del cristal.

Una gran ventaja de la celosía es que reducirá casi en su totalidad el uso de  persianas, "que tanto afean las fachadas de los edificios", dice Legorreta. El arquitecto precisa que además de la celosía morada, la torre utiliza cristal doble.  Uno de ellos tiene la peculiaridad de permitir el paso de luz y reducir el calor. Por  lo tanto habrá muy pocas persianas en el edificio. La lección: "Nunca habíamos hecho un edificio tan alto. Es una complejidad. No es igual  hacer dos edificios de 25 pisos que uno de 50", dice Legorreta. En una torre de  gran altura hay complejidades estructurales, de elevadores (circulaciones  verticales) y se vuelve un proyecto donde la ingeniería y la arquitectura tienen que ir más de la mano.

Víctor Legorreta asegura que un proyecto de este tipo requiere de trabajo en  equipo altamente integrado, multidisciplinario y de especialistas en su ramo. Por  ejemplo, un ingeniero experto en elevadores hizo los cálculos sobre las diferentes  opciones en velocidades. Con Colinas y Arup trabajaron muy de cerca. Fue un  proyecto que exigió el trabajo interdisciplinario.

"Hacia allá va la arquitectura. Los proyectos cada vez son más complicados  porque incorporan temas de ahorro energético, de sustentabilidad y el mercado  solicita soluciones más sofisticadas. Tenemos que aprender a trabajar de manera  multidisciplinaria y multinacional", dice Víctor Legorreta. (Con información de   Lucía Burbano)

Tags

Arquitectura
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad
Publicidad