Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Participación y largo plazo, pilares de la regeneración urbana

La profesora de sociología urbana Louise David participó en el proyecto El Florido, en Tijuana, donde se ha logrado que 1,200 viviendas abandonadas sean habitadas de nuevo.
dom 30 octubre 2016 07:03 PM
mexicable ecatepec
mexicable ecatepec - (Foto: Notimex)

Los proyectos de regeneración urbana pueden recuperar y crear ciudades bajo una visión de prospectiva, integral, de participación social y de largo plazo, afirmó la profesora de sociología urbana Louise David, quien ha coordinado la recuperación del fraccionamiento El Florido, en Tijuana, que en 2004 tenía 1,200 viviendas abandonadas y hoy, luego de su intervención, están ocupadas nuevamente.

Durante su conferencia magistral ¿Cómo regenerar colonias urbanas de manera integral y colaborativa?, en el auditorio Ángel Palerm, de la Universidad Iberoamericana, la también maestra en Proyectos para el Desarrollo Urbano expuso que la idea es rehabilitar el entorno, pues reutilizar los espacios viene de la mano con un mejoramiento de la calidad de vida.

Lo anterior, mencionó, es posible "a través de la regeneración urbana, la que además de mejorar los espacios, se concentra en incentivar la participación de los ciudadanos y de todos los sectores involucrados para abordar grandes zonas en abandono y explotar su potencial".

Louise David es coordinadora general de la Alianza para la Regeneración Urbana, ARU, que surgió con la intención de regenerar unidades habitacionales abandonadas, colonias intraurbanas deterioradas y vivienda social ya construida, además de impulsar el enfoque de dejar de construir ciudades en la periferia.

Pero no se trata de renovar en el sentido tradicional del término, explicó Louise,  de decir: "pinto esta casa y la revendo y listo", sino de hacerlo de manera integral, participativa, fomentar proyectos y darles seguimiento bajo un esquema metodológico y atendiendo a las necesidades de las ciudades y sus habitantes.

Recomendamos: Renovación Urbana en Palenque, Obra del Año 2016 en Urbanismo

Publicidad

Sin duda esto deriva en una serie de problemáticas que requieren, según la experta, de la amplia participación social de instituciones de gobierno, empresarios, academia y ciudadanos.

ARU se conforma de diversas organizaciones del sector inmobiliario: Provive, Softec, Centro Eure, Instituto Mexicano para la competitividad, IMCO, Tu+Yo, Comunica la Ciudad y Fundación Hogares, que coinciden en la necesidad de diseñar estrategias integrales de renovación urbana integral.

La alianza fue presentada en noviembre del año pasado, durante el Foro de Innovación y Gobernanza Metropolitana de ONU-Hábitat, en Guadalajara.

VIDEO. Teleférico en Ecatepec con arte urbano: ¿cambiarán la violencia

El Florido, proyecto piloto

David presentó el proyecto piloto de ARU, que cristaliza en la periferia de la ciudad de Tijuana. En los años 70 se planeó una zona industrial, habitacional y comercial que finalmente no se estableció. En ese sitio, ARU seleccionó un espacio de 20 hectáreas para realizar su proyecto en un lugar llamado El Florido.

Al inicio fue un arduo trabajo a escala humana, que requirió ganar confianza de los vecinos, afirma David, pero los vecinos se dieron cuenta rápidamente del impacto de su participación, al reunirse, hablar, organizarse para limpiar colectivamente los espacios, y eso ya cuenta como un cambio en la visión.

En este rubro, se trata de definir estrategias para saber qué necesitan o quieren los vecinos. No se trata de darles el plan y ya, sino hacer un seguimiento, observar, analizar los resultados, retroalimentar, corregir, para en un futuro replicar en otros espacios.

En El Florido no sólo se recuperó vivienda abandonada, sino el valor de las mismas, indica la profesora de la Ibero. En este lugar habitan ahora 70,000 personas.

Lee: El despacho que cambió el rostro del Bosque de Chapultepec

Hace más de cinco años, en 2010 había 1,200 viviendas abandonadas (19% de todo el fraccionamiento), las que ahora ya están ocupadas de nuevo. Las viviendas abandonadas representaban en 2010 una perdida de 650 millones de pesos, pues las casas se habían comprado en 380,000 pesos en 2004, y para 2011 sólo valían 240,000. Desde que nuestros socios trabajan en la zona, tienen un valor de 360,000 pesos, confirma Louise David.

Aunque problemas como falta de empleo, oferta educativa, pavimentación, etcétera, requieren de mayores estrategias y tiempo, es justamente aquí en donde se requiere de la participación de los otros actores involucrados en esta problemática; expertos proveedores de soluciones, instituciones de desarrollo económico, académico y social, autoridades locales, gobiernos, que garanticen mejoras y adquieran compromisos.

La alianza

Además de promover una nueva industria de la recuperación urbana, con participación social, realizar proyectos concretos bajo una metodología general y de participación, la alianza produce y difunde información eficaz para el sector y realiza cabildeo con el fin de modificar los enfoques que se mantienen sobre las políticas públicas.

Según la coordinadora de la ARU, se trabaja por la recuperación del valor patrimonial, la movilidad residencial y laboral, por el desarrollo económico y social y por lo consiguiente por la mejora de la calidad de vida, como la reducción de la violencia como consecuencia directa de un mejor lugar para vivir, con un mejor panorama de vida.

Para eso, afirma, hay que tener en cuenta cuál es la meta, qué es lo que se requiere: "¿Una colonia integral, una vivienda diversa con espacios económicos, culturales, educativos, mayor y mejor infraestructura, plusvalía, valor del suelo? Sí, solo hay que calcular y pensar en todo, sin olvidar la dimensión humana".

"Asegurarnos de tener una estructura, de estar conectados al resto de la ciudad y trabajar en diferentes escalas; vivienda, colonia, ciudad. Analizar, adaptar, dialogar, aplicar diversas metodologías y pensar siempre a largo plazo. No es lo mismo regenerar una colonia en Tijuana que la colonia Granada, por ejemplo, afirmó la catedrática, por lo que consideró conveniente abrir capítulos locales de la Alianza en Monterrey, Tijuana, Guadalajara, pues cada uno es experto en sus necesidades y conoce las sutilezas políticas de cada entorno", explica la especialista.

En resumen, los proyectos de regeneración urbana son posibles, no están exentos de las problemáticas ya conocidas, pero la visión de participación social les brinda un nuevo brillo.

"Se requiere de expertos que proyecten en prospectiva. Ya sabemos cuál es el diagnóstico, estamos llenos de diagnósticos sobre lo que pasa en nuestras ciudades, así que lo que se requiere es actuar, bajo una nueva visión y a largo plazo. Nos veremos en unos seis meses para analizar impactos y lecciones, finalizó la también especialista en participación social y financiamiento del desarrollo urbano".

La conferencia de Louise David se realizó dentro del ciclo ¿Smart cities? Herramientas para optimizar las dinámicas urbanas, organizado por el departamento de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana.

 

 

 

 

Tags

Arquitectura
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad
Publicidad