Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El coworking sufre por la pandemia, pero ganará con la flexibilidad laboral

El espacio de trabajo corporativo ha sido perjudicado por el home office, pero nuevos esquemas en rentas y adecuación de espacios lo sacarán a flote.
jue 19 noviembre 2020 05:00 AM
Group of people at a cafe
El coworking se recuperará en la segunda mitad del siguiente año.
Publicidad

En los últimos cinco años, este modelo creció en espacios a doble dígito, al menos por arriba del 10 por ciento, comenta Arturo Bañuelos, director ejecutivo del Área de Administración de Proyectos y Desarrollos de JLL México.

En la Ciudad de México, hay alrededor de 300 mil metros cuadrados de oficinas nuevas clase A destinados al coworking, según estimaciones de la plataforma inmobiliaria Solili.

“(Las empresas de coworking) ocupaban edificios completos. Era algo muy fuerte y que puso a replantear a las empresas lideres inmobiliarias como JLL , cómo podíamos en en es momento hacerle frente a este fenómeno que era el coworking, ahorita paró, desafortunadamente“, recuerda Bañuelos.

Sin embargo, el peor enemigo para los espacios de coworking fue el home office al que orilló la pandemia como medida de confinamiento, pese a que no será una medida permanente, menciona.

Esto llevó a que estos espacios tuvieran una caída de hasta 80 por ciento de ocupación de sus espacios, asevera.

Luis Sánchez, director comercial de Cushman & Wakefield, menciona que actualmente la tasa de ocupación es de apenas entre el 40 y 50 por ciento.

Además, las empresas que operan este tipo de espacios, entre ellas WeWork, IOS Office, Iza Business Centers, han enfrentado renegociaciones de rentas o periodos de gracia para el pago, como ha ocurrido en el mercado de oficina convencional, sostiene.

Estas compañías están siendo afectadas por la pandemia actual, ya que el modelo flexible con el cual operan, permitió que un buen número de empresas cancelaran contratos de arrendamiento, comenta Pablo López, director de Investigaciones de la plataforma inmobiliaria Solili.

Sin embargo, la previsión es que esta afectación sea de corto plazo porque hacia el mediano y largo plazo, habrá una reconfiguración en la compañías que las llevará a considerar precisamente al coworking como una alternativa para ocupar espacios de oficinas, asevera.

Además, los especialistas coinciden en que el coworking tendrá una recuperación para la cual, la flexibilidad de los plazos de sus rentas y la que también ofrecen para adecuar espacios conforme a las necesidades de cada cliente serán sus mayores fortalezas y retos.

Publicidad

Flexibilidad: clave para el futuro

La flexibilidad del trabajo compartido será en definitiva su mayor fortaleza para sortear la pandemia, considera López.

Sus plazos de arrendamiento suelen ser cortos, de un mes en algunos casos, lo que será un factor que le permita atraer nuevos clientes que requieran una oficina sin una fuerte inversión, destaca.

“Ahorita cualquiera empresa puede ir y contratar por un mes, dos meses, por cinco años, puede incluso tener un proceso de negociación más amplio dadas las condiciones“, comenta.

Además, la diversificación en la ubicación de estos espacios permite que a las empresas les convenga tener a empleados laborando en casa, pero que también tenga un lugar en un coworking para así no tener que acudir hasta un corporativo central y exponerlos a largos traslados en transporte público, con lo cual se reduce el riesgo de contagio de Covid-19.

Sánchez coincide en la flexilbidad que ofrece en términos de ubicación y en que permite a las empresas contar con una oficina con poca inversión de capital.

“Ese es un monto muy importante que tienen que considerar los usuarios corporativos, no solo las rentas, sino lo que tienes que invertir para acondicionar, cosa que el coworking ya te ofrece, esas características hacen que sea flexible“, enfatiza.

Pero en medio de esta crisis, las empresas de coworking ya han puesto en marcha algunas estratega para salir adelante, señala.

“El coworking te puede dar flexibilidad en ubicaciones, en término de contrato y es una herramienta o una opción para el usuario corporativo donde puede ocupar un espacio con poca inversión de capital“, resalta.

Los glaciares de Groenlandia podrían derretirse más rápido de lo previsto

Esas características hacen flexible al modelo y le permiten ser creativos en una situación como la actual.

Destaca que actualmente, las empresas de coworking analizan quiénes son los usuarios que están demandando oficinas y les ofrecen paquetes de renta con precios agresivos hasta 40 por ciento más bajas de las que tenían previo a la pandemia.

“A futuro, hay clientes que no van a ocupar los coworkings ahorita por la pandemia y lo que están previendo es decirle al cliente 'no importa que no uses mis espacios, pero firmemos’, digamos, lo voy a llamar un prearrendamiento o asegura ciertas membresías, 'y las ocupas cuando regreses'. Entonces están dando periodos de gracia extraordinarios“, expresa.

Con esto, están buscando garantizar su ocupación del próximo año, una estrategia que les permitirá tener clientes para el futuro, menciona.

“Primero ver cómo puedo captar clientes ahorita aunque mis flujos vayan a beneficiarse hasta el próximo año“, dice.

Otra estrategia que ya empiezan a poner en macha es la venta de membresías al menudeo, para personas que trabajan en casa, pero eventualmente buscarán un espacio de oficina.

“Hay estrategias de decir ‘ven a trabajar un coworking si ya está causándote un tema de disrupción en tu casa“, explica.

Asimismo, el coworking suele ser altamente flexible con base en las demandas de cada cliente, sentencia.

“El coworking va a hacer lo que el mercado le dicte y lo que el usuario corporativo determine y establezca como la nueva normalidad“, anticipa.

Menciona que estos meses serán de análisis sobre la implementación del home office permanente en algunas empresas y acerca de si será necesario hacer una reconfiguración de espacios de oficinas a partir de la necesidad de un distanciamiento social.

“Lo que dicte esta tendencia tanto los usuarios corporativos como los de coworking si es necesario reconfigurar sus espacios, el usuario te va a decir qué es lo que necesita.

“Y los coworkings están abiertos a esto, si bien tienen un diseño de cocinas muy establecido y estandarizado, cuando te llega el cliente con una necesidad muy particular, son muy flexibles (…) a abrirte espacios, a cerrarlos“, describe.

Bañuelos menciona que las empresas de estos espacios incluso podrían incluir cláusulas en sus contratos que contemplen eventualidades como esta pandemia.

Asimismo, flexibilizarse incluso más todavía con plazos de renta que permitan usar una oficina por 30 días, pero no consecutivos.

“No es que lo vayan a hacer, pero pueden rentar 30 días hábiles, pero puedes ocuparlos cuatro en enero, 10 en febrero, de alguna manera para poderlo hacer más atractivo“, ejemplifica.

Publicidad

Espacios recreativos sobrevivirán

Uno de los principales atractivos del coworking son sus zonas recreativas, donde empleados de diferentes empresas o independientes pueden pasar un rato jugando futbolito o tomando una cerveza, pero la pandemia los restringió.

Sin embargo, no se espera que estos sitios desaparezcan, sino que sobrevivan con ciertas medidas sanitarias, considera López, director de Investigaciones de Solili.

La vacuna no será obligatoria para los atletas en los Juegos Olímpicos de Tokio

“Si bien es cierto que la interacción masiva va a bajar, lo que sí habrá es ofrecer este tipo de espacios porque es parte de los beneficios y de la tendencia fuera de la idea corporativo que uno tiene que es un espacio exclusivo de trabajo. Creo que la parte de recreativo, amenidades en juegos, videojuegos, en otras formas en las que interactúan, los empelados se va a mantener, pero ahora con un proceso de sanidad mucho más elevado, muchos más empleados para todo este tema“, dice.

Asevera que incluso se podrían requerir máquinas satirizantes que ayuden a mantener limpios estos sitios.

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad