Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Inmuebles en México, lejos de la prevención contra incendios

Solo 8% de los edificios en territorio nacional tiene uno. A diferencia de otras naciones, el país carece de una norma que obligue a inmuebles a contar con un sistema contra siniestros.
Sistema contra incendios
Sistema contra incendios - (Foto: Cortesía)

México carece de una cultura de prevención contra incendios, lo cual se refleja en que tan solo 8% de los edificios en el país cuentan con un sistema contra siniestros de esa naturaleza, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Rociadores Automáticos Contra Incendios.

“Culturalmente hablando, en México estamos retrasados en la cuestión de sistemas contra incendios porque pensamos que nunca pasa nada, que los sistemas para incendios se ponen para no usarse”, comentó el gerente regional de protección contra incendios en Victaulic, Wilfredo Blancarte, en entrevista con Obrasweb.mx.

Colocar un sistema contra incendios puede parecer un gasto fuerte para las empresas. Instalar uno de estos sistemas en una planta o en un centro de distribución cuesta en promedio 3 dólares por pie cuadrado; si se trata de un edificio, el costo se puede elevar a 5 dólares por pie cuadrado.

Recomendamos:  Los grandes pasos de la regulación para prevenir incendios

Sin embargo, el costo de no instalarlo puede ser mucho más alto. Blancarte afirma que una compañía puede perder en un incendio hasta el doble del precio de la inversión en el inmueble y en el inventario, pues al dejar de operar, pierde parte de su mercado y ventas.

En México, abundó, son pocas empresas las que instalan sistemas contra incendios en sus instalaciones y la mayoría de ellas son compañías extranjeras que traen a territorio nacional los estándares de operación de sus países de origen; sin embargo, las empresas nacionales no utilizan estas soluciones.

Publicidad

En el país no existe una norma que obligue a los inmuebles, como medida de seguridad, incluir algún sistema contra una deflagración. La NOM 002 de Condiciones de seguridad-prevención contra incendios en los centros de trabajo es optativa, no obligatoria, explica.  

Lee también:  Los incendios pudieron prevenirse en los antros

En cambio, en otros países hay asociaciones que se encargan de desarrollar los códigos y las normas que rigen a la industria en términos de prevención contra indicios. En Estados Unidos, las normas y códigos hechos por la NFPA (National Fire Protection Association) son incorporados por muchos estados, lo que los convierte en un estándar en la industria.

Tienen capítulos en otros países, como Argentina, Colombia y México, aunque en este caso, sus acciones no son vinculantes.

Los sistemas en el mercado

En el mercado hay varios tipos de sistemas contra incendios. Los más comunes, son los rociadores de agua. Es una serie de tuberías que llevan agua a los rociadores que están instalados a lo largo del inmueble. Cuando hay un incendio, estos rociadores se abren y dejan caer el agua en el área dónde está el fuego.

Con estos equipos se pueden gastar entre 1,000 y 4,000 galones de agua por minuto en caso de siniestro, dependiendo de la intensidad del fuego y del tipo de combustible que se va atacar.

No obstante, también existen sistemas de suspensión, que combinan agua con un gas inerte, como nitrógeno, formando una nube con pequeñas gotas de agua que inundan el área.

Esa nube absorbe el calor de la habitación y reduce los niveles de oxígeno, uno de los precursores del fuego, hasta un punto seguro para el ser humano, pero que impide que el fuego se sostenga.

Estos sistemas, además de utilizar una cantidad mucho menor de agua, menos de un galón por minuto, aseguró Blancarte, cubren una mayor zona que un rociador de agua y los residuos que deja sobre las instalaciones son más fáciles de retirar.

En ese sentido, esta modalidad es ideal para los centros de datos, donde se intenta proteger al máximo los servidores y equipo de cómputo.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad