Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Metro de la CDMX sólo cumplió con la mitad del mantenimiento previsto en 2020

La falta de personal por la pandemia y la escasez de refacciones fueron los factores que incidieron en el incumplimiento de varios programas, según el STC.
jue 13 mayo 2021 05:00 AM
Revisión estructural de la Línea 12 del Metro
El peritaje tardará cinco semanas en lanzar resultados.

El Servicio de Transporte Colectivo (STC) cumplió con poco más de la mitad de los programas de mantenimiento preventivo planeados para 2020, mientras otros programas referentes a la operación de los trenes se llevaron a cabo incluso en menores niveles en todas las líneas del sistema.

De acuerdo con el informe de las características significativas del estado en que se encuentran los activos del STC, el año pasado se hicieron 262,989 acciones de las 483,774 acciones programadas en el mantenimiento preventivo del Metro, con los menores índices de cumplimiento en las instalaciones eléctricas (donde se realizaron 45.4% del 100% de los trabajos previstos) y en las electromecánicas (62.8%).

Publicidad

Varios de los índices de mantenimiento son los más bajos al menos en tres años. Un ejemplo de esto es el programa de mantenimiento sistemático mayor, que consiste en restituir las condiciones de operación de los trenes y en dar mantenimiento a sus equipos mecánicos y eléctricos, y del cual sólo se cumplió con 43.8% de los trabajos, cuando en 2019 se alcanzó un índice de 65% y en 2018 la proporción fue de 86%.

Otro programa que ha tenido un nivel de cumplimiento a la baja ha sido el de mantenimiento cíclico menor, que consiste en la conservación de los trenes en periodicidades que van desde los tres a los 24 meses. Mientras en 2018 se cumplió con 95.2% de los trabajos, para 2020 se realizaron 68.4%.

En estos rubros, y otros programas de mantenimiento como el sistemático menor y de instalaciones de vía, el STC asegura que el bajo nivel de cumplimiento se debió principalmente a la falta de personal por la pandemia de COVID-19, así como otras carencias como la falta de refacciones.

En los informes destaca el caso de la Línea 12, sobre todo en lo que a averías se refiere. Si bien en el informe de 2020 se muestra el desempeño en este rubro de todas las líneas con excepción de la 12, en el informe de 2019 se advierte que la Línea Dorada es la cuarta con mayor número de averías en las instalaciones fijas, sólo por detrás de las líneas 2, 1 y A.

Incluso, como ya había reportado Expansión, desde 2017 se hizo un llamado a la Dirección General de Obras Públicas (DGOP) para revisar las trabes del viaducto elevado de la Línea 12, tres de las cuales se desplomaron el pasado 3 de mayo.

“[Se recomienda a la DGOP] evaluar por parte de un especialista las flechas [o deformaciones] que se presentan en todas las trabes que integran el viaducto elevado, para tener certeza de que este problema es puntual”, refiere el informe contenido en la Cuenta Pública de 2017.

En otros informes, como el de 2018, también se advierte de la necesidad de dar un mayor mantenimiento a la red hidráulica del sistema de protección contra incendio.

“Se requiere mantenimiento preventivo y correctivo, principalmente en el tramo elevado, debido a que la tubería de la red hidráulica se está degradando por estar a la intemperie, reportando fugas en la tubería flexible de 4 pulgadas”, señala el documento.

 

En la Cuenta Pública 2015 no están especificados los porcentajes de cumplimiento en cada rubro del mantenimiento.

Se registra que hubo retraso en la conservación de material rodante, principalmente por falta de refacciones, materiales e insumos, lo que a su vez provocó menos trenes en operación; “la fiabilidad de los trenes (kilómetros recorridos entre fallas) ha descendido más de la mitad con respecto a las cifras del 2007”, agrega el informe.

linea12-sismo
-

El deterioro al interior y exterior de las estaciones, así como la atención a asentamientos diferenciales del suelo y rehabilitación del cajón estructural de algunas líneas son otras señalizaciones respecto a la infraestructura civil.

China dejará de ser el país más poblado del mundo más rápido de lo previsto

En 2016, la Ciudad de México explica que dada las características de antigüedad, uso y diversidad de la infraestructura del Sistema de Transporte Colectivo, era necesario enfrentar retos en materia de mantenimiento, principalmente en material rodante.

Al 31 de diciembre de ese año hubo 35 trenes detenidos por falta de refacciones. Respecto a la infraestructura civil se señalan las mismas deficiencias que en 2015.

 

La Línea 12

Para el ingeniero José Marcos Matus, presidente de la Sociedad Mexicana de Ingenieros (SMI), esta carencia de mantenimiento fue la principal causante del desplome de la Línea 12. Considera que las 26 muertes provocadas por el desplome de una trabe cerca de la estación Olivos se pudieron haber evitado con cuidado continuo a la ruta, principalmente en trabes y columnas.

“Todas las personas que estén en en la dirección o subdirección del mantenimiento de STC deben tener el perfil especializado en estructuras, deben ser responsables de obra Tipo A, deben contar con una cédula de ingenieros civiles porque este es un trabajo totalmente de ingeniería civil”, comenta el experto.

Durante un año, la vacante de subdirección de Mantenimiento en el Metro se mantuvo vacante hasta que el 29 de abril, cuatro día antes del desplome, Nahum Leal Barroso pasó de ser el subdirector general de Operación a ocupar el cargo.

Mientras la posición estuvo acéfala, Florencia Serranía, directora general del Metro se atribuyó la labor.

La vacante del subdirector general de Mantenimiento, doctor Gaviño, es que yo soy la subdirectora general de Mantenimiento. El Metro tiene tantos problemas que decidí durante este año tomar esa posición doble para poder instrumentar integralmente lo que requiere el Metro
dijo al entonces diputado local Jorge Gaviño el pasado 7 de enero en una mesa de trabajo en el Congreso de la CDMX.

Continúa la escalada de tensiones entre Israel y la Franja de Gaza

Bajo su gestión también se registró un incendio en la Subestación Buen Tono. Además, reportó que no había señales de problemas en el tramo elevado de la Línea 12, a pesar de que habitantes de la zona habían mostrado imágenes de la trabe “pandeada”.

“El acero no se rompe, solo se deforma. Lo que se ve en los señalamientos es que puede ser que los materiales o tipos de soldaduras hayan hecho que las trabes se hayan doblado, pero es un tema de mantenimiento”, afirma José Marcos Matus.

El experto sugiere que el STC debe realizar un análisis del resto de las líneas ya que usuarios han identificado deficiencias en algunas zonas. Para hacerlo, considera que se deben hacer células de especialistas que den seguimiento a las fallas.

Publicidad
Publicidad