Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

30 años de la arquitectura de Francisco González Pulido

Las tres décadas son un parteaguas en la carrera del arquitecto, que mira hacia su pasado sólo para saber cómo continuar diseñando con una visión hacia el futuro.
lun 12 julio 2021 05:00 AM
FGO en Monterrey
Exposición 30 años, 30 historias, 30 proyectos

Francisco González Pulido, fundador de FGP Atelier, trabaja en proyectos que van más allá del presente y dan soluciones al futuro: el plan maestro del primer aeropuerto de drones de carga, en Dubai, la construcción de una torre de 400 metros de altura en Nanjing y la producción de viviendas sociales desdoblables, prefabricadas con materiales de alta calidad.

No es fácil enfrentarse a diseñar realidades que apenas se construyen, pero el arquitecto cuenta con 30 años de trayectoria en las que siempre ha usado la imaginación para crear proyectos que impacten a miles de personas —como el estadio Alfredo Harp Helú en la Ciudad de México—.

Publicidad

Para reconocerlo, en el Museo Metropolitano de Monterrey Nuevo León se inauguró la muestra 30 años, 30 historias, 30 proyectos, hasta el 12 de septiembre, disponible hasta el 21 de septiembre. Con motivo de esta exposición, Obras habló con el arquitecto sobre las reflexiones y aprendizajes durante sus tres décadas de trabajo.

¿Cómo define su arquitectura?

Me interesa que las cosas funcionen primero que otra cosa, y esa funcionalidad desde mi punto de vista resulta en una belleza muy particular, no todas las cosas bellas funcionan, pero para mí las que funcionan son muy bonitas, muy bellas. Yo creo que una base muy importante de mi trabajo ha sido cómo desde un ángulo muy científico, un método bastante enfocado en entender el contexto, tecnología de un lugar, su estructura, pero realmente entenderlas, realmente adentrarnos con profundidad a todo lo que está alrededor de este objeto que vamos a diseñar y cómo el objeto realmente responde.

Después de treinta años de estar haciendo esto, concluyo, y no lo digo como algo final, espero que me queden al menos 30 años más, que cuando enfocamos la solución del problema en bases muy racionales, muy lógicas, en argumentos casi científicos, los resultados son extraordinarios, porque comenzamos a crear obras que se convierten en objetos muy trascendentes, no solo por cómo se ven, si no por lo que significan. Yo creo que cuando hacemos esa suma de un proceso tan integrado como es el mío, en donde el rol de la ingeniería, la tecnología, ciencia, y arquitectura, tienen un porcentaje de contribución muy similar, el resultado es una obra muy simbiótica que al fina se refleja en una obra muy trascendente para una cultura, para un país, para una ciudad.

¿Cómo ha percibido que influyen sus diseños en la sociedad y viceversa?

Puedo dar muchos ejemplos, pero uno que me resultó muy trascendente es del estadio de los Diablos Rojos en la Ciudad de México, es un proyecto que cuando fue concebido dio una perspectiva de cómo México vive en béisbol, cómo los mexicanos se integran a la experiencia de una forma muy particular y muy única. Y cuando diseñas un edificio que verdaderamente responde a esa expectativa del aficionado, el que ha sido realmente aficionado de hueso colorado, desde los orígenes del equipo hasta la fecha, cuando el edificio abre, y ves cómo el aficionado, el no aficionado, el novato, el que empieza a meterse al tema del béisbol, el dueño del equipo, los jugadores, todos en su conjunto tienen una respuesta tan positiva, realmente esa sensación de que ha sido capaz el arquitecto de plasmar físicamente en un edificio algo que representa algo tan profundo como pueden ser los sueños, las ambiciones, las aspiraciones de un aficionado.

Eso es algo que es difícil de lograr, porque ¿cómo le puedes dar gusto a 22,000 espectadores?, no puedes hablar con todas las personas sobre qué piensan e imaginan, eso es algo que el arquitecto debe imaginar y tratar de internet y plasmarlo en un edificio como este. Otro ejemplo menos concreto porque no algunos no están construidos todavía, pero algunos de los diseños aeroportuarios tienen esa universalidad o globalidad que son objetos que están diseñados para un público masivo, estás hablando del aeropuerto de Tailandia 65 millones de pasajeros, también no puedes diseñar para todo el mundo en su individualidad, debes tomar un rol muy ambicioso, entender la conducta, estructuras, masas de gente en volúmenes muy grandes y cómo eso se traduce en una obra que nos representa y nos hace vivir muy bien. Es un arte, algo muy difícil y que cuando se logra el arquitecto ha logrado algo importante.

Publicidad

¿Cómo participar en proyectos tan futuristas e innovadores que para muchas personas aún parecen lejos?

Hemos enfrentado recientemente un reto interesante, estamos en la contienda de poder hacer un proyecto que sería la primera terminal de drones en el mundo, que estaría en Dubai, es un concurso, estamos varias firmas concursando por esto, nos han dicho que quedamos dos, es un orgullo como mexicanos representar al país en algo tan importante, tan revolucionario. ¿Cómo enfrentarte a esto?. El trabajo multidisciplinario me parece que se ha puesto de moda pero no se ha entendido.

Tengo 25 años haciendo trabajo multidisciplinario porque para lograr grandes proyectos necesitas de muchas mentes y de grandes equipos hay una gran variedad en la arquitectura y se habla mucho de que los arquitectos son los creadores de estas obras, pero en realidad es el trabajo multidisciplinario, la colaboración de lo que se realmente se logran estos grandes proyectos. Enfrentarnos a proyectos como esto tienen primero el reto tecnológico, por lo que hay que formar equipos muy diversos, el otro aspecto es de alguna manera comenzar a establecer a través de un proyecto un precedente, un antecedente del futuro. Eso conlleva muchos riesgos porque es difícil ver qué va a pasar con estos proyectos, pero es muy interesante formar parte de este grupo de pioneros que empezamos a pensar diferente.

El impacto que va a tener en el futuro de los aeropuertos que estas aeronaves se sustituyan por drones, el impacto es enorme, primero en términos de espacio, cuando tú ves la huella de un aeropuerto, la gran parte del territorio de ese proyecto es utilizada para temas de infraestructura de las aeronaves, no del pasajero, las pistas tienen 4 km de longitud. Cuando pones cuatro pistas de ese tamaño a un aeropuerto estas hablando de una extensión territorial muy importante, cómo la tecnología nos lleva a replantearnos el uso del espacio, cómo vamos a diseñar los espacios urbanos, esa sustitución de ese territorio por una estructura más significativa como puede ser vivienda, oficinas, o entretenimiento.

Lo que es muy interesante de estos proyectos visionarios es que pueden ser muy transformadores y es muy emocionante como arquitecto poder trabajar en proyectos que pueden tener un impacto no solamente urbano, sino social tan significativo.

Una exposición digital recrea la vida y obra de pintora mexicana Frida Kahlo

¿Qué le falta a la arquitectura mexicana?

He tenido grandes experiencias de colaboración multidisciplinaria en otras partes del mundo, los primeros de mi tiempo en Estados Unidos hicimos muchos proyectos en Alemania, en particular, y fue muy interesante cómo la colaboración era genuinamente disciplinaria en donde los arquitectos y los ingenieros trabajaban de alguna forma completamente sinergética, y los proyectos de alguna manera reflejaban este proceso, los proyectos se veían muy bien articulados, pensados, respondiendo al clima, a los entornos.

Esa es una tarea que es muy importante para que un proyecto se realice con éxito, mi experiencia en México ha sido diferente, creo que no se ha entendido completamente este concepto y no se ha adoptado al 100% y es me parece un poco desafortunado porque somos muy creativos, muy inventivos, cuando trabajas en obra en México , de repente las soluciones que se le dan en obra a los retos que presentan los proyectos son increíblemente creativas.

Considero que es muy importante hacer más énfasis en el desarrollo de una colaboración multidisciplinaria, porque creo que en México hay grandes ingenieros, pero es parte de la cultura de nuestros clientes, han crecido con la cultura de que los ingenieros vienen a resolver los problemas de los arquitectos y no es así, es un proceso completamente cruzado y las contribuciones de cada uno de estos grupos son muy importantes para lograr un proyecto de alta calidad.

Eso restablecer qué significa esa colaboración, todavía nos falta un poquito para llegar a esto. y no hablo solamente de México, lo he vivido también en Estados Unidos y Sudamérica, creo que América en general trae un tema de rezago de cómo integrar un proceso multidisciplinario al diseño y hay grandes ventajas, ahorros en términos de consumos de energía, en el diseño de una estructura, que son cosas valiosísimas para un cliente.

Publicidad

¿Y cómo se ve la innovación en proyectos contrastantes como las viviendas de bajo costo?

El tema de la vivienda de bajo costo es un tema que me ha apasionado siempre. Mi proyecto final de maestría estuvo muy enfocado en vivienda de bajo costo, diseñé una vivienda que se llamaba la casa sintética que era un proyecto de una vivienda de 32 metros cuadrados que se podía expandir a 64 o a 128 y que estaba basado en ideas de prefabricación.

Actualmente estoy en un un proyecto muy interesante, tengo un socio, un diseñador de producto en este proyecto y estamos trabajando en un modelo de vivienda de 40 metros cuadrados que viene completamente hecho de fábrica, es un módulo que podemos fabricar 15 módulos al día, es decir, 15 viviendas y esa vivienda una vez que llegan en un trailer y la descargas al terreno que vas a montar, toma hora y media desdoblarla, literalmente se desdobla. Está hecha con materiales de alta calidad y rendimiento, y una vez desdoblada solo necesitas una cama, sofá y dos sillas y traer tu ropa literalmente, viene con cocina, con un baño completo, con un armario con una mesa de comedor, puertas, ventanas, lista para conectarse al gas, electricidad, al drenaje.

Es un territorio en donde hay gran potencial, no es ciencia ficción, ya se está realizando, ya tenemos tres viviendas fabricadas, se está montando una fábrica de alta producción en Nevada para empezar a producir este producto y es un tema que a mí me parece que es muy trascendente porque normalmente la vivienda de bao costo se ha entendido como una vivienda barata y yo no creo en eso, yo creo que debe hacerse con alta calidad. Quien puede pagar esa vivienda debe tener derecho a una vivienda digna. Este proyecto busca resolver este paradigma, con materiales de muy alta calidad, 21:39 incluso con materiales de calidad superior que se usaría para hacer una vivienda o un proyecto residencial de lujo.

Es un reto importante, muy trascendente en el sentido de el futuro de la vivienda de bajo costo en el mundo y que no solamente hemos tenido una respuesta muy positiva de parte de los gobiernos, pero empezamos a ver otros grupos como empresas de tecnología u otros gubernamentales en donde le ven un uso o una aplicación muy idónea a este tipo de objeto prefabricado para otras aplicaciones como campamentos de cuando han habido huracanes, y se destruyen ciudades como pasó en Estados Unidos, poder tener un producto que puedes fabricar a una gran velocidad, montarlo en cualquier tipo de terreno porque estructuralmente son muy sólidas y tener una vivienda prácticamente instantánea de alta calidad, es en donde hay muchas posibilidades de innovación y yo creo que la innovación va a venir desde el lado de la ciencia de materiales.

Después de estos 30 años y la diversidad de proyectos en su carrera, ¿qué pasos siguen?

Yo siempre digo es que el proyecto que más me emociona es el siguiente, nunca veo al pasado. Esta exhibición en Monterrey hay quienes han llamado que es una retrospectiva y hasta cierto punto estoy de acuerdo, pero creo que esta exhibición tiene otro mensaje y es ver hacia el futuro.

En estos 30 proyectos se estamos presentando en Monterrey, se presentaron ocho proyectos construidos, dos en que están en construcción, cuatro que esperemos que se construyan ,que estamos en el veremos. Y hay otros proyectos que posiblemente no se construyan en el corto plazo y algunos que al menos a mí no me toque verlos construidos, pero espero que no sea de esa manera, pero esta exhibición plantea un futuro que no nos ha llegado todavía y hay unos edificios que están especulando, más que dar una solución o una respuesta a un problema específico, están especulando con el futuro de la ciudad, del objeto construido.

Hay una torre de un kilómetro de altura, que es un edificio muy interesante, ese edificio no es un edificio que da respuesta a un problema, porque no hay ningún país en el mundo que requiera una torre de un kilómetro de altura, ese es un tema más de ego que de necesidad, sin embargo, cuando yo desarrollo este proyecto que es una propuesta que yo desarrollo completamente independiente, que no tiene cliente, que nadie me ha pedido, es una inquietud que yo tengo y que he decidido desarrollar porque creo que un proyecto de esa escala, de esa magnitud porque nadie lo requiere.

Es un tema más de ego que de necesidad, cuando desarrollo el proyecto, como propuesta independiente, una inquietud que yo tengo y que he decidido desarrollar, porque tiene implicaciones técnicas muy interesantes. ¿Estamos preparados? ¿Tenemos la tecnología? ¿Existen las herramientas? Tenemos grandes ingenieros en el mundo. no tengo duda desde que desde el punto de vista lo podamos resolver, ¿pero tenemos realmente la ingeniería ideal para un edificio que está desafiando los límites de los materiales, de lo que significa vivir en un espacio así? Hay muchos retos para mí, espero, en los siguientes 30 años, yo esto lo veo como el inicio, estos 30 años se han hecho planteamientos muy interesantes, yo creo que los siguientes 30 años espero que me toque formar parte de soluciones que sean muy transformadoras para el futuro de la ciudad.

Este es el polémico puente que amenaza un humedal de Xochimilco

Tags

diseño arquitectónico Diseño Arquitectos
Publicidad
Publicidad