Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La pandemia cambiará reglas para habitar edificios

Pero los reglamentos de condominios pueden representar un freno para transformar los espacios.
lun 02 noviembre 2020 05:06 PM
En la Ciudad de México las personas usan sus azoteas durante la pandemia.
Notimex-Isaac Esquivel

La pandemia del COVID-19 cambió la forma de habitar en los edificios y condominios, ya que sus residentes ahora pasan más tiempo en ellos, por lo que los reglamentos que los rigen deberán modificarse e incluir nuevos usos de los espacios públicos como jaulas de tendido.

La Ley de Condominios no establece estos cambios, ya que para ello cada edificio o condominio tiene un reglamento que los rige y que deberán ser modificados ante los cambios que se están viviendo, explica Adolfo Gonzáles, presidente nacional de la Federación Mexicana de Administradores de Condominios y Edificios (FEME).

Publicidad

“Quizás es lo más importante, lo que se establece en el reglamento de condominio es lo que va a aplicar a las zonas comunes donde vamos a decir que hay una copropiedad de todos los condóminos“, señala.

Sin embargo, asegura que en la mayoría de los edificios o condominios no se contemplaron las necesidades de los habitantes para el uso de espacios exteriores en una situación de confinamiento y la pandemia actual lo está evidenciando.

“Y al final del tiempo tenemos un problema porque entonces los temas resilientes están saliendo en este momento a colación y causan malestar a los condóminos. La pandemia evidenció la falta de normatividad y resiliencia“, advierte.

Explica que para lograr una modificación en cada edificio o condominio, se debe convocar a una asamblea en la que los residentes la discuten y aprueban.

El presidente nacional de la FEME aclara que en los cambios al reglamento sí debe tenerse en cuenta la Ley de Protección Civil para evitar cambios que puedan afectar la seguridad de los habitantes, pero fuera de ello, los propietarios son quienes definen qué reglas implementar para el uso de espacios comunes.

Aunque si se presentan reconversiones mayores como cambiar un espacio al aire libre en uno para oficina, sí sería necesario tener en cuenta leyes y reglamentos de construcción, ya que podría implicar una modificación de uso de suelo, considera Rafael Valdivia, profesor de la maestría en Urbanismo en el Área de Desarrollo Inmobiliario de la UNAM.

Además, será importante considerar cambios normativos que contemplen nuevas necesidades, indica.

“Creo que se desencadenarán una serie de requerimientos de orden normativo desde la parte del Reglamento de Construcción hasta la Ley de Propiedad en Condominios“, asevera el también consultor en desarrollo urbano.

Publicidad

Un nuevo uso

La emergencia sanitaria actual ha provocado que las condiciones de los inmuebles estén cambiando, ya que en primer lugar en los departamentos se están adaptando espacios para oficinas.

Sin embargo, las áreas comunes también se están transformando y prueba de ellos es lo que empieza a verse en edificios de los años 60, donde los habitantes buscan darles un nuevo uso a las jaulas de tendido, comenta Federico Sobrino, consejero del Instituto de Administradores de Inmuebles (IAI).

Eso ha generado que amenidades que en el pasado fueron consideradas como un plus para los habitantes, como las jaulas de tendido, ahora ya no lo sean e incluso tengan potencial para reconvertirse en espacios de recreación.

“Para hacer lo que ahora son los famosos roof garden, pequeños jardincitos o áreas donde la gente puede estar en un patiecito agradable“, explica.

Conoce las aportaciones de la industria cervecera a la economía mexicana

Generalmente, estas jaulas de tendido no están escrituradas y muchas son utilizadas como bodegas, pero ahora tienen potencial para algo más.

“En una asamblea se puede, al no ser una propiedad privada, acordar que puede utilizarse como un área común o de recreo“, considera.

Valdivia destaca que también hay edificios en los que se reconvirtieron espacios como áreas de juego o patios donde instalaron oficinas individuales que usan los residentes que hacen home office.

“Subdividen en tres o cuatro pequeños espacios y son usados, resuelven así el problema de home office“, relata.

Sin embargo, al ser cambios más profundos, implica ajustarse a la normatividad.

Esto lleva a considerar la posibilidad de reconvertir más espacios como salones o ludotecas que no sean usados con frecuencia, sugiere.

Potencial cambio normativo

La probabilidad de que los habitantes deban seguir más tiempo en casa por cambios en la forma de trabajar o una mayor duración de la crisis sanitaria, podría generar potenciales cambios de fondo en los reglamentos y normatividades de construcción para nuevas viviendas, anticipa Valdivia.

“Para poder tener garantizado un tipo de saneamiento o ventilación que probablemente se resolvía de otra forma. Es muy probable que ahora se busquen espacios mucho más ventilados con mayor luminosidad“ apunta.

Para ello, podría ser necesario hacer cambios a reglas y normativas para ser aplicados en nuevos desarrollos inmobiliarios, aunque aclara que todavía no es claro si se harán cambios transitorios o permanentes, ya que eso dependerá del comportamiento de la pandemia.

Publicidad
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad