Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Jiménez Pons: "Los trenes de pasajeros no son negocio, los turísticos sí"

En entrevista, el director de Fonatur, el organismo a cargo del Tren Maya, afirma que los puntos fuertes del proyecto para su rentabilidad serán la experiencia turística de lujo y el negocio de carga.
mié 14 abril 2021 05:00 AM
Entrevista a Rogelio Jiménez Pons
Rogelio Jiménez Pons dice que el tren no se está militarizando, pero la participación de la Sedena sirve como candado para la no privatización.

La creación de un tren, con un recorrido de más de 1,500 kilómetros en el sureste de México, una de las zona de mayor rezago económico del país, bajo la dirección de un organismo turístico para ayudar a distribuir e impulsar a la industria… La idea sonaba irreal cuando se planteó por primera vez en 2018, durante la campaña del ahora presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, a tres años de darse a conocer la idea, la construcción de sus siete tramos ha comenzado y el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) promete que la primera fase sea inaugurada en 2023.

El reto ha sido enfrentado por Rogelio Jiménez Pons, director del organismo, quien le contó a Obras y Expansión desde Palenque, Chiapas, las dificultades sociales a las que se ha enfrentado el Tren Maya, así como los amparos que detienen su construcción y la experiencia que vivirán las personas que aborden el vehículo.

Publicidad

¿Cómo ha sido su experiencia al estar a cargo del megaproyecto?

Es un proyecto muy complejo que tiene, para empezar que, lo hace Fonatur y no la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Precisamente porque el encargo del presidente a Fonatur fue que, para el desarrollo de la región, tuviésemos cuidado de ver todos los aspectos que incidían de un proyecto de esta magnitud en una región muy abandonada en donde lo fundamental es cómo lograr que esta infraestructura tenga una repercusión de desarrollo y beneficio para la gente.

No sólo es la coordinación de obra de infraestructura, si no la coordinación de muchas otras acciones para hacerlo integral, en donde esté claro el beneficio de toda la población y que sirva de incentivo de crecimiento de una cosa que es muy importante: el ordenamiento territorial. Una serie de factores van a generar un cambio sustancial en los cinco estados en donde pasa el Tren Maya, entonces esa gran complejidad te obliga a ver aspectos, primero entender cómo vemos la sustentabilidad.

Nosotros la vemos como si fuese una mesa de cuatro patas, estamos obligados a que esas cuatro patas, que la primera es la economía, la segunda es el aspecto ambiental, la tercera el aspecto social y la cuarta el aspecto cultural, permitan sostener una plataforma de desarrollo equilibrada en donde ninguna de las cuatro predomine sobre otras para que no haya un desequilibrio y permite en consecuencia tener una superficie sustentable. Y aparte si tú le pones un mantel de certidumbre jurídica, puedes hacer que estos cuatro factores te permitan, si están en armonía, llegar perfectamente a ser una obra sustentable.

Científicos descubren el Orretherium tzen, un mamífero milenario de la Patagonia

¿Cuál fue el primer reto en este sentido?

La primera fue respetar y utilizar al 100% los derechos de vía existentes. Cuando mucha gente dice que estamos destruyendo la selva, digo ¿pues cuál selva?, si vamos por donde estaban las vías existentes de ferrocarril que son más de 700 kilómetros.

También vamos por las carreteras existentes. En la mayoría vamos en medio de la carretera o las líneas de alta tensión que ya son zonas en cuya certidumbre de paso no existe vegetación.

Eso también genera una serie de condiciones de que el cuidado ambiental lo tengamos prioritario en muchas cosas que estamos restituyendo que no se hicieron antes, como los pasos de fauna, zonas de penetración, ampliación de reservas, como es el caso de Uxmal en Mérida.

En el caso específico de la reserva de Calakmul, estamos trabajando con la Secretaría de Medio Ambiente para aumentarla sustancialmente. Esperamos poder duplicarla, pero no es solamente aumentar su cantidad de hectáreas, que actualmente son 700 mil hectáreas y serían llevadas a más de un millón, si no también el crecimiento cualitativo.

Eso lo podemos lograr gracias a que tenemos una nueva instancia de infraestructura que se adhiere a eso. Es una empresa que hizo Fonatur que se llama Fonatur Solar, que tiene una cosa que hace que cuando tenemos una granja solar, el beneficio se quede en esa región. En el caso de Calakmul, una zona devastada por ser de potreros, vamos a meter una granja solar de 25 a 30 megas que va a dar suficiente energía y recursos de utilidad, para que esos recursos se apliquen en el territorio en programas ambientales, sociales y culturales.

Aquí tenemos que consultar a las personas, hacer un proceso social muy profundo, buscar que el beneficio sea real. Porque por muy bonito que sea el tren, “¿de qué me sirve si no tengo agua en mi pueblo?”, entonces hay que llevar agua a su pueblo y tenemos que operar con los gobiernos municipales y eso nos ha dado buenos resultados.

Publicidad

¿Cuál es la dimensión de los amparos en contra del Tren Maya y cómo puede llegar a afectar?

Indudablemente los amparos tienen un efecto inicial mediático muy importante, muchas veces yo me entero de los amparos primero por la prensa que el que me haya llegado a mí el amparo, porque muchas veces me llega hasta uno o dos meses después. El aviso oficial me lo mandan por Sepomex y quiero hacer varias distinciones, primero quienes se amparan tienen el derecho constitucional y lo respetamos. Segundo, ¿quiénes son los que están amparados? Hay que distinguir entre una ONG (organización no gubernamental) y una comunidad, hay miembros de las organizaciones que tienen todo el derecho a ampararse, pero no representan a la comunidad.

Hemos llevado a sus actas correspondientes, en donde dicen que son apoyados por miles de personas, a quienes son realmente ahí, están legalmente constituidas, y los funcionarios ejidales dicen “hoy estamos de acuerdo con el tren, ¿por qué una minoría que no nos representa lo para?”.

Estamos en proceso de aclarar los amparos, ahora, un amparo no puede parar una vía general de comunicación. Trabajamos en vías existentes, son modernizaciones que se llevan a cabo.

Es muy limitado lo que nos puedan parar en obras nuevas... todo lo que hacemos es remodelación, no le vemos problema. Salvo por el caso de amparo en salud en Chiapas. Y el de Campeche, en donde se pidió que ni ONU Hábitat ni nosotros nos podemos acercar a concientizar a la gente, y hace poco hicieron declaraciones de por qué no vamos.

En el estado, un grupo como 50 vecinos no quieren que pasemos, pero no pasar afectaría mucho Campeche. Abandonaríamos una ciudad que es fundamental, debemos llegar a una arreglo en los mejores términos reconociendo sus derechos. Aunque no tienen propiedades tienen derecho de estar en la vía. Entonces llevamos un proceso, generamos unas casas muy atractivas para mover esta gente porque sería más caro para la sociedad no tocar Campeche.

La gente tiene razón de rechazar a veces al gobierno. Tampoco nos tienen que creer solo porque digamos que somos distintos. Nos tienen que creer en los hechos.

¿Cómo será la experiencia de subir al Tren Maya?

Todo el mundo se tiene que imaginar cómo será. Para empezar, la gran llave turística más fuerte e importante en temas de volúmen es Cancún. Ahorita recibe 17 millones de visitantes, de ellos 60% no se queda en Cancún, sale, se va a la Riviera Maya, se va a Playa del Carmen, Tulum, Mérida, en fin.

Habrá tres servicios en estos trenes. El primero es el servicio de pasajeros, habrán miles de trabajadores que tomarán el tren.

La carga será fundamentalmente de servicio nocturno, ya que será en locomotora. También habrá trenes de turismo muy sofisticados, habitaciones con su muy elegante vagón comedor, para los que se va a concursar para encontrar a los mejores chefs de los cinco estados. A lo mejor iniciamos con diez vagones comedor, van a ser buenos y caros porque será lo mejor de la comida regional.

¿Por qué? Porque en el mercado turístico tenemos muy buen nivel de mercado, entonces podemos ofrecerle cosas que valgan la pena. Obviamente van a haber vagones con comedor económico para el mayor número de personas, pero sí tendremos sofisticaciones en vagones comedor como en vagones dormitorio. El viaje más largo que va a durar 10 horas, será Cancún-Palenque y habrá vagones dormitorio.

Entonces, el turismo tendrá muchas posibilidades porque primero estamos conectando todos los aeropuertos de la zona. En el de Cancún, tendremos estación, también en el nuevo aeropuerto de Mérida, el aeropuerto nuevo de Tulum, tendremos estación en el Chetumal en la cabecera poniente, estamos aquí enfrente del de Palenque.

El turismo tendrá este soporte de que llega el avión y a los cinco minutos estará en la estación de ferrocarril y saldrá a cualquiera de estos destinos. Las estaciones muchas veces van a estar en relación a los puntos turísticos. En otras zonas hay otro tipo de estaciones tipo logística, comercio, carga, centros de acopio.

Y cada estación tendrá un hotel. Obviamente las grandes estaciones como la de Cancún serán muy grandes con cientos de cuartos, pero de otras zonas serán hoteles de 40 cuartos.

¿Cómo aprovechar la caída de una empresa en Bolsa?

Publicidad

¿Qué usos tendrá el Tren Maya?

Los trenes de pasajero no son negocios, hay que subsidiar al pasajero, pero los trenes turísticos sí lo son y los volúmenes que se manejan son suficientes como para hacer muy rentable la parte turística, además de la carga. Porque hay un gran déficit de transporte, hoy en día todo llega en camión, la hidrosina llega el gas avión por pipas. Ayer hablaba con el director de Pemex para crear centros logísticos en donde llegue el tren con pipas y de ahí salgan.

La población local tendrá su clave de acceso a precios preferenciales, lo tenemos que llevar casi al nivel de una combi, lo que les costaría irse por una combi y hacia arriba, es el mayor precio posible que aguante el mercado.

Daremos una experiencia muy positiva y tendrá muchas amenidades el tren, tendrá buenas comidas y música. Y en la estación también haremos pasar un buen rato porque los ingresos son las estaciones y desarrollo son todo, si hacemos bien nuestro trabajo y tratamos bien al turista, tiene una buena experiencia, todo redunda en utilidad, en ingresos. Y es ahí en donde el conjunto de utilidades pagan un tipo de infraestructura tan cara y de desarrollo. Faltan los precios finales, pero estamos sobre eso.

¿Por qué los recursos irán a la Sedena?

En cuanto al Ejército, el Tren Maya es una infraestructura que primero es muy estratégica, pasa por zonas sensibles donde necesitamos garantizar la plena soberanía sobre el tren.

Nosotros somos un gobierno que pretende que las obras no se puedan privatizar, entonces del punto de vista de estrategia y de soberanía, por lo que creemos que si el Ejército, que nos da los servicios, quieren pagar la pensiones militares, pues por un lado libera recursos del presupuesto federal que son los ingresos del Tren y por otro lado estamos encargando a una institución de mucho respeto el salvaguarda del patrimonio.

No se trata de militarizar, el tren seguirá siendo turístico y comercial, pero los ingresos están etiquetados para la Sedena y, para quienes tenemos el punto de vista nacionalista, nos reconforta saber que con esto el Tren Maya no se privatizará y se mantendrá al servicio nacional.

Tags

Infraestructura general Tren Maya Fondo Nacional de Fomento al Turismo entrevistas2021
Publicidad
Publicidad