Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La crisis de la construcción puede amenazar a firmas del sector con alta deuda

Cemex se encuentra entre las empresas con alto nivel de deuda que pueden verse comprometidas por la falta de obra pública en el país.
construcción trabajadores
El Producto Interno Bruto de la construcción mexicana cayó 6.6% anual durante el tercer trimestre del año.

CIUDAD DE MÉXICO. La industria de la construcción en México pasa por una crisis: el sector registró una caída de 6.6% anual durante el tercer trimestre, su peor periodo desde el primer trimestre de 2009, año de la última crisis financiera, debido a la falta de obra pública y a menos proyectos de infraestructura. En este escenario, las firmas cementeras y constructoras que cuenten con los mayores niveles de deuda pueden verse comprometidas.

Entre las cementeras con el mayor nivel de apalancamiento (un indicador que mide la deuda neta de la empresa frente al flujo operativo que genera para hacerle frente a sus obligaciones) se encuentran Cemex y Elementia, mientras que del lado de las constructoras, sobresale Pinfra.

“El endeudamiento y el nivel de apalancamiento no se puede generalizar, ya que dependen de la capacidad de pago de cada empresa, su operación, capacidad para generar flujos y el tamaño de la misma. Lo que deben tener es el nivel que puedan sostener sin que afecte su operación”, dice Alejandra Vargas, analista de Ve por Más.

gráfico constructoras y cementeras

Lee más: La preocupación de los constructores por el futuro crece en México

El nivel de apalancamiento de Cemex es uno de los más altos del sector. La baja en volúmenes en México derivó en que este año su flujo operativo disminuyera cerca de 22%, lo que a su vez se tradujo en una menor generación de efectivo para lograr cubrir su deuda.

Publicidad

La firma ha optado por la venta de activos para mejorar sus finanzas. “Los recursos de la venta de activos han servido para que su perfil de vencimientos luzca más accesible y sea menos costoso. Su principal motor sería un mayor nivel de flujo operativo, mayor generación de efectivo a través de sus operaciones. Es bueno que vendan los activos y requiere que haya mayores utilidades. Esto va de la mano con un mejor desempeño en el sector construcción”, comenta Fernando Bolaños, analista de Monex.

Alejandra Vargas asegura que en general las empresas cementeras han modificado su guía de resultados a la baja derivado del mal clima que azotó a Estados Unidos y por la disminución en la inversión en infraestructura que ha denotado una baja importante en los volúmenes de venta.

Más información: El PIB de la construcción mexicana registra su peor caída desde 2009

Por su parte, Ideal -la operadora carretera de CICSA, perteneciente a Grupo Carso- presenta un apalancamiento de 6.4 veces, un nivel alto, pero que gracias a que ha sacado diversos instrumentos de deuda no presenta mayor riesgo, de acuerdo con Carlos García, analista de Signum Research.

“A Ideal le ha afectado el cierre de carreteras y la empresa deja de recibir ingresos por cuota. Como bien se sabe, el 40% de su capital social será comprado por dos fondos canadienses, que fue lo que benefició su acción en las últimas dos semanas. Ideal se ha apalancado para hacer las concesiones, han sacado varios instrumentos de deuda para financiarlas y gran parte de su flujo se va a estos instrumentos”, dice García.

Lee también: Empresarios pondrán 859,000 mdp en el Acuerdo Nacional de Infraestructura

Respecto al promedio de vida de la deuda, radica entre cuatro y cinco años, por lo que el sector se encuentra en niveles sanos, dicen los especialistas. En este sentido, Pinfra, Cemex y Corporativo Moctezuma concentran la mayor parte de su deuda entre dos y tres años, mientras que Aleatica, Ideal, Pinfra y Elementia la mantienen en hasta cinco años o más.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad