Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El diseño de mobiliario avanza hacia la sustentabilidad

Una de las transformaciones más sólidas en el interiorismo de oficinas es la creación de insumos y productos que contribuyan a reducir la huella ambiental.
mié 25 marzo 2020 05:00 AM
Sustainable world concept.
El interiorismo quiere cuidar al medioambiente.

Basadas en una conciencia medioambiental y su contribución al cambio climático, las empresas buscan cada vez más mobiliario con contenido de material reciclado o sin contenido tóxico.

Muchas corporaciones dedicadas al diseño de muebles que atienden esta tendencia de desarrollar productos sustentables y eficientes, mantienen sus diseños, pero utilizan materiales compuestos para contaminar menos durante su producción y vida útil; por ejemplo, en algunos muebles mezclan polipropileno y fibras de madera reciclada”, explica Stefano Agati, business development en IHO Espacios.

Publicidad

Sin embargo, la durabilidad no ha disminuido, asegura Agati. Aunque muchas marcas ofrecen cinco años de garantía, la vida útil de los muebles es de hasta 15 años.

A este cambio de perspectiva responde Herman Miller con el rediseño de muebles, incluso los clásicos que están patentados. “Algunas piezas creadas en los años 50 tenían un proceso con fibra de vidrio, el cual se transformó”, asegura Andrea Soria, consultora de Workplace Knowledge and Performance Environments.

Menos es más

Otro cambió que está ocurriendo es el tamaño de las estaciones de trabajo, lo cual tiene que ver con la digitalización de documentos y la reducción de la huella al disminuir el uso de papel en las oficinas.

Antes era normal que existiera un archivero para cada empleado y otros comunes por departamento, que los directivos tuvieran gavetas grandes y muebles tipo librero. “Al digitalizarse los documentos y procesos, en conjunto con campañas paperless, se reducen estos espacios y, por ende, la huella de carbono” resalta Soria.

Asimismo, antes se requería infraestructura para el cableado eléctrico y e infraestructura de voz y datos, mismo que se ha minimizado con el uso de WiFi. La carcasa y estructura que tenían los muebles para recibir la electrificación se empieza a reducir y hacer más ligeras.

Al hacerse más pequeños los CPU de las computadoras, también favoreció la reducción del tamaño de los muebles. Antes muchos eran el L precisamente para dar cabida y resguardar las cajas de procesamiento, mientras que ahora la mayor necesidad es de conexiones eléctricas para distintos dispositivos móviles a nivel de cubierta.

Publicidad

De acuerdo con la especialista de Herman Miller, estos elementos han promovido que se reduzca el número de metraje requerido en las oficinas, de 3.5 a 1.5 m2 por usuario.

La panelería está en desuso

Otra transformación tiene que ver con los paneles o mamparas, que con la influencia del trabajo colaborativo fue bajando de altura hasta desparecer.

Además de consumir espacio, el uso de paneles provocaba que el aire no fluyera tan libre y se acumulara polvo.

Ahora la tendencia es eficientar el espacio con áreas colaborativas, incluso lugares no asignados. “Esto permite ahorrar mucho metraje en escritorios, al tiempo que ampliar zonas comunes e integrar elementos como sillones o puffs que aportan confort y flexibilidad al entorno corporativo”, comenta Agati.

Más allá de la ergonomía

En cuanto a las sillas, la ergonomía ha sido profundizada, con posibilidad de cambiar la altura y con mecanismos cada vez más inteligentes (se autoajustan de acuerdo con el peso y corporalidad del usuario).

Antes existían tres estaciones, ahora con un enfoque más residencial y colaborativo, lo que se busca es que las personas cambien de postura, puedan moverse más y con distintos tipos de altura, pueden existir hasta 30 tipos de elementos, cada vez más variados: cubiertas, mesas, sillas, sillones, salas de juntas, videoconferencia, etcétera.

Asimismo, algunos fabricantes de alfombras procuran que éstas no tengan compuestos tóxicos; incluso, si llegan a quemarse, no emitan gases que afecten la salud ni la atmósfera. Lo mismo ocurre con los plafones, los cuales, además, tienen la ventaja de aportar acústica al espacio.

La salud de los usuarios no solo involucra la ergonomía, también la acústica. De ahí la importancia de que los espacios corporativos resulten confortables para trabajar.

Publicidad

Tags

diseño de interiores Sustentabilidad mobiliario oficinas Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad
Publicidad