Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El aval es el rival

En plena era de la información y tecnología, México es de los países en los que el fiador o aval sigue siendo requisito común para arrendar un inmueble, apunta Raúl Fierro.
mié 01 diciembre 2021 08:59 AM
El aval es el rival
Mientras en otros países como Canadá existe un impuesto a la vivienda vacía, en México hay quien prefiere tener una casa desocupada que arriesgarse a rentarla, señala Raúl Fierro.

(Obras) - Siempre quise esa cosa que anuncian en todos lados. Por fin sacaron una promo a meses sin intereses. La única condición es que lleve a mi compadre Hugo a firmar conmigo. El documento dice que si yo no pago, él me respalda. Y para garantizarlo, deja la factura de su camioneta.

¿Suena ridículo? Pues en rentas inmobiliarias es algo normal. En este caso, Hugo sería mi fiador. Y como dice el dicho, “un aval es un tarugo con pluma”. En mi pueblo le dirían de otra forma, pero en términos simples es alguien que se compromete a pagar por un contrato o crédito que no es suyo.

Publicidad

En plena era de la información y tecnología, México es de los países en los que el fiador o aval sigue siendo requisito común para arrendar un inmueble. Seguramente te lo pidieron cuando aplicaste para tu primer depa y tuviste que pedirle el paro a tu tío rico. Pobres foráneos que no tienen a alguien de confianza con un bien raíz en la ciudad.

Mientras en otros países como Canadá existe un impuesto a la vivienda vacía, aquí hay quien prefiere tener una casa desocupada que arriesgarse a rentarla.

Dicen que la burra no era arisca. Esta desconfianza está fundada en las malas experiencias de algunos propietarios (buenas para sus abogados). Las razones más comunes suelen ser dos:

Primero: si no paga uno, paga el otro. ¿No sería genial que un tercero responda cuando al arrendatario se le atora la carreta? A cualquiera nos puede pasar y el arrendador prefiere asegurar un ingreso fijo ante este posible imprevisto. Pero, además de que esta medida sólo beneficia al dueño, la realidad es que ante la falta de pago, no entra la chequera del fiador en automático.

Es un proceso legal que puede tardar meses y costar más dinero, por lo que lo más común es llegar a un acuerdo entre las partes para desocupar el lugar y dejarlo por la paz.

Esto nos lleva al segundo y más temido escenario: los paracaidistas. Se trata de personas que, aprovechándose de algunas leyes, buscan mantener la posesión de un inmueble sin pagar renta mientras dure el litigio y en algunos casos hasta reclamar la propiedad si es que en 10 años nadie se da cuenta. Todos hemos escuchado que le pasó al primo de un vecino y aunque sí existe, es relativamente sencillo minimizar este riesgo con diferentes instrumentos.

Publicidad

Para empezar, una buena investigación. Hay muchos servicios legales especializados que por lo que cuesta un mes de internet, revisan el historial legal y crediticio del sujeto, también comprueban sus ingresos. Si ya lo sacaron de otra casa o tiene deudas superiores a su capacidad de pago, estará en su récord. Pero si todo está en orden, ¡el aval sale sobrando!

No existe un método infalible para rentar tu propiedad sin riesgo. Puedes usar una fianza, Arrendavit, Contrato de Transacción ante Notario Público o los Centros de Justicia Alternativa, pero al igual que el fiador, son sólo armas adicionales por si algún día tienes que ir a la guerra contra el ocupante. Incluso hay compañías que absorben ese riesgo, te garantizan el pago de tu renta y ellos se avientan el pleito, por un módico porcentaje de tu mensualidad.

La solución es muy sencilla, pero depende de las y los legisladores. ¿Por qué los hoteles sí te pueden dejar fuera del cuarto cuando dejas de pagar? Su tarea es corregir las leyes actuales para que sea igual de simple para las rentas de largo plazo. Sólo entonces dejaremos de tener casas sin gente y gente sin casas.

Nota del editor: Raúl Fierro es un ingeniero mexicano con especialidad por la UNSW en Sidney, Australia. Durante 15 años ha participado en desarrollos inmobiliarios en tres continentes. Actualmente dirige una agencia de real estate marketing. Síguelo en LinkedIn y/o en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

Opinión Bienes inmuebles renta de inmuebles
Publicidad
Publicidad