Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La arquitectura mexicana que elimina los límites entre el interior y exterior

Los diseños de la última década resaltan el uso de materiales transparentes para dar apertura a los espacios, además de recurrir a la vegetación para crear ecosistemas íntimos.
vie 09 abril 2021 03:57 PM
Arquitectura-casa-la platanera- alberto kalach
La Platanera - Taller de Arquitectura X

La eliminación de los límites entre el interior y exterior, así como la predominancia de las plantas y árboles en los espacios, es una tendencia que se ha aplicado a todos los entornos.

Durante la pandemia se hizo más visible por la necesidad de no sentir el encierro provocado por la cuarentena. Sin embargo, estos elementos llevan más tiempo siendo protagonistas de la arquitectura mexicana.

Publicidad

Figuras como Alberto Kalach, Frida Escobedo, Michel Rojkind y Fernanda Canales los han implementados en viviendas, comercios y espacios públicos.

Algunas de sus obras:

La Platanera - Taller de Arquitectura X (TAX) - Ciudad de México

La vivienda, construida en 2014, está totalmente inmersa en vegetación que parece aislar a la obra para crear un propio ecosistema en el que es difícil determinar si hay límites en su colindancia con el resto de la ciudad.

El despacho de arquitectura de Alberto Kalach recurrió al uso de materiales naturales como maderas y piedra que le dan calidez al lugar, sin quitarle el protagonismo a las plantas que, en las fachadas más largas del inmueble, van de piso a techo para que su altura no rompa con el entorno.

Algunos de los muros de la vivienda son cristales totalmente transparentes, por lo que pareciera que nunca se está al interior del todo. Para compensar el concepto y dar la intimidad que una vivienda requiere, TAX usó vigas en los techos para agregar confort y calidez, así como pisos de duela y estaturas bajas.

Casa Pasiddhi - Rojkind Arquitectos - Estado de México

La obra aún está en proceso de construcción. Comenzó a ser diseñada en el año 2017 para la Hacienda de Valle Escondido, dentro de una zona residencial. El jardín es el punto en el que giran todos los elementos de la casa, y al que apuntan las vistas de las habitaciones.

“En la Casa Pasiddhi, un tradicional programa arquitectónico de una vivienda se convierte en un proyecto de recorridos, todo sucede a través de las escaleras y circulaciones contenidas en un sólido volumen laberíntico con múltiples accesos; su recorrido se hace en penumbras sólo iluminado por entradas de luz cenitales”, explica Rojkind Arquitectos, a cargo de Michel Rojkind.

En el interior del lugar se puede encontrar abundante iluminación natural gracias a los cristales que hacen un perímetro imperceptible. Mientras que afuera, los espacios son cubiertos por el volumen del terreno que da a la casa distintas facetas.

Publicidad

Niddo Café - Frida Escobedo - Ciudad de México

La arquitecta Frida Escobedo demuestra con esta obra que la tendencia inside-out no sólo es aplicable a viviendas o entornos más controlados. Con Niddo Café, ubicado en la colonia Juárez, logra la percepción de mostrar un espacio exterior, aunque no rebase los límites del local.

Para lograrlo decidió abrir por completo la fachada del lugar y sólo agregar cristales enmarcados para mantener la seguridad de los visitantes. Las barras en las que se sirven las bebidas se encuentran reunidas en un cuerpo volumétrico y prácticamente en el límite con la banqueta.

El recorrido gira alrededor de este espacio, por lo que desde cualquier punto se mira de frente al exterior. Los muros están revestidos con azulejos verde oscuro y brillantes, lo que da la sensación de estar en un ambiente vegetal, a pesar de que en el interior por la naturaleza de negocio no pueden abundar las plantas.

Centro Cultural Elena Garro - Fernanda Canales - Ciudad de México

La obra de Fernanda Canales se convirtió en un ícono de la capital del país desde 2012 que fue construida. Aunque tiene más tiempo de haber sido construida, en comparación con el resto de los proyectos, es una muestra de cómo espacios culturales y comerciales pueden adoptar la tendencia.

El proyecto se ubica en la alcaldía Coyoacán, en donde se adaptó una casona que ya estaba en el sitio desde principios del siglo XX; “la necesidad de conservar el inmueble existente condujo a la decisión de que el proyecto destacara los nuevos usos y, al mismo tiempo, respetara el cascarón original”, explica el despacho de arquitectura.

Por lo que la solución fue un marco de acceso que no sólo permite ver a la edificación original al interior, también hace partícipe a las personas que caminen por la calle y de manera inversa permite que el visitante no se sienta totalmente aislado de su entorno urbano.

Alrededor hay jardines que llegan hasta el núcleo del centro cultural sin límites aparentes.

Publicidad
Publicidad
Publicidad