Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La influencia del Tren Maya en el medioambiente

Posturas se encuentran: mientras el gobierno y organizaciones asesoras ven al proyecto como una oportunidad para proteger la zona, activistas lo ven como perjudicial.
lun 24 mayo 2021 05:00 AM
Aerial view of a train driving through a forest. Double track, near Prague, Czech Republic.
Modificaciones en el proyecto puede perjudicar la rentabilidad del Tren Maya.

Desde que se planteó el proyecto, una de las principales preocupaciones fue su impacto ambiental, una situación que aún es confusa para el público.

La zona en la que se desenvuelve el Tren Maya estaba siendo afectada por la deforestación y la instalación de potreros, por lo que el proyecto es “una oportunidad” para regular y proteger la zona, según explican los consultores de ONU-Hábitat —el programa de Naciones Unidas que promueve comunidades ecológicamente sustentables— y Fonatur.

Publicidad

Algunas organizaciones ecologistas no están completamente de acuerdo. “Hay diversas reservas de la biosfera que serán afectadas”, asegura Daniel Basurto, presidente de la Academia Mexicana de Impacto Ambiental. Originalmente —según Basurto—, se presentó una excepción de manifestación de impacto ambiental, ya que las autoridades argumentaban que el proyecto no debería estar sometido a estos estudios, pues ya había obras en la zona.

“La verdad es que no es correcto. Son 1,500 metros lineales de la construcción, más o menos, en donde menos del 20% representan vías existentes, y que representaron actividades de otra época, de hace 100 años, actividades muy locales de transporte lento y carga relativamente pesada. No eran los grandes tonelajes que hoy en día se mueve en el país”.

ONU-Hábitat, un organismo de Naciones Unidas que participó con estudios, considera que el balance hace que el proyecto valga la pena, explica Fernando Murillo, coordinador técnico del proyecto de ONU-Hábitat. Los temas que más preocuparon a la organización son tres: la fragmentación del territorio, los cambios socioterritoriales y las vibraciones que el tren generará, “que han preocupado mucho por los cenotes”, dice Murillo.

Países del Ártico muestran unidad ante aumento de las temperaturas y tensiones

Ante esto, la organización realizó un diagnóstico para conocer la zona antes del inicio de construcción y pronosticar la evolución con el proyecto, así como responder a las preocupaciones de las personas que habitan en los alrededores.

“Lo que más les preocupa a ellos es el rezago en cuestión de dotación y gestión de servicios esenciales e infraestructura. Si bien hubo alguna preocupación sobre los impactos generales que podría traer el Tren Maya, no es el tema dominante. También hay una preocupación de que el tren genere situaciones de desigualdad, vulnerabilidad y marginación social”, dice el experto.

Para atender esas preocupaciones y la influencia que tendrá la obra en la zona, además de la participación de ONU-Hábitat, para el proyecto se creó un programa de desarrollo urbano. Su directora es Carina Arvizu.

Publicidad

“Con el proyecto del Tren Maya, buscamos que haya una mayor equidad e igualdad territorial, y esto se logra desde varias trincheras. Por ejemplo, alrededor de las estaciones estamos generando planes maestros para, desde la planeación, tener directrices muy claras con relación a los usos de suelo, a los servicios que se necesitan, a un sustento para las propias ciudades y poblados a donde llega el tren”, explica.

“Las expectativas son muy altas. Hay muchos ejidos y muchos y muchas comunidades que tienen proyectos ecoturísticos y de turismo comunitario, y lo ven como una posibilidad para que, de una manera organizada o consensuada, puedan llegar más personas a conocer estos lugares sin perder el valor ecológico, que es tan importante”, agrega.

También se creó un convenio con la Sedatu, liderada por Román Meyer Falcón, para coordinar a los gobiernos locales, estatales y federal para crear programas urbanísticos que garanticen que la riqueza se reparta por todo el territorio, y que los residentes no se vean afectados con el aumento de la plusvalía en el entorno.

Tanto este como otros programas, sin embargo, no podrán mostrar su efectividad hasta que el Tren Maya esté concluido y, con el paso del tiempo, las dudas que hoy rodean al proyecto queden respondidas.

Publicidad

Tags

Infraestructura general Tren Maya Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales
Publicidad
Publicidad