Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Se hace poco por frenar los asentamientos irregulares: IMCO

El Instituto propone una mayor participación federal para la gobernanza metropolitana y una menor dependencia de los municipios sobre los convenios de colaboración.
mié 10 septiembre 2014 11:41 AM
asentamiento irregular
asentamiento irregular - (Foto: Tomado de Flickr/padawan72)

Aproximadamente tres de cada cuatro hectáreas que se incorporaron a las manchas urbanas desde 1983 hasta 1995 se hicieron de manera irregular, aseguró el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). 

Durante la presentación del Índice de Competitividad Urbana 2014, la directora del proyecto, Gabriela Alarcón, aseguró que, a pesar de estas cifras se ha hecho poco por frenar los asentamientos irregulares. 

“El único programa social para atender esto es el Apoyo a los Avecindados en Condiciones de Pobreza Patrimonial para Regularizar Asentamientos Humanos Irregulares (PASPRAH), pero con alcances muy limitados”, afirma.

Y es que este programa atiende menos de 10% de la población potencial desde su creación en 2008 hasta 2012, con lo cual se encuentra 50% por debajo de su meta, de acuerdo con cifras del Instituto.

Incluso, el presupuesto con el que cuenta este programa representa menos del 1% de lo asignado a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), según el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2014.

Todo ello ha contribuido para que la ciudad rebase los límites del Distrito Federal. Por ejemplo, en 1980 el 53% de su población habitaba ahí mismo, mientras que sólo 47% tenía su hogar en la zona conurbada.

Publicidad

Actualmente, el 55% de la población de la capital vive en la zona metropolitana y únicamente 45% vive en el DF, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y el Consejo Nacional de Población (Conapo).

El IMCO propone una mayor participación federal para la gobernanza metropolitana y una menor dependencia de los municipios sobre los convenios de colaboración que, a decir de Alarcón, se encuentra a merced de voluntades políticas. 

“Esta estrategia territorial debería entrar en criterios de asignación de fondos especiales y financiamiento de Banobras, además debería contar con una Metodología de Evaluación territorial para que la Sedatu ordene los proyectos de Infraestructura”, asevera. 

En cuanto a la disposición de espacio, el IMCO propone la aplicación de instrumentos para incorporar suelo rural de manera ordenada, adaptándolos para su uso urbano a través de esquemas como el reajuste de tierras.

Tags

Obras
Publicidad
Publicidad