Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El paso a la nueva generación de arquitectos mexicanos

Algunos de los despachos a los que hay que seguir, según Francisco Serrano, Mauricio Rocha, Benjamín Romano y Alfonso López Baz. (Primera de dos entregas)
jue 23 junio 2016 02:11 PM
Despacho MMX_port2
Despacho MMX_port2 - (Foto: Cortesía)

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente en la edición mayo-junio de 2016 de la revista Obras. Consulta aquí la segunda parte de la nota.

(CIUDAD DE MÉXICO) Por encima de los grandes nombres, la nueva generación de arquitectos mexicanos pugna por una nueva manera de trabajar y prefiere la labor colaborativa, a la vez que abre un gran espacio para la interdisciplina y la experimentación. Son herederos del conocimiento adquirido en aulas y despachos, donde han colaborado muy de cerca con arquitectos consolidados. 

Para hacer esta selección de jóvenes promesas, Obras consultó a cuatro arquitectos Francisco Serrano, Mauricio Rocha, Benjamín Romano y Alfonso López Baz, quienes refieren el trabajo de nuevas oficinas que consideran destacado.

"Estoy convencido de que en México tenemos un gran futuro en la arquitectura, pues estos jóvenes ofrecen propuestas nuevas, diferenciadas y congruentes con las necesidades de la sociedad. La arquitectura no puede ser nada más de papel o utópica, debe ser realizable, alcanzable para el ser humano. Y ellos están haciendo proyectos reales, funcionales y viables", dice Romano.

Mauricio Rocha hace énfasis en la preocupación de esta camada de creadores, nacidos en su mayoría a partir de 1980, por hacer una arquitectura responsable y mesurada, donde la prioridad es la experiencia espacial lograda con pocos recursos y relacionada con la conciencia social.

 

Publicidad

MMX

  • Miembros: Jorge Arvizu, Ignacio del Río, Emmanuel Ramírez y Diego Ricalde
  • Año de fundación: 2010
  • Lugar: Ciudad de México
  • Página web: www.mmx.com.mx

FOTO: Israel P. Vega

Diego Ricalde, Emmanuel Ramírez e Ignacio del Río, egresados de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, y Jorge Arvizu, de la Iberoamericana, fundaron este despacho que privilegia el intercambio de ideas.

"Tenemos diferentes intereses, experiencias y caminos intelectuales, que nos dan la capacidad de integrar nuestras visiones para resolver diferentes circunstancias por medio de discusiones muy enriquecedoras, que han sido la materia prima de nuestra evolución", comenta Ricalde.

Aunque no buscan un estilo, sus proyectos tienen en común los sistemas modulares, las unidades que se repiten y la idea constante de las partes y el todo. Así ocurren en la Casa CAP (2013), el Pabellón de la Feria de las Culturas Amigas (2015) y la vivienda Liverpool 61 (2015, en colaboración con Olga Romano), proyectos que demuestran su facilidad para trazar esquemas de apropiación del espacio y sistemas constructivos que parten del detalle para proyectarse en diferentes escalas, además de integrar el espacio privado y el abierto en un encuentro de intereses urbanos de diversas magnitudes.

Feria de las Culturas Amigas. Los pabellones se forman de manera modular y esquemas geométicos. FOTO: Cortesía

Se especializan, como señala Ramírez, en una metodología que se estructura a partir de la investigación de cada proyecto, sus alternativas y posibilidades. Eso, a su parecer, los lleva a hacer una arquitectura que es la modificación de las relaciones entre el edificio, sus usuarios, los objetos y el contexto, para establecer un nuevo orden.

Han creado una experiencia de trabajo que se conjuga con otras disciplinas para transitar hacia una arquitectura más reflexiva, que va mucho más allá del binomio problema-solución, en la que compartir el conocimiento, por medio de la academia, las conferencias, las exposiciones y las ponencias, es fundamental.

 

ESCOBEDO + SOLIZ

  • Miembros: Pavel Escobedo y Andrés Soliz
  • Año de fundación: 2015
  • Lugar: Ciudad de México
  • Página web: www.escobedosoliz.net

FOTO: Israel P. Vega

Pavel Escobedo y Andrés Soliz fundaron formalmente su despacho después de ser seleccionados en 2015 por la Facultad de Arquitectura de la UNAM, para participar en la convocatoria para construir la instalación temporal del MoMA PS1 Young Architects Program en Nueva York, de la que resultaron ganadores.

Antes ya habían trabajado juntos en su proyecto de titulación, en el que propusieron la restauración de la capilla de la comunidad Zoh Laguna, en el corazón de la reserva de la biosfera de Calakmul, donde también apostaron por la rehabilitación del área con servicios públicos, aulas y casas de huéspedes, trabajo que, aunque no se ha ejecutado, los hizo ganadores en 2014 del segundo lugar en los Holcim Awards Latinoamérica, en la categoría Next Generation.

Ambos proyectos muestran la versatilidad de esta dupla: mientras la restauración Zoh Laguna es de carácter social dentro de un entorno rural, el pabellón PS1, que estará listo en el verano, es una intervención puntual de inspiración artística y cosmopolita, que aprovecha los muros preexistentes para generar plataformas de arena y espejos de agua en un sistema de tejidos y cuerdas que aportan texturas, colores y sombras al área del patio, donde la utilización de materiales en su estado original permitirá reciclarlos al final de la vida útil del pabellón.

 

Zoh Laguna. Aún sin ejecutar, propone rehabilitar también sus alrededores con servicios públicos. FOTO: Cortesía

"Tratamos de entender las circunstancias de cada proyectos, porque la arquitectura es la expresión más real de una sociedad y pertenece a una cultura de construcción que tiene trasfondo económico, social, histórico, político y geográfico", explica Soliz, quien hace hincapié en que la labor del despacho es proyectar sin juzgar materiales o formas, para evitar caer en modas impuestas.

No quieren proyectos que les pertenezcan o los encasillen, dice Escobedo. Prefieren tener obras que correspondan a un lugar específico y den a sus usuarios la oportunidad de interactuar con espacios.

 

TO

  • Miembros: José Gabriel Amozurrutia y Carlos Facio
  • Año de fundación: 2015
  • Lugar: Ciudad de México
  • Página web: www.toaf.mx

FOTO: Israel P. Vega

Durante ocho años, Carlos Facio fue dibujante, coordinador de equipo y jefe de proyecto en Rocha+Carrillo, mientras que José Gabriel Amozurrutia se dedicó a trabajar en rehabilitación de espacios, además de hacer una maestría sobre reconversión de ruinas, con la que se hizo acreedor a una mención honorífica por parte del INAH.

A finales de 2015, junto con Mauricio Rocha y Gabriela Carrillo, resultaron elegidos para construir el pabellón para la marca Hermès dentro del Salone Internazionale del Mobile en Milán, Italia, y ese fue el pretexto ideal para crear TO, su propio firma.

Este proyecto internacional, con cuatro salones y un patio construidos en 250 m2, se presta para ser recorrido a través de la profundidad de sus planos, el ritmo de sus columnatas y los contrastes que establece el uso de materiales rudimentarios, como los ladrillos de tufo y el techo de rafia, y la estructura técnica e industrial de acero.

Transparencia

"La arquitectura, persecución abstracta de la belleza que lleva a entender una idea y traducirla, es la transformación del medio a través de procesos constructivos en los que hay que valorar los recursos cercanos", comenta Amozurrutia, por ello, "podemos decir que creemos en la arquitectura local y en los procesos transparentes que permiten entender de dónde viene y de qué está hecha".

 

Internacional. El despacho fue el encargado de construir el pabellón de la firma Hermès en el Salón del Mueble de Milán. FOTO: Cortesía

En ese mismo sentido, TO también ha aprovechado la preexistencia de estructuras y espacios, pues "vivimos en ciudades ya construidas, donde hay edificaciones que vale la pena conservar", dice el arquitecto.

Amozurrutia y Facio han creado un diálogo de arquitecturas que conserva la historia de la construcción, pero la mezcla de manera respetuosa y cuidadosa con la contemporaneidad, para rehabilitarla y dotarla de un nuevo carácter, como sucede en el departamento que trabajaron en la avenida Chapultepec, en la Ciudad de México.

Con otras tres rehabilitaciones en curso, que dan muestra de que el rescate de espacios previamente construidos ha resultado una gran área de oportunidad para el despachos, ambos arquitectos se confiesan emocionados por realizar proyectos de planta nueva en el futuro.

 

TACO, TALLER DE ARQUITECTURA CONTEXTUAL

FOTO: Israel P. Vega

Para estos jóvenes, la arquitectura es el reflejo de la sociedad, de la relación de los humanos con su entorno. No son piezas aisladas, sino de ciudades que se hacen desde dentro, desde una casa que, sin poner en riesgo la privacidad de sus usuarios, se abre al exterior.

Ana, Carlos y Alejandro Padrón buscan recobrar la lógica de la arquitectura a partir de proyectos que rescatan fundamentos vernáculos, como la utilización de materiales del entorno y la proyección de formas coherentes con él. Forman un despacho interdisciplinario: Ana es diseñadora de interiores, Carlos es arquitecto y Alejandro, ingeniero civil. A su juicio, esto ha hecho que sus proyectos sean integrales y congruentes.

Muestra de ellos son el pabellón P3E (2012) y Casa Gabriela (2015), ambos en Mérida y pensados a partir de las necesidades de sus usuarios. El primero fue realizado para un matrimonio de la tercera edad. Es la rehabilitación de una casa de los años 60 adaptada para crear condiciones de habitabilidad óptimas con el mínimo de recursos económicos. Los espacios se organizan en una planta a partir de un patio interior. Una celosía, que funge como segunda piel, ofrece confort térmico, privacidad y seguridad.

 

Local. Los proyectos de este despacho de Mérida destacan por la utilización de materiales de la región. FOTO: Cortesía

Ésta, junto con remansos acuáticos y de vegetación endémica para crear microclimas, son elementos en común con el segundo proyecto, una vivienda unipersonal de dobles alturas, que se relaciona con el exterior por medio de una plazoleta frontal.

Ambos proyectos fueron realizados bajo una metodología que tiene en cuenta factores como el clima, la ubicación, el entorno natural y el construido, los elementos culturales o el usuario. A pesar de su valor estético y constructivo, ninguno de los proyectos ha significado un alto costo.

___________________

Consulta aquí la segunda parte de los arquitectos mexicanos a seguir

Tags

Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad