Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Génesis de un bache

Los hidrocarburos, gasolina y diésel son los principales disolventes del asfalto, señala Paul Garnica Anguas.
mié 10 agosto 2022 06:00 AM
Baches en la CDMX
Llega un momento en que el cúmulo de micro fisuras aumenta su tamaño y va permitiendo que el agua de lluvia penetre cada vez más y más, apunta Paul Garnica Anguas.

(Obras) - ¿Has notado que cuando empieza la época de lluvias aparece una especie de agua jabonosa en las calles de la ciudad? Es el resultado de la reacción entre los contaminantes acumulados en las calles y el agua de las primeras lluvias.

Los elementos químicos predominantes son, sin duda, hidrocarburos. El resultado de este fenómeno es la aparición, casi instantánea, de los baches.

Publicidad

Y es que el bache tiene un origen, es resultado de un proceso. Al principio el pavimento asfáltico es nuevo, no tiene defectos. Al paso del tiempo, que pueden ser meses o años, pues nada es instantáneo, empiezan a presentarse en su interior micro fisuras debido a la acción del paso de los vehículos en una vialidad, vehículos de todo tipo pero sobre todo, por les vehículos más pesados, y también por la acción de la temperatura, la precipitación, la radiación ultra violeta, la edad (el asfalto envejece también) y de repente vemos aparecer esas grietas en la superficie de nuestra vialidad.

Llega un momento que este cúmulo de micro fisuras aumenta su tamaño y va permitiendo que el agua de lluvia penetre cada vez más y más. Y no es la sola agua de lluvia, es esa agua jabonosa compuesta de hidrocarburos que asesta el golpe final a nuestro pavimento asfáltico, por lo que un buen día, el bache aparece.

En vez de tener que reparar una y otra vez esos baches, que además se suele hacer de manera muy artesanal, y buscar recursos infinitos para apalancar una política de mantenimiento vial basada en reparar baches, la política debería ser proactiva. Una posible solución: barrer las calles.

¿Barrer las calles? Sí, y hay que hacerlo antes del inicio de la época de lluvias, para evitar la acumulación de esos polvos contaminantes que después serán el ingrediente principal de nuestra agua jabonosa llena de hidrocarburos.

Y es que los hidrocarburos, gasolina y diésel son los principales disolventes del asfalto. Basta con ver los daños que ocasiona una pipa de combustible en alguno de esos accidentes ocasionales donde se vierte toda la gasolina que transporta en el pavimento. Destrucción total.

Así que a barrer se ha dicho. Lo que más odiamos los automovilistas en una calle son los baches.

Nota del editor: Paul Garnica Anguas es Gerente General en CIID, Centro de Innovación en Seguridad Vial e Infraestructura. Síguelo en LinkedIn y/o en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad
Publicidad