Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El crecimiento de rentas en la CDMX continuará sin freno

A pesar de que los precios duplican al salario de la mayoría de la población, la demanda de inmuebles continúa empujando los precios hacia arriba.
vie 12 noviembre 2021 05:05 AM
Ciudad de M´éxico vista aérea
La renta continuará aumentando en la CDMX.

A pesar de que en las últimas décadas el ritmo de crecimiento poblacional de la CDMX ha descendido (de 2010 a 2020 la tasa se ubicó en 0.4), el costo de las viviendas sigue a la alza y en discrepancia con la capacidad de pago de los pobladores.

El precio promedio de rentar un departamento de dos recámaras en la capital del país es de 22,314 pesos, indican datos de Vivanuncios. Mientras que el salario de las personas pertenecientes a la generación millennial —la que más requiere nuevos inmuebles—, se ubica alrededor de los 9,329 pesos mensuales, según BBVA.

Publicidad

“De alguna manera, la Ciudad de México sigue siendo un polo de atracción de empleo, de gente, que hace que lleguen los agentes económicos y eso hace que se disparen los precios, no solo de los inmuebles, ya que responde al mercado. Por lo que el problema no es tanto el costo, sino los niveles de salario” explica Mauricio Ramírez, profesor del Tecnológico de Monterrey y especialista en Desarrollo Económico.

Los costos elevados no son sólo para el alquiler. La ventas son aún más difíciles de alcanzar. El experto calcula que una persona necesita más de 600 veces su salario completo para poder costear una vivienda.

“La renta se vuelve más viable. Por lo que su aumento de precio suele corresponder a los momentos de contracción económica, porque las personas no se arriesgan a hacer un desembolso tan alto”, agrega Rodrigo Pantoja Calderón, profesor de Arquitectura del Tec de Monterrey.

A esto se le suma la limitación física de la Ciudad de México, ya que a pesar de que en la Zona Metropolitana hay espacio, el nivel de infraestructura no se ha desarrollado lo suficiente como para igualar al del resto de la capital, lo que ha hecho que el precio se eleve aún más en colonias como Polanco, Nápoles o Escandón.

En los últimos meses, también se ha podido ver un incremento de precio a la renta al usuario final, debido a que las desarrolladoras también han experimentado encarecimiento tanto de terreno, como de recursos, y de pausas de permisos en la construcción, principalmente en 2018 con el cambio de gobierno.

Este 2021, materiales como el acero tuvieron un alza de precios. En el caso particular del metal, a nivel anual fue un incremento de 6.9%, lo que además impactó en sus derivados. Esto se tradujo en un incremento de precio de salida de vivienda de 3.6%, por citar el caso más reciente.

Incendios y sequía destruyen bosques de Bolivia

 

Entre las empresas, la competencia por ser el proyecto elegido es cada vez más cerrada, por lo que apuestan por mejorar los productos que ofrecen y aumentarlos a niveles residenciales, lo que también influye en las tarifas.

“El incremento de las rentas es un reflejo en el aumento del valor de las viviendas y el sueldo. También hay que reconocer que mucha de la vivienda, como trata de diferenciarse de otra, muchos le han apostado a muchos acabados y amenidades. Eso también ha generado mejores productos y su valor se eleva”, comenta Rodrigo.

El incremento de precios continuará

A pesar de que el grueso de la población no cuenta con recursos suficientes para rentar un departamento sola, el mercado continuará con los precios elevados ya que responde a la demanda: entre menos espacio y construcciones haya y mayor concentración de servicios, el precio irá a la alza.

“Va a seguir existiendo el crecimiento porque la gente pide inmuebles. Ya sea para rentar o para vender, hay muchos jóvenes y la demanda es muy alta. Tenemos un bono demográfico muy grande”, comenta Mauricio Ramírez.

Debido a esta demanda existente y constante, el especialista considera que no hay riesgo de burbuja inmobiliaria. Mientras que Rodrigo Pantoja, considera que si los costos no se frenan, las compañías continuarán aumentando sus inversiones y construcciones que ya no podrá pagar el mercado, y habrá una explosión.

Naruto llega a Fortnite

¿La regulación opción?

Por el momento no es posible. Aunque existen mecanismos que se han usado en el pasado e, incluso en otros países, la demanda de mercado todavía es tan alta que no permite presionar a la industria privada para ajustar el precio.

Los esfuerzos que se realizan es reducir el tamaño de las viviendas para que el precio sea más accesible para la población, así como incentivar la construcción de menor costo.

“El incremento de las rentas es un reflejo en el aumento del valor de las viviendas y el sueldo. También hay que reconocer que mucha de la vivienda, como trata de diferenciarse de otra, muchos le han apostado a muchos acabados y amenidades. Eso también ha generado mejores productos y su valor se eleva”, especificó.

 
Publicidad
Publicidad