Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El COVID-19 ralentiza el mercado de la vivienda

Una caída significativa en la demanda será uno de los mayores impactos en el mercado, según las previsiones de BBVA México.
lun 30 marzo 2020 06:22 PM
Houses of different size with different value on stacks of coins. Concept of  property, mortgage and real estate investment.
El Covid-19 provocará una demanda significativa de viviendas e hipotecas.

Una caída “significativa en la demanda de viviendas e hipotecas” pronosticó el área de Estudios Económicos de BBVA en México. Esto a causa de los efectos que la pandemia COVID-19 tendrá en las finanzas de las familias.

En su informe La inacción es más peligrosa que la sobrerreacción, tanto para la salud pública como para la economía, el área de investigación menciona que esa reducción en la solicitud de viviendas va de la mano del “freno que tendrá el sector de la construcción por las medidas de contención del contagio”.

Publicidad

Lo anterior también se suma a la previsión de “caídas significativas en la producción manufacturera en México” provocado por el desplome de la demanda en Estados Unidos, aunado a las disrupciones en las cadenas de valor por el ‘cierre’ económico en muchas regiones.

BBVA Research México establece que la baja en el consumo “por el cierre económico temporal y lo que implica una lenta recuperación causará efectos importantes en las finanzas familiares”.

Por esa razón, estima que la pérdida de empleos en el sector formal, así como la falta de ingresos para el sector informal “tendrá una fuerte acumulación de deudas, a lo que se sumará un desplome en las remesas” por el aumento en la tasa de desempleo en Estados Unidos.

Apenas a principios de marzo las secretarías de Hacienda y Crédito Público; de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y Economía, avalaron la firma de un convenio de colaboración entre la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) y la Asociación de Bancos de México (ABM), que buscaba fomentar la adquisición de vivienda con financiamiento a sectores con una economía mixta no atendidos hasta ahora.

El nuevo escenario da un giro de tuerca a este convenio, instalando un nuevo halo de incertidumbre.

El análisis de BBVA establece que el ambiente incierto que prevalece se basa en que “nadie sabe cómo va a progresar la epidemia, qué medidas de contención del contagio se tomarán y qué tan efectivas serán, y cuánto tardarán los sistemas de salud en encontrar o desarrollar medicinas efectivas y/o en encontrar una vacuna contra el virus”.

BBVA estima además que “en este entorno el balance de riesgos de la inflación es a la baja” debido a “la importante contracción que se dará en la demanda agregada”.

Según la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) al cierre de 2019 a nivel nacional, el precio promedio de una vivienda fue de 1,093,000 pesos, y el precio mediano de 631,000 pesos. Con lo que según el Índice de Precios de la Vivienda, en el acumulado de 2019, éste “se apreció 8.6% en el ámbito nacional respecto de 2018.

Publicidad

La SHF también destaca que “por primera vez desde que se tienen mediciones, la proporción del mercado de vivienda usada de 53.4% fue mayor al de vivienda nueva de 46.6 por ciento”.

A su vez, JLL Research & Strategy observa que en el terreno de la vivienda la tendencia de diseño es hacia densidades más altas y mayores espacios de colaboración, “lo que aumenta potencialmente el riesgo de transmisión”. Por lo que en adelante “será necesario desarrollar protocolos de mitigación de riesgos”.

La firma inmobiliaria confía en que el segmento de vivienda multifamiliar “es activamente resiliente a disrupciones externas”, pues es beneficiado “por los ingresos más estables de sus habitantes”.

En favor de moratorias y asistencia financiera

En cuanto al tema de moratorias en los pagos de hipoteca por la falta de ingresos familiares, BBVA considera que “se deben dar las facilidades para otorgar créditos de reestructura a familias y empresas con problemas para que éstas no tengan que realizar pagos de capital e intereses en lo que dura la coyuntura”.

La institución financiera también estima prudente “realizar transferencias de efectivo”, tanto a personas que han perdido su empleo como a aquellas que dependen de su ingreso diario.

Leilani Farha, relatora de la Organización de Naciones Unidas ha señalado que los Estados deben proveer asistencia financiera directa o aplazamiento de pagos de rentas e hipotecas para las personas que han perdido su empleo y encaran dificultades económicas.

También se ha referido a la necesidad de implementar una moratoria a los desalojos por atraso de pagos, así como medidas para reducir o estabilizar alquileres, y suspender los pagos por servicios públicos, “al menos mientras dure la emergencia”.

Publicidad
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad