Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿La mejora en infraestructura de EU que propone Joe Biden es posible?

El candidato a la presidencia de Estados Unidos ha propuesto diversos planes para hacer grandes obras, pero se enfrentará a un país endeudado y con un clima político complejo. 
jue 22 octubre 2020 05:00 AM
Joe Biden
Joe Biden habla sobre mejorar la infraestructura de Estados Unidos y hacerla más sustentable

Joe Biden, candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, ha planteado una idea clara en su campaña hacia las elecciones: en caso de resultar ganador, mejorará la infraestructura de Estados Unidos.

En sus discursos le ha dado importancia a la transformación de carreteras para conectar a las zonas marginadas del país, mejorar el diseño urbano de las ciudades para equipar a la clase media, e invertir recursos en crear construcciones más sustentables. Con estas propuestas promete dar empleo a la sociedad trabajadora del país y lograr emisiones netas cero de gases de efecto invernadero.

Publicidad

Planes que son prácticamente opuestos a los manejados por la actual administración, pero parecido a los realizados anteriormente por políticos de su partido y anteriores presidentes.

“La idea de que el gobierno promueva el crecimiento y el desarrollo de oportunidades a través de la infraestructura, no es ninguna novedad, eso viene de Keynes y es muy atractivo para los políticos demócratas. En el caso de los republicanos la idea ha sido más provocar que la inversión privada sea la que genera las oportunidades y por eso se dedican a bajar los impuestos. El proyecto de Biden es un proyecto muy lógico, muy natural y es el más común en general de las administraciones tanto americanas, como de muchos otros países”, explica a Obras y Expansión el analista Luis Rubio, presidente del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales y de México Evalúa-CIDAC.

Algunos otros políticos que han usado discursos referentes al build back better (reconstruir mejor) han sido Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, y Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido.

En Estados Unidos, por el lado de sustentabilidad, Jimmy Carter fue quien intentó realizar acciones llamativas como poner paneles solares en la Casa Blanca, plan que se interrumpió al no poder conseguir un segundo periodo de gobierno. Y en el 2000 el candidato Al Gore, cuyos planes no pudieron realizarse al no ser electo como candidato demócrata a la presidencia, especifica Juan Carlos Barrón, investigador y secretario académico del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (Cisan) de la UNAM.

Sin embargo, estrategias similares fueron olvidados durante los gobiernos adelantes, por lo que suenan “refrescantes” en el discurso de Joe Biden.

Entre arrepentidos, jóvenes y latinos, Biden puede quitarle a Trump la crucial Arizona

Publicidad

La factibilidad de los planes

Estados Unidos sí sufre un deterioro en su infraestructura, principalmente en la zona noreste del país, apunta Luis Rubio. Y los proyectos ayudarían a crear demanda de materiales como cemento, acero y madera, lo que fomentaría el empleo; no obstante, su realización no sería sencilla.

“Si tomara la presidencia en enero no se va a encontrar con un país en ceros, sino con un país todavía con el proceso de la pandemia y, por lo tanto, va a haber un conjunto de temas urgentes para cualquier presidente del mundo y también de Estados Unidos durante el 2021 en donde la reactivación económica lejos de un plan tan ambicioso y optimista”, comenta Juan Carlos, también académico de negocios internacionales en la Facultad de Contaduría y Administración en la UNAM.

Los servicios presupuestarios del Congreso estimaron en septiembre que la deuda pública en Estados Unidos superará al Producto Interno Bruto (PIB) del país en 2021. Para 2020 estima un déficit fiscal de 3.3 billones de dólares, situación que complica este y otros planes de cualquiera que sea el candidato que llegue a la presidencia. La realidad podría convertir a los planes de Biden en sólo promesas de campaña que simpatizan con los votantes que difieren de las ideas de Trump, quien durante su gestión salió del Acuerdo de París sobre el cambio climático, considerando las propuestas de infraestructura sustentable.

Además, el elemento político también complica que los proyectos se hagan realidad. La composición del Congreso de Estados Unidos influirá en la aprobación de proyectos. Si la mayor parte de la Cámara de Representantes y el Senado lo apoyan, pueden ser viables.

“Los llamados progresistas de más izquierda tiene mucho más fuerza y eso va a hacer que las disputas sobre qué gastar, van a ser mucho más grandes y allí hay todo una brecha enorme entre Biden y lo que él representa con lo que representan estos nuevos grupos, no tanto si hay los recursos porque sería aumentar los impuestos esencialmente para eliminar las disminuciones para las personas más ricas y tratando de darles un beneficio a las familias de clase media”, detalla el especialista Luis Rubio.

Por ejemplo, en el caso de transformar los edificios a inmuebles más sustentables, la estrategia podría establecerse a través de incentivos para que las empresas contribuyan, como descuentos de impuestos.

De ganar y llevar a cabo los planes, Joe Biden podría mantener buena relación con los gobernantes de México y Canadá por el entendimiento de esta materia, ya que trata de hacer “malabares” para mantener la compatibilidad discursiva entre políticas verdes e inversión en ferrocarriles y transporte.

Publicidad

Las propuestas en infraestructura de Joe Biden

- Una legislación de infraestructura que incorpore las disposiciones laborales contenidas en la Ley de Energía.
- Proyectos con financiamiento del gobierno de Estados Unidos deberán adquirir material en el país.
- Cada dólar federal gastado en la reconstrucción de la infraestructura se utilizará para prevenir, reducir y sobrellevar los impactos de esta crisis climática.
- Inversión en sistemas de transporte que desincentiven el uso del automóvil privado.
- La construcción de una red ferroviaria nacional de alta velocidad.
- Brindar a propietarios de vivienda y negocios nuevos incentivos para modernizar sus estructuras y reducir la huella de carbono.
- Inversión en zonas marginadas para mejorar la infraestructura y garantizar agua potable, carreteras bien pavimentadas, banda ancha de alta velocidad, escuelas seguras y viviendas asequibles.
- Gastar 50,000 millones de dólares en mejoras de carreteras durante el primer año de gobierno.
- Trabajar con ciudades del país para construir "calles completas" en las que puedan convivir automóviles, ciclistas y peatones.
- Atenderá un proceso de participación pública en la planificación de los nuevos proyectos de transporte.
- Creará un nuevo Fondo de Restauración de la Comunidad.
- Dar nuevos ingresos al Fondo del Fideicomiso de Carreteras.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad