Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Línea 12 operaba entre deudas millonarias y fallas constantes

La ruta más cara del Metro recibió el año pasado la mitad del mantenimiento requerido, y también estaba sobrecargada, soportando más peso del recomendado.
mar 29 junio 2021 04:30 PM
Línea 12 del Metro
El servicio en toda la Línea 12, que va de Mixcoac a Tláhuac, quedó suspendido desde el 4 de mayo.

El Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro debe más de 2,025 millones de pesos por adquisición de bienes y servicios, además de obras públicas, según sus estados financieros de finales de marzo, reveló este martes Forbes México.

Algunas de las empresas con las que hay adeudos y que aparecen en los documentos son CFE, Michelín, Seguros Azteca y CAF. Esta última es la responsable del material rodante de la Línea 12, que se arrendó por 15 años a través de la empresa Provetren, a la que se le deben 326 millones 474,274 pesos.

Publicidad

Relacionada a la misma ruta se encuentra Sinergman, con 195 millones 436,976 pesos de deudas. Esta compañía da mantenimiento a las escaleras eléctricas y los elevadores de todo el sistema, y suministra los equipos para la ampliación de la también llamada línea dorada.

Éste era el tramo más caro del Metro. El costo por mantenimiento y pago por servicios asciende a más de 2,000 millones de pesos al año, lo que representa 13.8% del total presupuestado para este 2021.

En su construcción, a menudo se cambiaron los planes constructivos y se optó siempre por la opción más económica para reducir gastos, pero de todos modos el costo final creció casi 50% sobre lo previsto, al pasar de 17 a 26 millones de pesos.

Desde su edificación en 2012, la Línea 12 ha presentado problemas. Primero llevaron a su cierre en 2014, después en 2017 volvió a detener sus operaciones tras el sismo en la capital del país, y ahora en mayo de este año, luego del desplome de una viga en la estación Olivos, que provocó la muerte de 26 personas.

Los primeros fallos se identificaron en las vías, que mostraban desgaste ondulatorio en las curvas, lo que provocaba un tambaleo del tren. En las revisiones derivadas del incidente actual, se arrojó luz sobre otros problemas en la colocación de pernos, con malas soldaduras, y en el material férreo, así como filtraciones de agua en los túneles.

Para el cambio de durmientes, rieles, fijaciones y balastro, se recurrió a materiales que no estaban especificados y que sobrecargaron la estructura, dijo Milenio, lo que derivó en deformaciones durante el sismo de 2017 y causó problemas en la flexibilidad en la estructura.

También se dio a conocer que el mantenimiento de la Línea 12 fue realizado sólo en 50% de los trabajos planeados para 2020, mientras que en 2019 fue la cuarta ruta con mayor número de averías en las instalaciones.

Pernos, desplomes y el tren de la 4T en #LaSemanaResumida

A estas observaciones, se suma la sobrecarga que la línea soportaba desde su rehabilitación en 2015. Desde entonces, cargó 2,367 toneladas extra por encima de lo recomendado, a pesar de que la consultora Systra, contratada para evaluar la obra, aconsejó no dar más peso al tramo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad