Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La economía de la disrupción irrumpe en el ránking #Obras100

La era de las disrupciones ha iniciado y eso se evidencia en el ránking de Las 100 constructoras más grandes de México de Obras.
jue 06 julio 2017 12:33 PM
obras100-2017
obras100-2017 - (Foto: Especial)

En el negocio inmobiliario y de la construcción hace tiempo que no existen las certezas. Los ciclos 'predecibles' y con temporalidades 'marcadas', hoy son leyendas de una en la industria que se transforma cada día en intervalos cada vez más cortos y de mayor cambio, al igual que la propia economía global.

Los dos últimos años han marcado el inicio de la era de las disrupciones: conceptos como Economía compartida, Neoproteccionismo, automatización, robotic process automation, machine learning y otros tantos están transformando la manera de producir y hacer negocios en todo el mundo y eventualmente, quizá antes de lo que se espera, estas disrupciones acabarán por transformar a la industria.

Parte de las evidencias de estos cambios resaltan al analizar los listados que publicamos en esta edición especial Obras100, con los ránkings de las empresas de la construcción y las constructoras más grandes de México.


Busca la edición #Obras100 a partir del 15 de julio de 2017

Por primera vez, desde que Obras publica el ránking que en ese entonces era solo de las constructoras más grandes del país, la constructora mexicana ICA pierde el primer lugar del listado, ahora liderado por la española ACS, una de las mayores constructoras y concesionarias de infraestructura del planeta.

Publicidad

Y de hecho, cada vez es más notoria la presencia preponderante de empresas globales dentro del listado nacional, lo cual se explica sin duda por su poderío económico que les permite soportar la cada vez más demandante generación de flujo de efectivo para financiar la construcción de nuevos proyectos, pero que también han incluido en sus operaciones tecnología y eficiencias en las que las nacionales aún no han invertido.

El otro tema relevante es cómo el rol de la infraestructura a cargo del sector público (de los gobiernos, pues) va disminuyendo cada vez más como factor de incidencia en la construcción.

Si bien por los volúmenes de inversión, las constructoras y las empresas proveedoras de materiales especializadas en infraestructura siguen siendo las de mayor tamaño, el esquema de inversión está cada día más del lado privado –a través de esquemas de Asociaciones Público Privadas o concesiones– y las cifras son contundentes: del valor de mercado de la construcción en México, que suma más de 2 billones (millones de millones) de pesos, más de 72% proviene de inversión privada y solo 28% de capital público.

El mercado inmobiliario sin duda es hoy el motor de la industria, pues 70% del PIB del sector está en la edificación y dentro de esta rama 42% es vivienda y 48% edificios comerciales, corporativos o de sus mixtos que responden directamente a la muy creciente demanda generada por los retornos de inversión inmobiliaria, que amenaza ya con tornarse en burbuja.

Para los siguientes años, si no es que meses, la industria inmobiliaria y de la construcción deberán estar muy atentos a cómo apropiarse de los cambios tecnológicos, de consumo, de perfil de conocimiento de sus líderes y trabajadores y por supuesto de las innovaciones de construcción para aplicarlos a sus modelos de negocio. 

De no hacerlo, quizá otros competidores, globales o locales, los dejen fuera del camino mucho antes de lo que puedan sospechar. El capital no perdona y al parecer los cambios tecnológicos tampoco. ¿En qué lugar de estos listados quiere estar en los siguientes años? Quizá dependerá de qué tan disruptivo logre ser.

Los editores

Tags

Obras

Publicidad
Publicidad