Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ObrasInsignia: El Mercado de la Merced, uno de los más grandes de Latinoamérica

El espacio, con origen desde el virreinato, cuenta con más de 4,000 negocios.
vie 11 noviembre 2022 11:58 AM
Mercado de la Merced historia
El Mercado de la Merced tiene origen desde el virreinato y se considera uno de los más importantes del país.

Los olores de especias se mezclan con el de croquetas que se venden a granel. El vapor de la comida preparándose llega a los puestos de ropa y zapatos, antes de dar pie a la zona de ortodoncia que contrasta con el resto de productos ofrecidos en el Mercado de la Merced. Los gritos con las ofertas del día y el de los diablitos abriéndose camino entre los pasillos con un “golpe avisa” no cesan en todo el día.

Publicidad

En el lugar hay tantos puestos —más de 4,000— que es difícil ver las paredes, e incluso el techo de uno de los edificios de comercio más emblemáticos de la Ciudad de México y de todo el país. Ubicado en el oriente de la capital, su origen tiene mucho más tiempo que el que sus gorras estilo Nike a la última moda y los audífonos con bluetooth y orejitas de animal importados desde China, populares entre la Generación Z, dejan ver.

Un niño de seis años muere ahogado en la alberca del Colegio Williams

“Desde la época en que estaban los Mexicas orientados en el Valle de México se tiene registro de un gran mercado, que estaba ubicado en lo que hoy se conoce como Tlatelolco. Era un gran mercado en donde se vendía de todo” dice Pablo Nochebuena, coorinador general de FundarqMx, (Fomento Universal para la Difusión Arquitectónica de México A.C.).

Agrega que estos primeros vistazos a los mercados en el territorio fueron registrados por Bernardo Díaz del Castillo, quien llegó con Hernán Cortés. Él detalló que se comercializaba miel de maguey, frijol, chile, calabaza, codornices, cacao y guajolotes entre otros. Estas escenas son retratadas en maquetas y murales, como el de Diego Rivera en Palacio Nacional.

Tras la llegada de los españoles, el mercado de Tlatelolco desapareció, pero fueron surgiendo otros, ya que en el lago del Valle de México se decidió hacer una zanja que permitiera tener el control de las chinampas para registrar todo lo que entraba a la ciudad, por lo que se generaron garitas que funcionaban como casetas en donde se pedían impuestos, “entonces los navegantes, al no tener la cuota, muchas veces se ponían a vender alrededor de estas garitas”, explica Pablo Nochebuena. Fue así como surgió primero el mercado de la Viga y posteriormente el de Jamaica.

El de La Merced vio su origen durante el virreinato, cuando se instauró el convento nuestra Señora de la Merced, alrededor del cual se comenzaron a generar zonas de comercio debido a que estaba cerca de las principales rutas mercantiles, “eso le da particularidad a la Merced, ya que es una zona de mucho mercadeo a finales del siglo XVIII. No había un control de accesorias o puertas y funcionaban para vender diferentes cosas”, comenta el arquitecto de FundarqMx. Esto dio pie a que la venta se expandiera por las calles durante años.

Mercad de La Merced en cdmx
En el Mercado hay más de 4,000 comercios.

 

Fue hasta 1860 cuando se decide regular la zona al contenerla en un solo espacio: el antiguo monasterio del convento. Desde entonces ha pasado por distintas transformaciones, algunas voluntarias y otras derivadas de los incendios que ha sufrido (el primero en 1988). “Hay quienes dicen que a lo mejor está maldito, pero lo que pasa es que hay un gran conjunto de materiales concentrados en un solo lugar que hace que este tipo de situaciones sean más probables”, explica Luis Ángel Guerrero, arquitecto de FundarqMx.

El Mercado de La Merced está dividido en 11 zonas; en la nave mayor se encuentran frutas, verduras y legumbres, en la menor las carnes y romería, en el paso a desnivel zona de comidas, el mercado de las flores y en el banquetón al exterior hay una mezcla de productos.

Su cubierta, de cascarón de huevo, fue diseñada por el arquitecto Félix Candela y cubre los 400 metros de longitud y 100 de ancho de la nave principal. Los muros, conformados por celosías, mantienen una ventilación e iluminación natura.

Su concentración en la oferta de productos durante décadas ha provocado, en diversas etapas, que se vea entorpecido el acceso desde el espacio público, la movilidad peatonal y la vehicular, ya que además en el exterior se encuentran parques, plazas y una estación de Metro cerca por lo que los gobiernos locales que han pasado por la alcaldía han buscado su transformación, sin embargo, aún hace falta hacer modificaciones en las que además se respete el mercadeo que se lleva a cabo en el exterior.

“El mercado es una economía local, que pasa a través de generaciones y familias, y que ofrece productos en el que se ve reflejada la cultura. Aunque se aborda como mercado, es una tipología que no se ha explorado 100% de manera arquitectónica, no se le da la importancia como debería”, dice Carolina Maciel Gutiérrez, arquitecta de FundarqMx.

 

Tags

diseño arquitectónico Mercado de La Merced Historia
Publicidad
Publicidad