Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Reportaje: ¿Cemento y acero caro? El sector necesita una mayor competencia

Algunos materiales para la construcción, como el acero y el cemento, han sido foco de atención por el alza de sus precios y por sus barreras para permitir la entrada a nuevos participantes.
jue 13 febrero 2020 12:27 PM
Construcción
Algunos de los principales insumos de la construcción se han encarecido por la falta de competencia.

¿Hay verdadera competencia en el mercado de los insumos para la construcción? Los especialistas lo dudan.

Algunos materiales para la construcción, como el acero y el cemento, han sido foco de atención por el comportamiento de sus precios, así como por su concentración y barreras para permitir la entrada al mercado de nuevos participantes, o bien por las presiones que la producción internacional impone generando un comercio desleal. Regular esas situaciones se ha convertido en un reto para el mercado, que demanda un papel más activo de los organismos de competencia y de las instituciones encargadas de velar por un comercio exterior justo.

Publicidad

Hasta el momento, la Comisión Federal de Cometencia Económica (Cofece) se ha enfocado más en vigilar a industrias como la farmacéutica, la energética y de consumo, mientras que la construcción no ha sido materia de muchas investigaciones.

No obstante, los terremotos que vivió México el 7 y 19 de septiembre pusieron los ojos sobre el sector de la construcción y su regulación nuevamente, por lo que tanto las constructoras como la proveeduría de materiales en esa industria estarán bajo la lupa en los siguientes meses.

“Creo que el próximo año, la Cofece debería incluir entre sus áreas prioritarias de investigación, una para el segmento de proveeduría de materiales para la construcción pues habrá una mayor demanda”, adelantó Iker Arriola, especialista en temas de competencia económica.

Una parte fundamental para mejorar la competencia en el sector será la comunicación entre dependencias, señalan fuentes consultadas. Esto es que las investigaciones no solo deriven de las autoridades de competencia y la información que proporcionen las propias empresas, sino también de los consumidores y las quejas que la Profeco reciba.

Recomendamos: Así será el espacio que habitaremos en esta nueva década

La sobreproducción de acero

Si bien la industria del acero en México está altamente concentrada, sus precios los regula el mercado internacional, lo que complica la manipulación de los mismos, aunque no la imposibilita.

Empresas como Altos Hornos de México (AHMSA), Deacero, ArcelorMittal, Ternium y TAMSA dominan la producción de esta materia prima en el país, que se calcula demanda 29.6 millones de toneladas al año, de las cuales más de una tercera parte provino del extranjero en enero-agosto de 2017, según datos de la Cámara Nacional de la Industria, del Hierro y del Acero (Canacero).

En el pasado ha habido temas de colusión en esta industria que fueron atendidos por las autoridades de competencia, sin embargo, en aquel entonces no había tanta atención como ahora, recuerda Iker Arriola, especialista en competencia económica y socio ejecutivo de la firma internacional de abogados White & Case México. Ahora, la Canacero tiene registradas al menos 32 investigaciones por prácticas de comercio desleal en productos siderúrgicos.

En los últimos años la industria acerera mexicana ha confrontado, sobre todo, la competencia desleal proveniente de China, donde los productores ofrecen acero a precios inferiores a los precios de producción en México, dada su sobreproducción.

Las inversiones “infértiles” de Pemex y Altos Hornos de México en la era Lozoya

Publicidad

Esto ocasionó que se impusiera un arancel de 15% para las importaciones de países con los que no se tienen acuerdos comerciales, decisión que la Secretaría de Economía refrendó a mediados de octubre por medio año más, como lo ha hecho desde 2015.

“El comercio desleal en la industria del acero es un problema sistémico y no de coyuntura”, dice Rafael Rubio, director general de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero), quien considera que “hay varias acciones que deben ser efectuadas en forma conjunta y coordinada entre autoridades e industria”, pero “debe ser de forma permanente”. Y agrega que no hay una solución única para enfrentar el comercio desleal.

Con todo, los precios internos del acero como insumo para la construcción subieron en septiembre de 2017, respecto del mismo mes de 2018. El costo de tubos metálicos tuvo un alza de 16.32% y las láminas metálicas de 13.61 %, según el Índice de Precios al Productor, reportado por el Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO).

También te puede interesar: Carlos Slim propone construir 'mini ciudades' en la CDMX

Si el mayor problema en la producción de acero viene del exterior, en casa también se pueden realizar estrategias para fortalecer la competencia en el sector, opinan los entrevistados. Entre ellas está evaluar la entrada de nuevas compañías al mercado, si bien no en la producción de acero crudo, sí en alguna de sus variantes para industrias particulares.

Cemento en pocas manos

La industria del cemento en México está altamente concentrada en un pequeño número de empresas y tiene fuertes barreras de entrada. Menos de cinco empresas dominan la industria: Cemex, con una participación de mercado de 52%; Holcim, con 20%; Cruz Azul, con 14%, mientras que Fortaleza, Cementos Moctezuma y Cementos Chihuahua tiene en conjunto 15% del mercado, de acuerdo con datos de las propias cementeras.

Publicidad

La estructura del mercado es similar a la que prevalece en el plano internacional, donde Holcim, Lafarge y Cemex dominan el mercado e incluso han comenzado a consolidarse regionalmente entre ellas, bajo la lupa de diversos organismos regulatorios y de competencia. Incluso, las empresas se han hecho acreedoras a multas en Europa y se han frenado algunas adquisiciones y fusiones.

Por ejemplo, en septiembre de 2016, la Comisión Nacional de losMercados y la Competencia de España sancionó a cementeras, entre ellas Cemex España, Holcim España y Cementos Portland Valderrivas, por fungir como un cártel, y participar en el intercambio de información comercial sensible, en el reparto del mercado y en el acuerdo de precios entre 1999 y 2014

Al igual que otros sectores de la economía, el de materiales para la construcción tiene defectos que pueden incidir en la competitividad de los precios. “A veces la competencia no está a nivel de producción, sino en las manos de los que van incrementando los precios. Puede existir una elevada intermediación que encarezca los precios”, consideró Omar Guerrero, de Hogan Lovells México.

En junio pasado los desarrolladores de vivienda de interés social levantaron la voz ante el incremento en los precios del cemento y concreto, a su parecer, injustificados. Entre enero y junio, los precios del cemento subieron 27%, acusó la Cámara Nacional de la Indutrsia de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) sin que para ello mediara justificación por parte de las cementeras.

Cemento
El cemento registró un aumento de 10% en el mercado nacional en el último año.

La guerra del cemento concluyó casi dos meses después con la salida de Cemex de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC) y un acuerdo entre diversos organismos para mantener precios competitivos, aunque sin justificar el origen de los precios más allá de una estrategia de valor.

La CMIC dijo que buscaría que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) iniciara una investigación en torno a los precios del cemento. No sería la primera vez que esto sucede. En 2012, la anterior Comisión de Competencia multó a Cemex por impedir la importación de cemento proveniente de Rusia, pero la multa no pasó pues la regiomontana levantó un amparo.

Lee: Los municipios requieren planes de desarrollo urbano

Para Omar Guerrero, de Hogan Lovells México, en sectores con pocos participantes, como el cemento, los incentivos para pactar precios (colusión) pueden estar ahí, e incluso fallas en la estructura de mercado que no han sido debidamente estudiadas o resueltas.

Es más difícil averiguar si hay acuerdos de este tipo dado que a menudo no hay suficiente transparencia en información, o participantes del mercado dispuestos a denunciar, asegura.

Iker Arriola estima que una alternativa ante esta situación puede ocurrir del lado del consumo. El equilibrio se crearía de la mano de la capacidad que tengan los constructores para buscar a mejores oferentes de los productos que requieren.

El abogado explica que lo anterior implicaría “transformar un mercado concentrado [como el de cemento] en un mercado de compradores, en el que estos se organicen para llevar a cabo procesos transparentes de compraventa de cemento o concreto”

Tags

Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción Industria de la construcción Obras Obra Pública Índice Nacional de Precios Productor
Newsletter
Recibe en tu email nuestro contenido.

Publicidad
Publicidad