Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La nueva realidad para la industria de la construcción

La conectividad y automatización de determinados procesos de construcción serán la clave para que la industria pegue el mayor salto evolutivo del último siglo, opina Héctor Quezada.
mar 15 diciembre 2020 07:00 AM

(Obras) – Nadie a estas alturas puede negar que la Cuarta Revolución Industrial es un fenómeno de enorme impacto global y con efectos directos en la industria de la construcción. Los beneficios incuestionables de distintos avances tecnológicos ayudarán a maximizar la productividad, además de minimizar los cronogramas de edificación, ahorrando tiempo, material y dinero a los responsables detrás de los grandes proyectos, y abriendo una ventana de oportunidad para realizar la transformación pendiente que este sector viene necesitando desde hace años.

Hablar de esta industria es sinónimo de innovación para conseguir hacer más por menos. Constituye el punto de partida de una extensa cadena de valor que abarca desde la investigación y el desarrollo hasta servicios basados en tecnología. Este sector se considera una garantía para el crecimiento, el empleo, la competitividad, y, por tanto, un factor de estabilidad para la sociedad.

Publicidad

La construcción podría incrementar por 5, o incluso por 10, su productividad sí adquiere un estilo de producción similar a la de la industria manufacturera y hace su transición tecnológica hacia la automatización y el uso de los datos. Por tanto, la Construcción 4.0, surgida a raíz de la revolución tecnológica, pivota sobre dos pilares: la industrialización de los procesos constructivos y la incorporación de tecnologías emergentes.

Gracias al aporte tecnológico, los edificios del futuro, por ejemplo, colaborarán en mejorar la relación con sus habitantes, empleados, pacientes o alumnos. Ayudarán a resolver los problemas que existen hoy relacionados al crecimiento imparable de las regiones metropolitanas, las cuales, en la mayoría de los casos, no implementan un plan sustentable en lo que hace a la provisión de servicios como agua y cloacas.

La conectividad y automatización de determinados procesos de construcción serán la clave para que la industria pegue el mayor salto evolutivo del último siglo y para que las ciudades estén preparadas para lo que ya se conoce como la Cuarta revolución industrial.

No obstante, a pesar de que, por ejemplo, la construcción comercial e industrial pretenden utilizar nuevas tecnologías digitales de planeación y edificación, como es el caso del diseño virtual BIM (Building Information Modeling), la realidad es que, como país, aún estamos en un proceso de aprendizaje, en donde la diferencia generacional es una de las causas que impacta en la adopción e implementación de nuevas herramientas.

Convergemos en una época donde una generación de ingenieros, arquitectos, contratistas, opta por procedimientos estándares y convencionales, mientras que nuevas camadas de jóvenes buscan soluciones innovadoras que aporten valor agregado. En el primer caso, para incitar la digitalización de la industria, habría que establecer indicadores sobre los procesos que se tratan de mejorar, calculando dimensiones e impacto, ya que, estas herramientas digitales, junto con la prefabricación, son vías para eliminar desperdicio en una obra, acelerar los tiempos de construcción y reducir los costos totales.

Teniendo en puerta estas opciones, hoy podemos hablar de herramientas tecnológicas colaborativas, en donde el principal objetivo es centralizar toda la información de un proyecto en un modelo de información digital.

Las herramientas digitales se han vuelto una necesidad, sin embargo valdría la pena también mirar otros conceptos como LEAN -que viene de la industria automotriz- y que ayudarían a la implementación de otras herramientas como BIM, a fin de aportar un mayor grado de fiabilidad y precisión en la estimación de costes, plazos, resultado y experiencia final, aproximando la digitalización a la construcción como uno de los 4 ejes principales de la industria: industrialización, sostenibilidad y eficiencia energética.

Publicidad
Las claves del regreso a la industria manufacturera | #CómoReactivarMéxico

Con la coyuntura actual de la crisis sanitaria, cobra especial relevancia que la industria de la construcción avance de la mano con todo el portafolio digital de herramientas, que ayudarán no solo a reactivar un sector clave para la economía mexicana y que emplea a más de 6.1 millones de trabajadores (según datos de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, CMIC), sino potencializar a un ritmo mayor de lo esperado.

Puede que todavía no nos hayamos dado cuenta, pero en la actualidad, estamos fabricando el futuro. La convergencia de un gran número de nuevos materiales, software sofisticados, procesos más eficientes y una enorme cantidad de servicios basados en Internet está cambiando la industria, tal y como la conocemos, aunque el avance a nivel nacional vaya a pasos pequeños.

Nota del editor: Héctor Quezada es director general para Victaulic en México. Síguelo en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

Opinión Materiales de construcción Industria de la construcción Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción empresas Coronavirus
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad