Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El largo camino de las pymes constructoras hacia su financiamiento

Los pequeños empresarios enfrentan obstáculos como las garantías y los tiempos de los bancos; Nafin ofrece un financiamiento alternativo.
jue 28 abril 2016 03:21 PM
Construcción
Construcción - (Foto: Cuartoscuro)

Hace 15 años, Luis Manuel Gutiérrez comprendió que el negocio de la construcción en obra pública no era rentable: muy pocos bancos querían apoyarlo y sus clientes tardaban en pagarle, así que decidió incursionar en el desarrollo de condominios y centros comerciales.

Su empresa, Corporación GT, nació en 1985 y atendió en un principio construcciones y remodelaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de zonas hoteleras pertenecientes a algunos bancos. "En el año 2000 nos dimos cuenta que lo más importante era el consumidor final y nos volvimos desarrolladores de vivienda", cuenta el empresario.

Para obtener recursos para desarrollar proyectos inmobiliarios de seis a 10 casas pidió ayuda a pequeños inversionistas. A cambio, les ofreció tasas de retorno de 18%, muy por encima de lo que les pagaban las inversiones bancarias.

“Con la banca no pudimos obtener financiamiento, nos pedían garantías exageradas: 3 a 1, difíciles de conseguir para un empresario que inicia de la nada. Y nos ofrecían tasas entre 9 y 14%, pero los costos de apertura y comisiones de los créditos eran altos”, comenta Gutiérrez.

Recomendamos: 

Publicidad

En 2009, la empresa, que tiene 12 trabajadores, apostó por el desarrollo de plazas comerciales pequeñas. Sus primeros proyectos se colocaron en Cancún y Mérida. Hoy construye y remodela una plaza en Culiacán, pero necesita 6 millones de pesos (mdp) para concluir el proyecto.

“Estamos buscando cuatro o cinco tiendas ancla, cines o restaurantes, para obtener financiamiento con los bancos, pues quedaría como garantía el arrendamiento de los locales”, explica el constructor.

Lograr el capital

Las garantías, requisitos y tiempos de respuesta del financiamiento son todavía un lastre para las pequeñas y medianas empresas (pymes) de la construcción, pese a que las bancas de desarrollo y comercial están abriendo la llave del financiamiento.

“Las pymes ligadas a la edificación, donde su cliente es privado, tienen mayor acceso a créditos puente con la banca y algunas sofomes. Los que están ligados a la construcción de infraestructura local, cuya fuente de repago son los municipios, estados o la federación, la están pasando difícil”, dice Jorge Manuel Yarza, socio de Deloitte y especialista en el sector.

Nota: 

La razón es que los gobiernos están atrasándose en los pagos, por falta de liquidez y recursos, lo que alenta el cumplimiento de sus obligaciones, sostiene Gustavo Arballo, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Por su parte, los bancos tienen la responsabilidad de verificar la capacidad de ejecución de la empresa, su experiencia, competencia técnica, fuente de repago, mercado, estructura financiera, administración y confirmar que cuenten con una contabilidad ordenada.

Para apoyar a las pequeñas constructoras, en 2011, Nacional Financiera (Nafin) puso en marcha un programa de financiamiento en colaboración con la CMIC y seis bancos: Banamex, Banorte, Ve por más, Santander, Banco Multiva y BanRegio.

Los recursos se destinan para capital de trabajo (gastos de operación) y equipamiento no relacionados con la vivienda, desde uno hasta 15 mdp, con tasas de interés que van de 9.5 hasta 12.5 por ciento.

Nota: 

En 2011, la derrama crediticia del programa fue de 341 mdp en beneficio de 147 empresas. En 2015, en el acumulado al 15 de octubre, ascendió a 9,656 mdp, a favor de 6,843 empresas. Un crecimiento acumulado en monto de más de 2,700% y en empresas apoyadas de 4,600%, según cifras de Nafin.

“El incremento se debe al bajo porcentaje de cartera vencida del sector, que es de 1%”, asegura el presidente de la CMIC.

El reto en la banca

Durante 2015, la banca esperaba que la derrama crediticia a las pymes de la construcción superara los 10,120 mdp. “El reto es atender créditos más grandes, producto de los proyectos que vienen con la reforma energética y el crecimiento del sector automotriz”, explica Miguel Villegas, director de Intermediarios Financieros y Microcrédito de Nafin.

El sector de la edificación está atendido por la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) a través de intermediarios bancarios y no bancarios.

Banorte es una entidad financiera que también ofrece créditos a los desarrolladores. Tiene áreas que realizan visitas al sitio de la construcción, evalúan la factibilidad del proyecto, verifican permisos, supervisan obra y revisan la administración de la empresa. En julio de 2015, otorgó 13,137 mdp en crédito para la construcción de vivienda, lo que representó 6.33%, menos que lo otorgado en el mismo mes de 2014.

Crédito para Ti es una de las dos sociedades financieras de objeto múltiple (sofom) especializadas en crédito para la adquisición de nueva vivienda. En 2013 observó que el mercado de las pymes constructoras necesitaba recursos y entró a ese segmento.

“La tendencia es no desarrollar ciudades donde vivan 200 familias sino conjuntos habitacionales pequeños con 10 o 20 departamentos”, detalla Carlos Covarrubias, gerente de Crédito Puente de la sofom.

Hasta el momento, Crédito para Ti financió dos proyectos de 10 mdp cada uno. Se enfoca en la capital, la zona metropolitana y el Bajío. Su objetivo es colocar 100 mdp en 2016. Los préstamos cierran en 12 y 18 meses, y generan una rentabilidad de entre 15 y 18 por ciento.

“El siguiente año la demanda del crédito para la construcción de la vivienda será de 7% y la tendencia será de proyectos pequeños”, apunta Covarrubias.

En México, 81% de las pymes se financia a través de sus proveedores y sólo 34.3% lo hace a través de la banca, apunta el Banco de México en su informe Evolución del Financiamiento a las Empresas del trimestre abril–junio de 2015. Sin embargo, en el sector de la construcción, los plazos para retrasar los pagos no son largos, ya que van desde una semana hasta 30 días, dice Luis Manuel Gutiérrez, de Corporación GT.

“Como la empresa va necesitando el material, es así como cobra el proveedor”, agrega Ernesto Gómez, experto en financiamiento. Lo ideal es usar el crédito, bancario o de sofom, y hacerlo productivo, es decir, que les ayude a reducir costos o acelerar procesos de entrega, y no a cubrir gastos.

Los 5 pasos para obtener un crédito

  1. Analizar el mercado, conocer a la competencia y los flujos de efectivo. 
  2. Mantener un buen historial crediticio propio y de la empresa. 
  3. Identificar la fuente de repago (cliente final o gobierno)
  4. Reunir el acta constitutiva, comprobante de domicilio, estados financieros y de cuenta y permisos de obras
  5. Si el crédito solicitado no es superior a 2 mdp, el banco no pedirá garantías. 

Este artículo fue publicado originalmente en la edición marzo-abril de 2016 de la

Tags

Obras
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad