Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

No más errores en el diseño de los edificios

OPINIÓN: La mayoría espera y exige que un inmueble sea seguro y útil. Es evidente que muchos errores son provocados por un mal diseño estructural.
523_Antonio Toca
523_Antonio Toca - (Foto: Especial)

Nota del editor: Esta columna se publicó originalmente en la  edición 523 de la revista Obras , 'Las  100 empresas más grandes  de la construcción en México', correspondiente a julio de 2016.

(CIUDAD DE MÉXICO) – Dicen que los médicos entierran sus errores, y que los arquitectos recomiendan ponerles plantas; lo que ahora se facilita con las fachadas "verdes". Durante siglos los errores en arquitectura o se derrumbaban o se sufrían diariamente, pero no había responsables.

A partir de que los edificios se han vuelto más complejos, se tornan evidentes múltiples errores; como cristales que se caen de las fachadas; áreas que en verano son un horno y en invierno una nevera, y enormes espacios que no tienen un uso definido, o que son mal diseñados por arquitectos que tienen más denuncias que premios.

La crisis inmobiliaria ha revelado fallas monumentales, que son una prueba de la corrupción e irresponsabilidad de autoridades que alentaron la codicia e incompetencia, así como de arquitectos que diseñaron con más rapidez que talento. En una profesión que requiere muchos participantes, pocos edificios se libran de errores que muestran la importancia funcional de la arquitectura.

OPINIÓN: México, un país megaurbanizado

La "justificación" de que la arquitectura es una actividad artística es cada vez más absurda y menos creíble, sobre todo por los que pagan o sufren diariamente por sus descuidos. Aunque algunos se toman en serio que una obra artística no tiene utilidad, la mayoría espera y exige que un edificio sea seguro y útil. De la belleza mejor no hablamos, ante la fealdad de la mayoría de los edificios que tienen un culpable que los diseñó o construyó.  

Publicidad

La acumulación de esos errores ha provocado —en muy poco tiempo— una reacción para prevenirlos y evitarlos. Las diversas certificaciones internacionales, para evaluar el funcionamiento de los edificios, han provocado que se exija cada vez más que cumplan con normas que reportan mejores diseños y ahorros en el mantenimiento de los edificios.

Lee: Los 10 edificios de mayor altura en Monterrey

Prever o cuantificar errores con pruebas objetivas y medibles es urgente; porque las fallas revelan que un mal diseño puede tener consecuencias ambientales, económicas y sociales graves. Aunque es evidente que los problemas de construcción son inevitables en el diseño de espacios complejos, lo que cada vez se cuestiona más es que se repitan descuidos que pueden evitarse.

En la arquitectura moderna se ha arriesgado para crear algunas tipologías, para lograr formas inéditas, o para proponer materiales nuevos. Aunque estos riesgos han producido avances valiosos, lo que no se debe ocultar es que muchas veces también han provocado accidentes o pérdidas materiales por malos diseños. Un ejemplo son los pisos económicos y de gran resistencia, como los vinílicos o mosaicos, que se han sustituido por materiales más caros y menos durables.

ESPECIAL: Las 100 empresas más importantes de México

Lo habitual, ante la acumulación de errores, ha sido atribuirlos al constructor. Sin embargo, no hay duda de que muchos son provocados por un mal diseño estructural, que derivan en sobrecostos o accidentes graves; por mal funcionamiento del edificio, o por sobredimensionamiento de áreas, que se convierten en costosos problemas de mantenimiento, que han llegado a demandas ante los juzgados.

Afortunadamente, la rápida aparición y el uso de sistemas de modelado digital BIM (Building Information Modeling) ha facilitado la detección de errores en los proyectos de arquitectura, ingeniería e instalaciones, que permite darse cuenta de muchos errores y problemas antes de la construcción.

_______

* Arquitecto e investigador de temas de urbanismo.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad