Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los puertos mexicanos se ponen en la mira de los inversionistas

Los nuevos Sistemas Intermodales Portuarios Costeros (SIPCOs) buscan incentivar la construcción de infraestructura portuaria y el asentamiento de industria en zonas costeras.
mié 12 agosto 2020 05:00 AM
The City Of Ensenada, Mexico In The Background With A Barge Passing By In The Commercial Shipping Harbor
Inversionistas extranjeros han puesto atención en los puertos mexicanos.

Por ser puntos estratégicos para nuevas rutas marítimas y por el gran potencial de desarrollo que tienen, inversionistas internacionales apuestan por los puertos mexicanos. Observan importantes áreas de oportunidad para mejorar su operación cotidiana que, bajo políticas adecuadas, podrían elevar su potencial en los próximos años, consideran.

Caxxor Group es uno de los grupos que aglutina a inversionistas norteamericanos, europeos, asiáticos y del Medio Oriente, que ven a México como un punto logístico que abriría “una nueva era del desarrollo en América Latina”.

Publicidad

La firma tiene inversiones en Puerto Chiapas, un desarrollo que ya está en proceso de diseño y construcción. Carlos Ortiz, CEO Global de Caxxor Group, comentó a Obras que simultáneamente han arrancado una terminal portuaria en Buenaventura, en Colombia, que “permite establecer una ruta entre ambas terminales y generar una conexión a varios destinos del Pacífico”.

Entre las áreas de oportunidad que Caxxor ha detectado en el desarrollo de puertos mexicanos refiere la necesidad de sofisticación en la integración de cadenas de valor, parques industriales integrados a los puertos, integración de tecnología, eficiencia de proyectos y regulación actualizada.

A principios de julio, el gobierno federal anunció su Programa Sectorial de Comunicaciones y Transportes (PSCT) 2020-2024. Uno de sus objetivos se centra en el sistema portuario con énfasis en el sur. Por ejemplo, el documento contempla la modernización de los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos y la construcción de un nuevo puerto industrial en Salina Cruz, junto con las modernizaciones de la carretera transístmica, de la vía férrea y del aeropuerto de Ixtepec, Oaxaca. Todo esto como parte del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

Además el PSCT tiene como objetivo “consolidar la red de infraestructura portuaria y a la marina mercante como detonadores de desarrollo regional”, lo que, de acuerdo con el programa, se lograría “mediante el establecimiento de nodos industriales y centros de producción alrededor de los puertos” además de la mejoría en la conectividad multimodal.

Según el Índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial, México ocupa el lugar 57 de 160 países. Actualmente el sistema portuario cuenta con 117 puertos y terminales habilitados a lo largo de 11,122 kilómetros de costas, de los cuales 71 están concesionados en 25 Administraciones Portuarias Integrales (API), de las que 14 son API-Federales a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

El gobierno federal reconoce que actualmente existen “efectos perjudiciales” en los puertos como el “desequilibrio” en el crecimiento industrial del país, la concentración de los movimientos de carga en los puertos de Veracruz, Manzanillo, Altamira y Lázaro Cárdenas, principalmente; la falta de eficiencia en la conectividad multimodal de los puertos con los centros de producción y consumo, y como resultado el incremento de los costos de las mercancías y los tiempos de traslado.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes cita al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que refiere que la disparidad entre la construcción de la infraestructura portuaria y el desarrollo industrial costero “genera un incremento en los costos logísticos (valor por llevar una cierta mercancía desde el centro de producción hasta el consumidor final) de entre 14 y 35% del valor del producto final para todas mercancías que producimos, consumimos y exportamos en nuestro país”.

Rusia presenta Sputnik V, la primera vacuna contrael COVID-19

El PSCT también refiere la limitada capacidad del sistema portuaria para atender a buques de última generación, la baja participación en el tráfico total de navegación de cabotaje, la falta de coordinación entre las autoridades portuarias y municipales, y la ausencia de interacción y convivencia entre el puerto y la ciudad.

Enumera la generación de cuellos de botella en los puertos relacionados con la liberación de carga debido al número de controles y procedimientos administrativos, y los altos niveles de contaminación en puertos industriales”, además de la baja contribución de los puertos al desarrollo regional y bienestar social.

A lo anterior, ahora se suman los efectos que la pandemia del Covid19 ha tenido en la actividad logística. De acuerdo con la Cepal, en América Latina el comercio por contenedores se redujo 6,1%. Entre los puertos mexicanos con mayores disminuciones están Lázar Cárdenas, cuya actividad se redujo 18.8 % y Veracruz con una disminución de 9.8%.

Publicidad

Hacia la modernización

El BID ha señalado que para mejorar la eficiencia de los sistemas portuarios de América Latina “sin necesidad de incurrir en cuantiosas inversiones de capital”, una de las mejores prácticas es la incorporación de tecnología de información, pues las plataformas electrónicas permitirían el intercambio “inteligente y seguro” de información entre todos los participantes de los sectores público y privado.

En su calidad de observador y analista de oportunidades y potenciales del sistema portuario en América Latina, Caxxor consideró que “México necesita desarrollar su potencial en base a nuevas rutas marítimas”. Estimó que en general “el país necesita puertos más sofisticados y especializados en materia de commodities”.

Carlos Ortiz dijo que en otras industrias, como el sector automotriz, han podido constatar oportunidades relevantes, pero expresó que “la integración logística es muy importante para que México pueda competir regionalmente y abrir nuevas oportunidades en el mundo”.

De acuerdo con el PSCT un nuevo esquema de desarrollo regional. Llamado Sistemas Intermodales Portuarios Costeros (SIPCOs) “subsanaría los desequilibrios actuales”. Estos esquemas, se basan en la conjunción de las regiones costeras con una vocación y características portuarias similares.

Los SIPCOs también contemplarían la relación puerto-ciudad y las relaciones comerciales con otros puertos de la misma región. Además se realizaría un un diagnóstico de la infraestructura disponible y la conectividad intermodal, y de su relación con el medio ambiente.

Con esto, el gobierno federal busca incentivar la construcción de infraestructura portuaria y el asentamiento de industrias en las zonas costeras del país, además de mejorar la conectividad intermodal de los recintos portuarios y convertir a los puertos en plataformas logísticas integrales que den valor agregado a las cadenas logísticas.

Para el CEO de Caxxor Group, “el potencial logístico portuario podría aumentar al menos 4 o 5 veces en los próximos años” pero aún así se estaría a la mitad de lo que México puede lograr “con políticas públicas adecuadas y con una agresiva determinación para atraer inversión”.

Carlos Ortiz refirió que “hay interés de industriales, navieros e inversionistas por el país. Sin embargo, aún hay mucho que trabajar para que en México podamos posicionarnos como una potencia para los negocios internacionales”.

Caxxor consideró que el PSCT “es un buen paso” no sólo con visión de suficiencia, sino estratégica. “El mundo logístico actual no se puede concebir sin la interacción multimodal, sin embargo pensamos que aún podemos ir más allá e impulsar a México como un referente global en materia logística”.

Estos son los SIPCOs que establece el gobierno federal

Región Noroeste:

Ensenada, Guaymas, Topolobampo y Mazatlán que conectan a los estados del Pacífico Norte de México, al mismo tiempo que moviliza carga a los puertos de la costa este de Estados Unidos de América.

Región Noreste:

Altamira y Tampico que tienen influencia en el desarrollo del noreste-centro del país mediante las redes carreteras y ferroviarias.

Región Central:

Vallarta, Manzanillo, Lázaro Cárdenas, Tuxpan y Veracruz que tienen una influencia directa en los centros de producción y consumo del altiplano central.

Región Sureste:

Está conformado por los puertos de Dos Bocas, Salina Cruz, Coatzacoalcos y Puerto Madero. Esta es una región de suma importancia para el crecimiento nacional debido a la falta de desarrollo económico. “Es necesario vincularla al resto de las regiones del país”.

Región Peninsular:

Progreso, este puerto constituye la única plataforma al mar para impulsar el dinamismo y la diversificación del comercio interior y exterior de la Península, al mismo tiempo que es el acceso marítimo internacional al turismo para la región, por lo que “complementa la oferta portuaria en el Caribe Mexicano”.

Publicidad
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad