Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El aeropuerto del futuro se diseña ahora

Lo que eran las primeras infraestructuras aeroportuarias no tienen comparación con la irrupción de la potencial quinta generación de aeropuertos comerciales, apunta Arturo Bañuelos.
vie 22 julio 2022 05:59 AM
El aeropuerto del futuro se diseña ahora
Como seres humanos, siempre tendremos la necesidad de viajar, explorar, interactuar, máxime en un mundo tan globalizado, señala Arturo Bañuelos.

(Obras) - “Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”: Henry Miller.

Los aeropuertos en todo el mundo no volverán a ser los mismos que conocimos previo al periodo de pandemia. Quizá el más cercano antecedente de una transformación tan profunda en este sector no lo encontramos sino hasta el atentado terrorista en septiembre de 2001.

Publicidad

Las nuevas condiciones globales y la urgente necesidad de garantizar la salud y seguridad de millones de usuarios están modificando de forma profunda al sector, con el fin de adecuarse a los requerimientos mundiales. La transformación de espacios en aeropuertos se implementa con base en las tendencias de consumo, los avances tecnológicos, la era digital, la inteligencia artificial, la robotización, y un sinfín de recursos.

Todos estos factores están modificando día con día la idea conceptual que tenemos sobre lo que implica ir a un aeropuerto y viajar de una ciudad a otra, a otro país u otro continente.

El aeropuerto del futuro se diseña ahora. Lo que imaginamos como una posibilidad es ya un imperativo de esta nueva realidad. El diseño aeroportuario se gestiona con base en el creciente flujo de pasajeros en todo el mundo, brindando espacios seguros pero que al mismo tiempo brinden una experiencia confortable al viajar.

La nueva arquitectura en aeropuertos se apoya en la hiperconectividad y la digitalización, el diseño y la flexibilidad de espacios, así como las nuevas tendencias en materiales, ventilación y luz natural. La flexibilidad permite maximizar los metros cuadrados de un aeropuerto para adoptar nuevas medidas de salud y seguridad, tanto visibles como invisibles. El espacio es clave.

Una tendencia importante es la ampliación de usos en los aeropuertos para incluir espacios abiertos, así como zonas abiertas que permiten la exposición solar. Aquellos pasillos largos y grises, hoy son transformados en espacios culturales, de exposiciones donde se reflejan los principales rasgos culturales que muestran la historia de la ciudad y de la sociedad.

El mundo está cambiando y lo que eran las primeras infraestructuras aeroportuarias no tienen comparación con la irrupción de la potencial quinta generación de aeropuertos comerciales. Los clásicos aeropuertos se encuentran ante el enorme reto de transformar sus espacios con el fin de responder a los desafíos que se presentaron durante la etapa culminante de la pandemia por COVID-19 y adaptarse a los desafíos de la inesperada realidad.

En México, paulatinamente pero de forma sostenida, los aeropuertos están modificado sus espacios. El reto no es menor, se trata de ponerse a la vanguardia mundial y no quedarse estancados ante los cambios en el sector. Hacerlo implica colaborar en la reactivación del sector turístico y de negocios, así como de la atracción de inversión extranjera, fundamentales para el crecimiento económico de México.

Recordemos que un aeropuerto es la primera y última impresión que un turista tiene de la ciudad o país que visita. Por lo tanto, deben brindar una experiencia positiva al visitante, dando una visión anticipada de la sociedad y de las costumbres locales.

 

El recientemente inaugurado Edificio Procesador y el Cross Border Xpress en el Aeropuerto Internacional de Tijuana, o las adecuaciones y remodelaciones que se realizan o realizaron en las diferentes terminales del aeropuerto de Cancún, así como las renovaciones del aeropuerto de San José del Cabo, proyectos en los que ha colaborado JLL, son ejemplos de que México está potenciando sus espacios y renovando su infraestructura en beneficio de los usuarios y de la reactivación económica del sector.

Uno de los objetivos de estos proyectos es que sean espacios sustentables y con ello disminuir su impacto ambiental. Para ello, se aprovechan tecnologías de última generación e innovaciones para entregar instalaciones que cumplan con los más altos estándares de protección al medio ambiente y con ello reducir su huella de carbono.

Un aeropuerto del futuro será sostenible, con identidad propia, confortable y elegante, dinámico e innovador. Contará con espacios que tendrán que ser muy flexibles para que se puedan adecuar casi de forma instantánea ante cualquier escenario.

Como seres humanos, siempre tendremos la necesidad de viajar, explorar, interactuar, máxime en un mundo tan globalizado. Todos debemos, desde nuestro campo de acción, contribuir a que la experiencia de viajar sea cada vez más memorable.

Nota del editor: Arturo Bañuelos es Director Ejecutivo de la División de Administración de Proyectos y Desarrollos de JLL México. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad