Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Biblioteca árabo-suramericana, el último legado de Niemeyer

Está valorada en aproximadamente 106 mdd y ocupará una superficie de más de 50,000 metros cuadrados. Estará situada en Argelia.
mar 19 noviembre 2013 01:38 PM
Oscar Niemeyer
Oscar Niemeyer - (Foto: Getty Images )

La Biblioteca árabo-suramericana de Argel, que aspira a convertirse en uno de los hitos arquitectónicos de la Argel contemporánea y en un ágora abierta que dé cobijo a ambas culturas, será la última firma que dejará en Argelia el ya fallecido arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

Se trata de un ambicioso proyecto valorado en aproximadamente 106 millones de dólares, que ocupará una superficie de más de 50,000 m2, en Zeralda, población vecina de Argel.

"Niemeyer tenía 101 años cuando hizo los primeros croquis, los primeros dibujos del proyecto", aseguró el arquitecto jefe del estudio del brasileño, Jair Valera, que se encuentra en Argel para dar un impulso a esta iniciativa, nacida en la primera cumbre árabo- suramericana celebrada en Brasilia en 2005.

Con un marcado acento brasileño, alega que Niemeyer intentó hacer algo diferente a los edificios proyectados en Argelia coincidiendo con su exilio europeo de los años 60 y 70, como la Universidad Houari Bumedian, cercana al aeropuerto de Argel, la Universidad de Constantin (en el este del país) o la cúpula del Estadio Olímpico.

"Es una biblioteca que prácticamente es un centro cultural", explica Valera y detalla que estará integrada por una sala de exposiciones, un auditorio y una residencia para investigadores, además de por una biblioteca de ocho plantas de 160 metros de longitud cada una.

"Han pasado muchos años y también el proyecto es totalmente diferente", indicó Varela. No obstante, reconoció que la Biblioteca, que contará con una cúpula de 60 metros de diámetro, "tiene la forma de casi todos los trabajos de Niemeyer, que parecen una firma suya".

Publicidad

Uno de los elementos clave del conjunto, confiesa Valera, es una "gran losa que cubre toda la parte de la convivencia, donde hay proyectados bares y restaurantes".

Esta losa es, precisamente, la esencia del conjunto arquitectónico, en el que "Niemeyer quiso hacer grandes espacios generosos de convivencia para cumplir con la idea inicial de integración".

"Son dos culturas (la árabe y la suramericana) totalmente diferentes, y esa interacción es muy interesante", agregó el también arquitecto brasileño que trabajó más de 40 años con Niemeyer y que ya vivió en Argel en 1975, donde participó en la construcción de la Universidad Houari Bumedian.

Del proyecto, Varela también quiso destacar su armonía y su adaptación al terreno "con pocas elevaciones, casi plano".

"Niemeyer tenía una capacidad excepcional para hacer la implantación de las obras (...) siempre muy sencillo, un edifico solo aprovechando el espacio y adaptándose muy bien al sitio", dijo Valera.

Su realización, supervisada por la Agencia Nacional argelina de Gestión y Realización de Grandes Proyectos de la Cultura, que tiene proyectados otros grandes edificios como la Ópera o la Gran Mezquita de Argel, aún se demorará, al menos, unos cinco años.

"Fue un gran honor para él con cien años y estaba muy entusiasmado. Hablaba mucho de este proyecto. Le hubiera gustado verlo realizado, era muy importante para él esa obra y pienso que va a ser un gran homenaje a él, un homenaje merecido", concluyó Valera.

Un centro cultural en las Islas Azores, un centro musical en la ciudad argentina de Rosario o la sede de una fábrica en Ulm, Alemania son algunos de los proyectos del desaparecido arquitecto que el despacho también mantiene en marcha.

Tags

Arquitectura
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad
Publicidad