Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El coworking frena su crecimiento, pero ha llegado para quedarse

El coworking no funciona para todas las empresas y su crecimiento se moderará este 2020, pero el auge de los espacios colaborativos no tiene retorno. El principal inquilino en la CDMX ya es WeWork.
jue 05 marzo 2020 05:00 AM
Top view of coworking people sitting together around table. Business meeting of young creative hipsters. Team of analysts make conversation about new project plan. Social content. Wide
Aunque el modelo de coworking subsistirá en el futuro, este 2020 pasará por una desaceleración.

El crecimiento exponencial que traían los espacios de coworking se desacelerará este 2020, aunque subsistirá con su modelo de negocio original, pero también con otros más novedosos.

Los mayores inquilinos de oficinas en 2019 fueron las aseguradoras y los espacios de coworking. De hecho, "el principal inquilino en la Ciudad de México el año pasado fue WeWork”, comenta Héctor Klerian, vicepresidente ejecutivo de la firma inmobiliaria JLL en México.

Publicidad

De acuerdo con Klerian, los espacios de coworking “son un reflejo de cómo trabajan hoy las empresas” y fueron exitosos porque “encontraron una manera de reflejar cómo le gusta a la sociedad relacionarse”. Sin embargo, sostiene que “hubo un boom indiscriminado que no era sostenible”.

Arturo Bañuelos, ejecutivo VP también de JLL, explica que el coworking se convirtió en una moda, y muchas empresas lo vieron como opción, lo que comenzó a preocupar a las empresas inmobiliarias, pero “ese ritmo tan acelerado no iba a perdurar”, pues “no es una receta perfecta para todas las empresas”.

Para el experto uno de los modelos que podría funcionar con mayor solidez es una combinación de los tipos de espacios de trabajo. Explica que algunas empresas optarían por tener un front office conforme a su forma y estilo de trabajo, con uno o dos privados y algunos lugares asignados, pero para el back office rentarían un espacio de coworking o le pedirían a una de esas empresas hacerlo, equiparlo y administrarlo.

Alberto Laris, socio fundador y director Estratégico de Gaya, con 30 años de experiencia en el diseño de espacios corporativos, se refiere a otro nuevo modelo en el que WeWork “les dice a las empresas grandes ‘yo te armo toda la infraestructura: oficinas, acabados, aire acondicionado, electricidad, etc, para toda tu empresa”.

Es decir, WeWork les ofrece su estilo de coworking, con un mejor aprovechamiento del espacio, a cambio de que le paguen la renta en condiciones más competitivas, comparadas con el tener que rentar un espacio, diseñarlo, calcularlo, construirlo, amueblarlo y ocuparlo, explica Laris.

No hay marcha atrás en los espacios de trabajo colaborativos, de acuerdo con Alberto Laris, porque responden a los ritmos actuales de trabajo. El coworking seguirá de la mano de otras tendencias como: que ya no existan espacios fijos para los empleados, que ellos puedan escoger dónde sentarse y con quién, dependiendo del trabajo que vayan a realizar y que todos los espacios estén equipados con conexiones inalámbricas.

Klerian estima que el coworking continuará pero “no con estos crecimientos exponenciales” que vimos en los últimos años, y lo hará porque, insiste, “es un reflejo de cómo le gusta trabajar a las empresas, pero no a todas”.

Publicidad

Atracción de talento y espacios de trabajo

Al final no existen tendencias mágicas, “cada empresa debe analizar qué es lo que más le conviene desarrollar. Más que atender modas se debe analizar la operación de cada empresa”, considera Arturo Bañuelos.

Lo cierto, admite, es que existe una consigna generalizada: hacer más con menos, reducir los metros cuadrados, sacarles más provecho y atraer talento. Tendencias como el coworking sumadas a otras que están en boga, n funcionan para atraer y retener talento joven. “Los millennials, por ejemplo buscan sitios atractivos para entrar a trabajar y quedarse”, comenta Laris.

Otras tendencias de oficinas atractivas para los jóvenes, son los espacios que parecen más una sala de una casa o un jardín, lo que responde a una forma de trabajo más colaborativo, “donde ya no puedes estar sentado en un solo lugar, pues tienes que estar en movimiento alrededor de la oficina.

Lo anterior, resulta en ambientes más abiertos, tipo sala de casa, salón de clases con sillones y pubs, espacios donde te puedes sentar con un café y una computadora, y que otras personas se sienten junto a ti, que puedas estar platicando, crear sinergias y que salgan cosas nuevas.

Para Bañuelos, aunque siguen los privados en algunas áreas, estos ahora son más versátiles: si está de viaje la persona que lo ocupa, se vuelve salas de juntas gracias a líneas telefónicas independientes, pantalla con conexiones separadas y porque en ningún lado debe estar personalizado.

Laris también advierte que es inevitable que existan áreas cerradas, como cabinas telefónicas, donde puedas realizar llamadas, hacer algunas lecturas o actividades que requieran concentración.

Publicidad

Tags

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad