Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así es el Castillo de Balmoral, la residencia en la que murió la reina Isabel

El lugar era propiedad privada de la monarca. En él pasaba todas sus vacaciones de verano.
jue 08 septiembre 2022 04:30 PM
El Castillo de Balmoral
El Castillo de Balmoral, en Escocia, fue en donde la reina Isabel pasaba sus vacaciones de verano.

De las seis propiedades de la reina Isabel, una quedará señalada en la historia por ser el lugar de su fallecimiento. El Castillo de Balmoral, en donde solía pasar sus vacaciones de verano de finales de julio hasta inicios de septiembre, fue el último en albergar a una de las monarcas más famosas de todos los tiempos.

Publicidad

Además de ser conocido para Reino Unido por sus impresionantes dimensiones y su perímetro verde, cerca del Río Dee en Escocia, fue relacionado con la muerte de Diana, princesa de Gales, ya que los príncipes Guillermo y Enrique se encontraban en el lugar cuando se dio a conocer la noticia, así como por albergar la luna de miel del ahora rey Carlos III y Lady Di.

Aunque el lugar fue construido en 1390 (sus primeras instalaciones) comenzó su historia monárquica en 1848 con la reina Victoria I y el príncipe Alberto, cuando después de alquilarlo para sus vacaciones decidieron comprarlo para convertirla en una de sus residencias privadas, alejadas de los actos protocolarios.

Muere la reina Isabel II a los 96 años

Desde entonces sufrió una serie de modificaciones que comenzaron en 1853, hasta convertirse en un espacio de 260 kilómetros cuadrados en un predio de 20,000 hectáreas, con un diseño de William Smith.

En el terreno,además del castillo se encuentra una casa ocupada por el rey Carlos y la duquesa de Cornwall en sus vacaciones, así como seis casas más de alquiler vacacional.

Castillo Balmoral de Reina Isabel
El edificio fue comprado por la reina Victoria I.

Detalles arquitectónicos

La fachada, que pueden ver de frente los turistas que asisten al espacio de septiembre a julio, tiempo en el que permanece abierto al público, es llamativo por combinar su gris granito con el paisaje siempre nublado y lluvioso de Aberdeenshire y la hiedra verde que lo recubre en algunas zonas, con el siempre fresco césped que alfombra sus alrededores.

El exterior también es decorado por esculturas y símbolos heráldicos que se encuentran en los remates de las ventanas y que contrastan con la calidez de la madera color caoba de las puertas del edificio.

El interior de la residencia de verano está plagado de obras de arte que no dejan casi ningún espacio sin decorar, y que ayudadas de las alfombras de distintos colores vibrantes (rojo, turquesa, azul marino), brindan un ambiente cálido e íntimo a pesar de estar en un entorno siempre húmedo.

 
Publicidad
Publicidad