Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Círculo Mexicano y el lujo de la austeridad

El proyecto de Ambrosi Etchegaray fue finalista de la categoría Interiorismo en Obra del Año 2020.
mar 02 febrero 2021 11:25 AM
Copia de CIRCULO_MEXICANO_03.jpg
Círculo Mexicano

Hace dos meses, en medio de la emergencia sanitaria, un nuevo hotel ubicado en el primer cuadro del centro de la Ciudad de México abrió sus puertas: Círculo Mexicano.

El último complejo de Grupo Habita está albergado en un viejo edificio ubicado en la calle República de Guatemala, detrás de la Catedral Metropolitana y a escasos metros del Templo Mayor. El nuevo hotel forma parte de una ola de rediseño que busca darle al centro histórico de la ciudad un vuelco de vida, sin que éste pierda su aporte patrimonial.

Publicidad

Los principales ejes del hotel boutique son el ascetismo, la austeridad y la idea de reconceptualizar el lujo, dice Jorge Ambrosi, cofundador de Ambrosi Etchegaray, el despacho de arquitectura elegido por Grupo Habita para liderar el proyecto.

Se trata de un recinto que en el primer piso da lugar a un mercado y en el segundo y tercer nivel aloja las habitaciones. Todas caracterizadas por una decoración y mobiliario inspirado en la austeridad y el lujo que puede dar la simplicidad.

Una de las decisiones más importantes del despacho Ambrosi Etchegaray fue que la arquitectura debía de convertirse en su principal elemento de interiorismo: evitar cualquier posibilidad de un mueble adicional.

“El trabajo era más ir borrando, que ir diseñando algo nuevo”, dice Jorge Ambrosi. Así, los muros se convirtieron en búros y en mobiliarios de baño o los pisos en una base para las camas.

“La conclusión fue que no debería de haber un proyecto paralelo de interiorismo, sino que la arquitectura debería convertirse de alguna forma en ese mismo interiorismo. Y más que un trabajo de ir añadiendo elementos al espacio, es un trabajo de cómo empezar a borrar elementos que pudieran parecer diseño de interiores y empezarán a convertirse más en elementos del espacio”, explica Ambrosi en entrevista.

Conoce a este chef mexicano ganador de la estrella Michelin por una fusión

Publicidad

Al proyecto se unió el estudio de diseño La Metropolitana, que terminó de cerrar el concepto de austeridad: las recámaras son carentes de muebles, en éstas sólo se encuentran elementos básicos para el día: la cama, una mesa, una silla. Así, la iluminación, los detalles y la ubicación del mobiliario se convirtieron en los principales elementos de diseño.

El concepto de lujo ha evolucionado. El lujo ahora suma también el origen de los productos, la calidad de vida de quienes los fabrican y la huella de carbono que ha dejado su producción. Círculo Mexicano, dice Ambrosi, entendió esto y sumó al proyecto productos y artesanos locales o de regiones cercanas al país, cuyo transporte no involucró una fuerte emisión de contaminantes.

Círculo Mexicano

Círculo Mexicano

Copia de CIRCULO_MEXICANO_10.jpg

Círculo Mexicano fue finalista de la categoría Interiorismo en Obra del Año 2020
Foto: Cortesía
Círculo Mexicano

Copia de CIRCULO_MEXICANO_09.jpg

Círculo Mexicano fue finalista de la categoría Interiorismo en Obra del Año 2020
Foto: Cortesía
Círculo Mexicano

Copia de CIRCULO_MEXICANO_06.jpg

Círculo Mexicano fue finalista de la categoría Interiorismo en Obra del Año 2020
Foto: Cortesía
Círculo Mexicano

Copia de CIRCULO_MEXICANO_04.jpg

Círculo Mexicano fue finalista de la categoría Interiorismo en Obra del Año 2020
Foto: Cortesía

El recinto, que fue el hogar del fotógrafo Manuel Álvarez Bravo, converge entre encuadres y fuentes de luz. Esto último se convierte en uno de los elementos principales del edificio y de las recámaras, que inundadas en luz natural y pequeños jardines privados dan al huésped un espacio de contemplación y silencio.

El proyecto iniciado en 2016 e inaugurado en septiembre pasado tuvo un costo de 75 millones de pesos, cerca de 3 millones de pesos por habitación. Los costos por pernoctar en una de sus habitaciones inicia en los 150 dólares por noche, lo que los convierte en uno de los recintos más exclusivos de la zona centro.

“El lujo no está directamente asociado a un exceso de elementos o un exceso de recursos, sino que el lujo se tiene que re entender como los elementos esenciales aplicados dentro de un espacio y sí creemos que esta postura dentro de un proyecto de estas características histórico lo hace un proyecto sumamente contemporáneo y vigente”, comparte Ambrossi.

Publicidad
Publicidad
Publicidad