Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Tomateros de Culiacán cantan 'play ball' en su nuevo estadio

El inmueble fue construido en dos etapas para no demoler por completo el antiguo estadio y permitir que los juegos de la temporada regular se llevaran a cabo. Este 9 de octubre se estrena con el primer juego contra los Charros de Jalisco.
vie 09 octubre 2015 12:43 PM
Placeholder articulo
Placeholder articulo

Innovación arquitectónica y regeneración urbana son los aspectos que resaltan en la nueva casa del equipo de beisbol de la Liga Mexicana Tomateros de Culiacán, que este 9 de octubre estrena su estadio con el primer juego de la temporada 2015-2016.

El estadio, aún sin nombre, fue inaugurado oficialmente el 2 de octubre pasado por el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdés. Sin embargo, esta noche de viernes, en punto de las 19:00 horas albergará su primer cita beisbolera en la que los Tomateros, actuales campeones de Liga, enfrentarán a los Charros de Jalisco.

La estructura de la Nación Guinda fue edificada en el terreno donde se encontraba el Estadio General Ángel Flores, antigua sede de los Tomateros, el cual fue demolido para dar espacio al nuevo complejo.

El objetivo del inmueble fue dotar al centro de Culiacán de un polo de regeneración urbana, dice a Obras el arquitecto Juan Andrés Vergara, encargado del proyecto.

"En el centro de la ciudad hicimos un inmueble totalmente moderno que va a contribuir a una regeneración de toda la zona centro. Es un ancla nueva en un lugar que ya está consolidado: hay medios de transporte, hay facilidad para que la gente pueda llegar, la gente lo conoce y no tuvimos que buscar un terreno nuevo fuera de la ciudad como sucedió en otros casos", indicó el arquitecto del despacho VFO.

Nota:  Monterrey 'se raya' con inauguración del nuevo Estadio BBVA Bancomer

Publicidad

La edificación se hizo en dos etapas con la finalidad de que el equipo de beisbol pudiera llevar a cabo en el lugar la temporada regular completa durante la primera fase de construcción. Una vez concluida la temporada, se procedió a la seguna fase de la obra, que incluyó la demolición.

"Es un estadio diseñado para que la gente tenga una cercanía mucho mayor que la que tenía antes con el beisbol, sin salirnos de las medidas que nos impone la Federación Internacional de Beisbol", indicó Vergara.

Nota:  Los Diablos Rojos del México estrenarán casa para 2016

El proyecto

La nueva casa de la Nación Guinda tiene tres particularidades: es un inmueble para la ciudad, para los aficionados y para el beisbol (tanto para sus jugadores, como para el deporte mismo).

El estadio, con una inversión de 300 millones de pesos (mdp), está ubicado en un terreno de 45,950 metros cuadrados, tiene una capacidad para 20,000 personas, tres accesos que comunican con la zona centro de la ciudad y un estacionamiento de 700 vehículos.

La butaquería se divide en tres zonas: baja, que es la zona VIP a ras del campo; una media con una vista privilegiada y una zona general. Todas cuentan con lugares preferentes para personas con capacidades diferentes, lo que diversifiva la experiencia para los aficionados al deporte de la bola caliente.

Nota:  El Autódromo se prepara para el Gran Premio de México

Una particularidad, describe Juan Andrés Vergara, es la vista que el estadio ofrece al visitante, ya que tiene un diseño que permite recorrer el inmueble sin perderse el juego.

"Está hecho de tal manera que la gente puede circular alrededor del inmueble sin perder de vista el terreno de juego y tiene servicios de alimentos muy adecuados distribuidos en todo el pasaje. Uno puede avanzar 360 grados en el lugar sin perder de vista el espectáculo", indicó.

Este pasaje permite una comunicacion de todas las zonas del estadio desde el acceso principal hasta las zonas de entretenimiento tras el jardín central, añadió el arquitecto de VFO.

El campo de juego

Las dimensiones del parque central son las oficiales de los campos de grandes ligas, 321 pies (97.84 metros) en la linea de foul y 410 pies (124.96 metros) en el centerfield.

Los bullpens (zona donde los jugadores hacen calentamiento) están sobre el terreno de foul y forman parte integral del espectáculo, donde el público puede entender los movimientos tacticos que envía el mánager.

Equipaciones

Los componentes arquitectónicos del edificio están divididos en tres partes principales: un basamento verde, que le otorga un material amigable y sustentable sobre el cual se desenvuelve el edificio, un cuerpo sólido de materiales metálicos que permiten el flujo del aire y otorgan el color Tomatero al estadio.

Cuenta con una cubierta construida con una estructura metálica recubierta de una membrana especial colocada verticalmente hasta el límite del terreno de juego, lo que permite cobijar a la mayor parte del público en caso de lluvias o inclemencias del tiempo.

Los accesos y las salidas están diseñados de manera que el público puede adquirir boletos con la mayor facilidad y salir del estadio después del partido en tiempos muy cortos, brindando las mayores facilidades de movimiento.

El estadio cuenta con un sistema de iluminación ubicado en el borde de la cubierta principal y dos grandes posiciones sobre los jardines, permitiendo la transmisión en alta definición de los juegos de los Tomateros.

También tiene una megapantalla publicitaria de 11 x 33 metros, donde se transmitirá la publicidad dinámica, con un gran impacto sobre el público, ya que se ubicará detrás del jardín central.

La Nación Guinda se 'vistió de fiesta'

La nueva casa de los Tomateros fue inaugurada oficialmente el 2 de octubre pasado ante una asistencia de menos de 1,000 personas.

Un día antes, el comisionado de Grandes Ligas de Estados Unidos, Rob Manfred, recorrió el estadio y quedó sorprendido con la gran obra, que tuvo dos años de construcción.

En el 2017, México será sede de la Serie del Caribe de beisbol y Culiacán será el anfitrión por segunda ocasión. El nuevo estadio será la sede, luego que lo fuera en 2001 el ahora desaparecido Ángel Flores.

El estadio se une a la lista de inmuebles diseñados y construidos por VFO arquitectos, entre los que destacan el recién inaugurado Estadio Bancomer de Rayados, en Monterrey, y el Estadio Ominilife de la liga mexicana de futbol, en Guadalajara; además de los inmuebles de Los Charros de Jalisco y de los Diablos Rojos de México, de la Liga Mexicana de Beisbol.

El equipo Tomateros de Culiacán fue fundado en 1965 por el empresario Juan Ley Fong y ha cosechado 10 campeonatos y siete subcampeonatos de liga, además de dos campeonatos y dos subcampeonatos en Series del Caribe.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad