Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lacaton & Vassal son el Premio Pritzker 2021

Anne Lacaton y Jean Philippe Vassal fundaron su despacho en París en 1987. Sus obras más reconocidas son de vivienda sostenible.
mar 16 marzo 2021 08:37 AM
Anne Lacaton and Jean-Philippe Vassal.jpg
Anne Lacaton y Philippe Vassal

El dúo Anne Lacaton —primera francesa en ganar el premio— y Jean Philippe Vassal recibieron el Premio Pritzker 2021, conocido como “el Nobel de la arquitectura”. Con su despacho fundado en París en 1987 han construido obras centradas en la forma, función y economía.

“Su trabajo refleja el espíritu democrático de la arquitectura. A través de sus ideas, acercamiento a la profesión y los edificios resultantes, han demostrado que un compromiso con una arquitectura restauradora que sea a la vez tecnológica, innovadora y ecológicamente sensible se puede conseguir sin nostalgia”, dijo el jurado que decidió a los acreedores del reconocimiento.

Publicidad

Estos elementos han logrado que el trabajo de los franceses sea resiliente y se adecúe a las necesidades de la sociedad al mismo tiempo que cuidan el entorno, sin que esto sacrifique el espacio que se diseña.

Lacaton & Vassal también han priorizado el contacto del interior con el exterior a través de jardines de invierno y balcones, por lo que han usado la tecnología en favor de la naturaleza para crear invernaderos que logren tener vegetación durante todo el año y a bajo presupuesto.

Los espacios van de la mano de su filosofía de que la sostenibilidad debe ser un equilibrio real entre lo económico, medioambiental y social. Por lo que, además de incluirlos en sus proyectos, los llevan a cabo en sus proyectos constructivos.

¿Cómo se elige a un Pritzker?

El despacho de arquitectura prefiere las estructuras preexistentes, por lo que para ellos el primer paso para iniciar cualquier edificación es hacer un inventario de lo que ya poseen, para no dar pie a ningún desperdicio que implique perjudicar al entorno en una escala más general.

“En el caso de su trabajo en 1996, León Aucic Plaza, su planteamiento fue simplemente emprender el mínimo trabajo de reposición de la grava, tratamiento de los tilos y modificar levemente el tráfico, todo para otorgar un potencial renovado a lo que ya existía”, explicó el jurado.

Esta manera de pensar el espacio y construirlo es más relevante en la actualidad, en un contexto de contingencia sanitaria mundial en el que ser consciente del entorno y cuidar los unos de los otros hace la diferencia.

“Este año, más que nunca, nos hemos sentido parte de la humanidad en su conjunto. Ya sea por motivos sanitarios, políticos o sociales, es necesario crear un sentido de colectividad. Como en cualquier sistema interconectado, ser justo con el medio ambiente, ser justo con la humanidad, es ser justo con la próxima generación. Lacaton y Vassal son radicales en su delicadeza y audaces en su sutileza, equilibrando un enfoque respetuoso pero directo del entorno construido"
Alejandro Aravena, presidente del Jurado del Premio Pritzker de Arquitectura.

Publicidad
Publicidad
Publicidad