Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo curar un edificio 'enfermo': el caso de AXApolis

El Síndrome del Edificio Enfermo deberá pasar de contemplar sólo las enfermedades físicas y las mentales, a cuestionar la corresponsabilidad en emociones de quienes habitan los inmuebles: Baumgartner.
vie 13 marzo 2020 05:00 AM
Minimalist vector illustration of a skyscrapers above the clouds, city highrises in a misty fog
El diseño de los edificios podría influir en la salud física y mental de las personas.

Irritación de ojos, nariz y garganta, dolor de cabeza, tos, sibilancias, alteraciones cognitivas, depresión, sensibilidad a la luz, malestar gastrointestinal y otros síntomas parecidos a la gripe, pueden derivarse de habitar o trabajar en un edificio enfermo. Los edificios pueden estar enfermos de origen o enfermarse con el paso del tiempo por múltiples razones.

Aunque se trata de una concepción definida en 1982 por la Organización Mundial para la Salud, el Síndrome del Edificio Enfermo es ocasionado por una serie de condiciones, por lo general, no tangibles al momento de la adquisición de un inmueble, como la mala ventilación, la suspensión de partículas contaminantes, como gases y vapores, algunos provocados por los propios aerosoles de uso doméstico o variaciones severas de temperatura, entre muchas otras.

Publicidad

Para el arquitecto Juan Carlos Baumgartner, esa concepción ya ha comenzado a dar un giro, pues de la preocupación por la enfermedades físicas, pasamos a una siguiente ‘epidemia” que es la depresión y las enfermedades mentales. Y acota que calcula que 70 % de las personas con depresión no se tratan.

“Vamos a empezar a ver otro Síndrome de Edificio Enfermo que no tiene que ver con las enfermedades físicas sino con las mentales, Y somos corresponsables quienes diseñamos los espacios que habitamos de las emociones que generan en las personas que los habitan”, expresa.

Para Baumgartner, el diseño es “una extensión de las personas, y si lo hago mal, probablemente vas a vivir más fácilmente deprimido que en otras situaciones”. Por ello, está convencido de que ahora “vamos empezar a cuestionarnos si estamos ayudando a que las personas, desde el punto de vista cognitivo-mental, estén bien o no”.

Pero ¿cómo aliviar un edificio enfermo? Como en la medicina, vale mucho curar con lo ya probado y también aprobado. Recientemente el edificio AXApolis, corporativo de la aseguradora AXA, en la colonia Del Valle, en la Ciudad de México, fue reconocido con la certificación Sustainable Workplace por el manejo saludable y sostenible de sus interiores, que implican el combate y la prevención de un edificio enfermo.

El inmueble también recibió la certificación BOMA Best Sustainable Buildings Platinum por su construcción exterior, que también tiene implicaciones hacia el interior.

Eduardo Vertiz Moreira, gerente de Proyectos Inmuebles y Víctor Galván, responsable del área de Facilities Management, ambos en la aseguradora, conversan con Obras y dan detalles de cómo dieron luz a un edificio sano, al que decidieron mudarse en 2015 para concentrar las operaciones corporativas de AXA México, lo que significó aglutinar a 3,000 trabajadores en este espacio.

Vertiz relata que el desarrollador les hizo un edificio a la medida que cumplió con la certificación Leed Oro en la construcción y en el interior. Desde entonces se comenzó en la configuración de un espacio diseñado para ser “abierto, transparente, colaborativo e integrado, pensado en el bienestar de sus empleados”.

Publicidad

Felicidad a cambio de productividad

La consigna para AXA es una, y de esa parten sus esfuerzos hacia la configuración de un edificio sano: “Queremos que nuestros colaboradores no se preocupen por temas de aire acondicionado, de la silla, de cómo llegar a su lugar de trabajo. Queremos que estén enfocados en lo que es su rol, que cumplan con sus metas. Que no se preocupen por lo que es el edificio, por si se fundió una lámpara, etc”, expresa Eduardo Vértiz.

A partir de esa premisa es que buscar alternativas para la salud y el bienestar de su colaboradores. “Se trata de que tengan un espacio confortable para que puedan desarrollar sus objetivo, que estén en un ambiente que los motive, que sean creativos. Que no se preocupen por cosas fuera de su rol, y se enfoquen para lo que fueron contratados”, agrega.

Al final, coinciden los entrevistados, el principal activo de la empresa son los empleados, toda la rentabilidad se genera por ellos. “Si un trabajador está contento y está sano rinde más, tienen ganas de trabajar, de hacer su rol en la empresa como se le pide, y esa es la ganancia que tiene la empresa”, afirma Vertiz, “es un ganar-ganar”.

Entre luz y aire

El clima y la temperatura confort en AXApolis implicó un trabajo específico en la parte de aire acondicionado, donde adicionaron al mantenimiento preventivo, lámparas ultravioletas en todas las salidas donde inyectan el aire para eliminar bacterias y virus que ocasionan temas de edificios enfermos. Además, sus sistema de ventilación cuenta con doble protección en filtros de aire, que también mitigan virus y bacterias, explica el responsable en la operación del inmueble.

Un tema significativo también es contar con iluminación natural, lo que también reduce el consumo de energía. Todas las esquinas del inmueble reciben luz natural, y en la parte central hay luz adicional y sensores de presencia para eficientar el consumo.

Publicidad

En temas más específicos de sustentabilidad, el inmueble posee una planta de tratamiento de agua, lo que ayuda a eficientar el consumo. Los residuos sólidos se separan y llevan a centros certificados por la Sedema.

No sólo eso, todos los muebles al interior tienen certificación de materiales reusables y amigables con el medio ambiente: alfombras, escritorio, sillas, persianas, plafones, los pegamentos son a base de agua. Además se incorporan retardantes de fuego. Se cuenta cristales duovent (para la parte acústica y la reducción de la carga térmica solar), y hasta la pintura tiene cierta especificación, detalla Víctor Galván.

La hora del relax

Axa también pensó en los espacios colaborativos abiertos, en espacios creativos, áreas de relajación y hasta en un consultorio con todo y farmacia. A estos espacios pueden dirigirse los empleados para relajarse o tener atención inmediata en caso de sentirse mal.

El inmueble cuenta con tres terrazas, una de ellas ocupada por un huerto, si alguien quiere llegar y plantar lo puede hacer. La idea, comenta Eduardo Vertiz, es que el empleado se sienta motivado, relajado…” eso ayuda a que el clima laboral sea cada vez mucho mejor”.

Para medir la efectividad de sus decisiones, la aseguradora realiza periódicamente encuestas de clima organización, también enfocadas a las instalaciones, que sirven para medir la percepción de los empleados.

A nivel global la inversión en este sentido, con alto énfasis en el compromiso medioambiental, ha representado para AXA 24,000 millones de dólares a nivel mundial. En 2020, planea invertir 30 millones de euros en bonos verdes.

De las 52 oficinas de AXA en México, 29 cuenta con el estándar de diseño de AXApolis, y tienen como meta cubrir la totalidad hacia 2024. Hasta ahora la inversión realizada en México es de 32 millones de dólares.

Tags

Bienes inmuebles diseño arquitectónico Secretaría de Salud Depresión Enfermedades mentales y del comportamiento
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad