Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Seguros y garantías son el juego de azar en la construcción

Validar el alcance y clausulado de las pólizas es una tarea de ojo biónico, pues muchas veces la interpretación de la póliza es totalmente opuesta a su entendimiento, apunta Eileen Hernández.
sáb 09 octubre 2021 12:09 AM
Construcción de vivienda con crédito puente aumenta
Entender realmente los riesgos a los cuales se estará expuesto durante la ejecución de algún tipo de proyecto le permitirá tomar acciones claras y precisas sobre cómo actuar, asegura Eileen Hernández.

(Obras) - El sector constructor en México se ha considerado desde siempre como el motor de la economía del país, sin embargo, también es el sector que enfrenta grandes retos.

Más allá del hueco abismal que dejó el COVID-19 en el 2020, el cual representó una caída del 17.2% en la aportación del producto interno bruto (PIB) comparado contra el año 2019, de acuerdo al INEGI, el sector ha venido sintiendo una contracción evidente, haciendo que las compañías que participan en él opten por tomar medidas más agresivas buscando no perder su competitividad en el mercado actual.

Publicidad

El turbulento entorno empresarial causado por la evidente desaceleración económica y la “nueva normalidad pandémica” está sacando a flote la pericia, y perspicacia, de varias empresas que buscan seguir vigentes en la limitada actividad económica y que, en algunos casos, son conscientes que la filosofía de “ahorros centaveros” o “victorias rápidas” los coloca de inmediato en el ojo del huracán.

No siendo esto suficiente, la responsabilidad del desarrollo y crecimiento del sector se está dejando recargado hacia el sector privado, el cual debe asumir la totalidad de los riesgos que implica la ejecución, operación, mantenimiento y conservación de las obras.

Bajo este escenario poco alentador, y que deja en desventaja a los jugadores del sector privado, un cambio de mentalidad y una visión más estratégica para lograr blindar sus intereses en la participación de proyectos, es más que necesaria.

Teniendo esta sensibilidad del sector en el país, he definido tres líneas de acción que permiten gestionar los riesgos que representa la ejecución de obras de construcción e infraestructura, blindando los intereses de los diferentes interesados

1. Diagnóstico: entender realmente los riesgos a los cuales se estará expuesto durante la ejecución de algún tipo de proyecto le permitirá tomar acciones claras y precisas sobre cómo actuar. Tener una visión 360 del impacto económico y reputacional del mismo permitirá delinear la mejor estrategia de gestión.

Muchas veces el afán de la licitación hace que las empresas no cuestionen ni se asesoren correctamente sobre sí las coberturas y garantías solicitadas por un tercero realmente son las que se necesitan para cubrir los intereses de las partes.

2. Calibración: una vez teniendo claridad de las características del riesgo y el posible impacto que tendrá en el proyecto y su organización, se hace indispensable establecer una estrategia hibrida que balancee el costo / beneficio de un plan de respuesta efectivo, contemplando medidas operativas, administrativas y financieras para mitigar y transferir impactos negativos; dentro de éstas medidas se resaltan: validación de la constructabilidad y coeficientes de seguridad del diseño, contratos mejor estructurados con límites de responsabilidad claros y cláusulas balanceadas, esquemas de contratación de co responsabilidad con manejo de incentivos, monitoreo constante de precios de materiales “commodities” para actualizar precios unitarios, entre otros.

Una vez validada la existencia e implementación de algunas de las medidas mencionadas, se pueden responder parcialmente a preguntas como ¿qué tanto riesgo puedo retener?, ¿cuál debe ser realmente el límite a asegurar? y ¿cómo puedo reducir el valor de las primas sin quedar tan expuesto? Sin embargo, es recomendable complementar cuantitativamente la respuesta mediante la incorporación de soluciones matemáticas que permitan determinar la estructura óptima de financiamiento de riesgos.

Publicidad

3. Colocación: las empresas normalmente toman a la ligera el tema de los seguros y garantías de los proyectos, limitando su alcance exclusivamente a levantar el teléfono y llamarle a la aseguradora pidiéndole un producto en específico o en ocasiones solicitándoles cotizar “lo mismo de la vez pasada” y “lo que salga más barato”, olvidando que cada proyecto tiene requerimientos y riesgos diferentes que deben ser ajustados al umbral de exposición de cada empresa. Esta situación es común y se ve reflejada en los siniestros que aparecen de manera continua, donde la afectación a las obras o el daño a terceros supera considerablemente los límites contratados, orillando a la empresa a asumir las pérdidas.

Una estrategia de colocación efectiva parte de entender que no todos los mercados aseguradores son apropiados para manejar los riesgos de tu empresa, pues finalmente un mercado sólido será aquel que reaccione de manera oportuna ante la materialización de cualquier riesgo.

Finalmente, validar el alcance y clausulado de las pólizas es una tarea de ojo biónico, pues muchas veces la interpretación de la póliza es totalmente opuesta a su entendimiento, haciéndolo vulnerable ante cualquier siniestro que llegue a ocurrir.

Nota del editor: Eileen Hernández es Líder Infraestructura & Construcción en Marsh México. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

Opinión Seguros Industria de la construcción
Publicidad
Publicidad