Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Japón espera que en las próximas décadas un gran tsunami de más de 30 metros de altura golpee la costa sur del país. Y, con la memoria todavía muy reciente del desastre de Fukushima, construye contra reloj torres y rutas de evacuación, muros de contención y refugios.

A menos de un kilómetro de la costa de Nankoku, en la prefectura de Kochi, al sureste del país, se erige una de las 90 torres de evacuación ya completadas en la región, cada una con una cápsula flotante.

Flanqueada por un cápsula flotante para escapar de tsunamis, la construcción de unos 20 metros está diseñada para albergar a 362 personas en sus dos plantas, cifra que incluye a los vecinos y a los niños de preescolar y primaria que asisten a clase en la zona.

Lee: Rascacielos de la #CDMX crecen su resistencia sísmica

"Un lugar de evacuación es muy necesario en este área, porque no hay montañas, lugares elevados o edificios en los que los vecinos puedan resguardarse", explica Manabu Nomura, responsable de la Sección de Gestión del Riesgo del Ayuntamiento de Nankoku.

"¡No mires atrás, solo hacia delante!", alerta uno de los carteles diseñados por los niños de Nankoku que adornan las grises paredes de cemento de la edificación, cuya construcción asciende a más de medio millón de euros.

Publicidad

Una campana, que avisaría a la población del riesgo que se avecina, corona la edificación. Junto a ella, un almacén con mantas, pañales, leche en polvo para bebés, agua y comida.

Cimientos de casi 40 metros 

Debajo de esta torre, cimientos de 14.5 metros -el equivalente a un edificio de cinco plantas- soportan la estructura, aunque en algunas de las torres alcanzan los 39 metros de profundidad, ya que el objetivo es mantener la estabilidad frente al poder destructivo de la gigantesca ola prevista.

Tras el terremoto magnitud 9 que sacudió la costa noreste de Japón en 2011 y que generó un tsunami con olas de más de 15 metros, el gobierno nipón revisó sus estimaciones y anunció los daños previstos que generaría un terremoto de la fosa de Nankai, ubicada al este, uno de los puntos con mayor actividad sísmica del mundo.

Recomendamos: Dubái estudia sistema de transporte con cápsulas a través de ductos

Según este estudio, hay 70% de posibilidades de que un terremoto de entre 8 y 9 puntos en la escala de Richter, con origen en la fosa de Nankai, ocurra en los próximos 30 años.

La cifra de fallecidos ascendería a 323,000, más de 2 millones de casas quedarían completamente destrozadas y las pérdidas económicas representarían más del doble del presupuesto nacional anual.

La prefectura de Kochi, donde residen 720,000 personas sería una las áreas más afectadas según las previsiones. La zona se ha convertido en un referente en esta lucha contra la naturaleza y ha puesto en marcha medidas a las que destina actualmente 10% de su presupuesto anual.

"Lo que marca la diferencia es si se está o no preparado para el desastre", se pregunta Masanao Ozaki, gobernador de Kochi.

Medidas de 400 millones de dólares

El gobierno regional invierte anualmente más de 44 billones de yenes (casi 400 millones de dólares) en medidas de preparación y concienciación ante terremotos y tsunamis, el doble de lo que gastaba antes del gran terremoto de 2011.

Más de 30 municipios en la prefectura trabajan en la construcción de torres de evacuación, para las áreas de costa más expuestas, y rutas de evacuación, en las zonas más cercanas a la montaña, a la espera de olas que podrían llegar a los 34 metros.

Una de las mayores preocupaciones de las autoridades es la falta de concienciación de los vecinos ante el peligro que supone un desastre de estas características.

En el caso del terremoto y tsunami de 2011, que causaron cerca de 20,000 muertos y 470,000 desplazados en el noreste de Japón, muchos de los fallecidos no evacuaron porque no creían estar en peligro, explica Nomura.

Lee: El proyecto Palafito: ¿una opción de vivienda antihuracanes?

Ya que la concienciación es clave, el municipio de Kuroshio acogerá a finales de este mes un encuentro con más de 350 estudiantes de 30 países, que aspira a informar a los futuros líderes sobre cómo minimizar el impacto de los daños causados por tsunamis.

Japón se asienta sobre el llamado anillo de fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia.

 

 

 

Tags

Japón
Publicidad
Publicidad