Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El desplome de la Línea 12 fue causado por una mala construcción de origen

La mala colocación de los pernos causó grietas y pandeo en las vigas, lo que restó resistencia en el tramo entre las estaciones Olivo y Tezonco donde ocurrió el accidente.
mar 07 septiembre 2021 03:12 PM
A tres meses del derrumbe de dos trenes del metro en la estación Olivos de la Línea 12, la zona cero se mantiene resguardada por elementos de la Policía
A tres meses del derrumbe de dos trenes del metro en la estación Olivos de la Línea 12, la zona cero se mantiene resguardada por elementos de la Policía.

El colapso del tramo elevado de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, el pasado 3 de mayo, que provocó la muerte de 27 personas, fue causado por un pandeo en las vigas norte y sur de la estructura por la deficiencia en las soldaduras y la mala colocación de los pernos. Esto hizo que la obra "perdiera su estructura compuesta”. El acero que sostenía la infraestructura operaba como dos vigas paralelas independientes (una de concreto y una de acero), por lo que se debilitó su resistencia y llevó al pandeo, propagó grietas de fatiga y se redujo su capacidad de carga, determinó la empresa noruega DNV, que realizó el peritaje del accidente y presentó sus conclusiones este martes.

Es decir, según este análisis, el desplome se debió a deficiencias cometidas por las empresas en el proceso de construcción, que se vieron agravadas por el impacto del sismo de 2017. Carso, ICA y Alstom fueron las constructoras de la obra y participaron en el reforzamiento tras el sismo de 2017, pero el tramo accidentado estuvo a cargo de Carso, la empresa de Carlos Slim. Este 2021 también se harán cargo de la rehabilitación.

Publicidad

La deformación ya había sido identificada en noviembre de 2017, durante los trabajos de reforzamiento tras el sismo. "Lo que indica que la estructura ya se encontraba en una condición comprometida antes", añadió la compañía.

En las fisuras, además, se encontró una mancha de humedad que separaba las uniones, indicio de que el agua se estaba acumulando y encontrando rutas de filtración desde la parte superior de la cubierta. Defectos en las propiedades mecánicas de las vigas y en el diseño del marco transversal también sumaron al colapso. Estos no cumplieron con certificaciones de diseño después de hacer la revisión. Respecto a las soldaduras, se identificó que se usaron barras de acero como relleno, práctica que debilitó las uniones.

Por los hallazgos, la empresa determinó que también durante la construcción se causaron daños por impacto con un martillo neumático, que después fueron rellenados con concreto que no estaba previsto al inicio, ya que las piezas fueron prefabricadas. "Esto indica que los orificios que se usaron para tener acceso a las vigas de acero para soldar los pernos se hicieron después de que se colocaron las losas de concreto precolado sobre la parte superior de las vigas de acero", detalla el informe de DNV.

En cuanto al concreto, después de hacer las pruebas de laboratorio se concluyó que hubo deficiencias en comparación con el diseño originalmente planteado. Partes de la columna, paneles y losas resultaron con criterios debajo de las especificaciones mínimas.

En cambio, el peritaje afirma que material de las vías y la estructura de soporte del suelo no propiciaron el desplome, ya que después del análisis se encontraron en un estado correcto.

 
Publicidad
Publicidad